Publicado el

¿Qué son los transgénicos?

Hablamos de ellos todo el tiempo pero pocos sabemos lo que realmente significan; en el siguiente video -de tan solo tres minutos- podemos hacernos una idea del statu quo del conocimiento al respecto y porqué es necesario tomar medidas de prevención.

Para reflexionar, dejamos algunos pensamientos sobre el tema:

“Los alimentos genéticamente modificados pueden verse y saber igual que los alimentos convencionales, pero son drásticamente (y posiblemente perjudicialmente) diferentes. Estos tipos de alimentos han sido alterados tomando material genético (ADN) de una especie y transfiriéndola a otra para obtener una característica deseada. La FDA no requiere pruebas de seguridad ni etiquetados para los alimentos modificados genéticamente, y las consecuencias de introducir nuevos genes en una fruta o verdura son desconocidas, podría resultar en nuevas toxinas, bacterias nuevas, nuevos alergenos, y nuevas enfermedades “.

Dr. David Brownstein

 

Dado que “eres lo que comes”, los alimentos modificados genéticamente pueden producir una influencia negativa en la estructura celular.

Ron Garner

 

Nuestro cuidado por la salud debería comenzar en la granja y nuestra consciencia. Y no en algún laboratorio de biotecnología o corporaciones farmacéuticas.

Gary Hopkins

Publicado el

Dos tomates y un destino

Permíteme antes que nada, compartir estas palabras del reconocido nutricionista mexicano Miguel Leopoldo Alvarado:

Hasta la década de los 40s, los agricultores restituían a la tierra de cultivo sus nutrientes esenciales con estiércol y la rotación de las cosechas. Método que funcionó durante miles de años. Sin embargo, pasada la segunda Guerra Mundial la industria química productora de nitratos y fosfatos para explosivos, se quedó con grandes excedentes y buscando nuevos mercados inventaron los fertilizantes NPK ofreciéndolos a precios tan bajos que dejaron fuera de competencia a los métodos tradicionales.

Para 1960 prácticamente todos los productores americanos dependían ya de los fertilizantes NPK. Con Nitrógeno, Fósforo y Potasio, aunque débiles, los vegetales crecen frondosos y con buen aspecto, pero pobres o carentes de muchos otros elementos minerales como selenio, cromo, calcio magnesio, hierro, cobre, yodo, molibdeno, cinc, cobalto, boro, vanadio y tal vez otros más. El departamento de Agricultura de Estados Unidos comparó el contenido de nutrientes entre vegetales cultivados en suelos desgastados, abonados con fertilizantes NPK y vegetales cultivados con métodos tradicionales y estiércol, encontrando una gran diferencia.

Citando un solo ejemplo, se encontró que el tomate cultivado con fertilizantes NPK contiene 2 miligramos, mientras que el cultivado con métodos orgánicos contiene 2000 miligramos de magnesio. Si tomamos en cuenta que los más de 10 mil beneficiosos fitoquímicos que contienen los tomates y otros vegetales orgánicos han sido reducidos a su mínima expresión en los cultivos modernos, podemos comprender el cuantioso fraude nutrimental que estamos padeciendo.

Para explicarlo con humor, te invito a ver este video de dos tomates, uno transgénico y otro campesino, se citan en un bar después de haberse conocido a través de un chat en internet y representan las dos caras de la producción de alimentos:

🍅 ¿Y tú con cuál TOMATE te casas? 🍅

Pablo de la Iglesia