Publicado el

ZANAHORIA: ¡los conejos saben lo que hacen!

Zanahoria: los conejos saben lo que hacen

Por su riqueza en fósforo, el jugo de zanahoria es excelente como estimulante del sistema nervioso y como vigorizante de una mente cansada o estresada.

Casi todas las condiciones que afectan a la sangre (colesterol, triglicéridos, anemia, acidez) se benefician del jugo de zanahoria. Lo mismo puede decirse de las afecciones de la piel y el cabello, esto se debe especialmente a su contenido en betacaroteno; está indicado en erupciones cutáneas, acné, psoriasis, debilidad del cabello, piel seca, etc. En estos casos también puede emplearse con suceso el jugo de zanahoria directamente en la parte afectada, recurriendo a aplicaciones tópicas, emplastos o compresas.

Para el cuidado preventivo y terapéutico de la vista, se recomienda especialmente el jugo de zanahoria en combinación con el de arándano; el betacaroteno, los flavonoides y la sinergia de vitaminas y minerales que presenta esta fórmula es muy auspiciosa para ayudarnos a conservar nuestra buena visión hasta edad avanzada.

El jugo fresco también se indica en adolescentes cuando padecen un retardo en su desarrollo sexual, ante la falta de menstruación en las mujeres, si hay impotencia y esterilidad; en estos casos se sugiere un tratamiento prolongado.

Por la abundante presencia de potasio, tiene un notable efecto curativo contra el reumatismo, la gota y la artritis; para potenciar su efecto, solemos recomendarlo en combinación con el consumo de unas cinco o siete semillas de altramuz (lupines o lupinos) crudas y biológicas en ayunas.

Como antiséptico se puede tomar jugo sin restricciones, especialmente en las enfermedades infecciosas, como tifoidea, tos convulsa, bronquitis, asma, gripe, etc.; en estos casos es recomendable adicionarle un poco de miel y jugo de limón.

El jugo crudo de zanahoria, tomado en ayunas, ayudará a eliminar las lombrices intestinales; nos inclinamos a recomendar complementariamente cápsulas de ajo, semillas de calabaza y una dieta baja en glúcidos.

Antes de tomar una aspirina podemos pensarlo dos veces, puesto que estas tienen peligrosas contraindicaciones, cuando podríamos recurrir al jugo de zanahoria; ¿y por qué jugo de zanahoria? Pues porque contiene gran cantidad de ácido acetilsalicílico, el principio activo de la aspirina común. Si le adicionamos un poquito de cilantro y jengibre, tenemos una excelente fórmula para calmar dolores e inflamaciones.

Licuado alcalinizante

El jugo de zanahoria y repollo es ideal para alcalinizar y desintoxicar la sangre; puede utilizarse con éxito en caso de úlceras y acidez, y como coadyuvante en el tratamiento del cáncer.

Ingredientes:

  • Zanahorias 2
  • Col: 2 hojas
  • Naranjas: 1

Preparación:

Pasar todo por la licuadora y beber en el momento para que no pierda propiedades.

Licuado digestivo

Para aquellos que padecen trastornos digestivos, hinchazón y flatulencias, se recomienda el jugo de zanahoria y piña.

Ingredientes:

  • Piña: ½
  • Zanahorias: 1 o 2
  • Miel, azúcar integral o estevia: a gusto.

Preparación:

Pelar la piña y las zanahorias; trocearlas y pasarlas por la licuadora. Endulzar y servir.

Bomba nutritiva de zanahoria y brotes

¿Piensas que te faltan nutrientes? Bien, te vamos a facilitar la receta de una bomba nutritiva: zumo de brotes de alfalfa y zanahoria.

Ingredientes:

  • Brotes de alfalfa: 2 o 3 cucharadas colmadas.
  • Zanahorias: 2 (grandes).
  • Limón: 1
  • Sal: ¼ de cucharadita.
  • Pimienta blanca molida: de cucharadita.

Preparación:

Lavar bien los brotes y las zanahorias; extraer con una licuadora el zumo de ambos ingredientes, agregarles el zumo de limón, la sal y la pimienta. Beber el licuado inmediatamente. Esta bebida puede reemplazar una comida si estamos a dieta.

También podemos tomarlo solo; una característica que destaca en el zumo de zanahoria es que puede mezclarse con el zumo de todas las frutas sin provocar fermentaciones.

Budín de zanahoria

Ingredientes:

  • Harina integral: 300 g.
  • Azúcar integral: 150 g.
  • Maca: 3 cucharadas.
  • Huevos orgánicos: 3.
  • Jugo de zanahoria: 150 cm3 (más la pulpa de la zanahoria).
  • Polvo para hornear: 1 cucharadita.
  • Semillas de girasol: 2 cucharadas.
  • Almendras: 20.
  • Especias varias molidas: 1 cucharadita.
  • Aceite de oliva: 100 cm3.
  • Sal: 1 pizca.

Además:

  • Un molde de budín inglés.
  • Papel manteca: cantidad necesaria.

Procedimiento:

Precalentar el horno.

Forrar el molde para budín inglés con el papel manteca.

Mezclar la harina con la sal, las especias, el polvo para hornear y la maca.

Mezclar el jugo de la zanahoria con la pulpa que queda en la máquina.

En una procesadora poner los huevos, el aceite, el azúcar y el jugo de zanahoria. Procesar bien. Cuando esté todo mezclado, incorporar las harinas. Por último agregar las semillas de girasol y las almendras. Procesar 10 segundos y apagar la máquina.

Pasar la mezcla al molde. Cocinar el budín en un horno moderado durante 45 minutos o hasta que esté hecho.

Dejar que se enfríe y desmoldarlo.

Pablo de la Iglesia

Licuado digestivo

Para aquellos que padecen trastornos digestivos, hinchazón y flatulencias, se recomienda el jugo de zanahoria y piña.

Ingredientes:

  • Piña: ½
  • Zanahorias: 1 o 2
  • Miel, azúcar integral o estevia: a gusto.

Preparación:

Pelar la piña y las zanahorias; trocearlas y pasarlas por la licuadora. Endulzar y servir.

Bomba nutritiva de zanahoria y brotes

¿Piensas que te faltan nutrientes? Bien, te vamos a facilitar la receta de una bomba nutritiva: zumo de brotes de alfalfa y zanahoria.

Ingredientes:

  • Brotes de alfalfa: 2 o 3 cucharadas colmadas.
  • Zanahorias: 2 (grandes).
  • Limón: 1
  • Sal: ¼ de cucharadita.
  • Pimienta blanca molida: de cucharadita.

Preparación:

Lavar bien los brotes y las zanahorias; extraer con una licuadora el zumo de ambos ingredientes, agregarles el zumo de limón, la sal y la pimienta. Beber el licuado inmediatamente. Esta bebida puede reemplazar una comida si estamos a dieta.

También podemos tomarlo solo; una característica que destaca en el zumo de zanahoria es que puede mezclarse con el zumo de todas las frutas sin provocar fermentaciones.

Budín de zanahoria

Ingredientes:

  • Harina integral: 300 g.
  • Azúcar integral: 150 g.
  • Maca: 3 cucharadas.
  • Huevos orgánicos: 3.
  • Jugo de zanahoria: 150 cm3 (más la pulpa de la zanahoria).
  • Polvo para hornear: 1 cucharadita.
  • Semillas de girasol: 2 cucharadas.
  • Almendras: 20.
  • Especias varias molidas: 1 cucharadita.
  • Aceite de oliva: 100 cm3.
  • Sal: 1 pizca.

Además:

  • Un molde de budín inglés.
  • Papel manteca: cantidad necesaria.

Procedimiento:

Precalentar el horno.

Forrar el molde para budín inglés con el papel manteca.

Mezclar la harina con la sal, las especias, el polvo para hornear y la maca.

Mezclar el jugo de la zanahoria con la pulpa que queda en la máquina.

En una procesadora poner los huevos, el aceite, el azúcar y el jugo de zanahoria. Procesar bien. Cuando esté todo mezclado, incorporar las harinas. Por último agregar las semillas de girasol y las almendras. Procesar 10 segundos y apagar la máquina.

Pasar la mezcla al molde. Cocinar el budín en un horno moderado durante 45 minutos o hasta que esté hecho.

Dejar que se enfríe y desmoldarlo.

Pablo de la Iglesia