Publicado el

¿Qué deben decir las etiquetas?

Mientras el Estado argentino sigue demorando los etiquetados explícitos de los alimentos, lo mejor que podemos hacer para proteger la salud de nuestras familias es aprender a interpretar las etiquetas…

¡O mejor aún! Preferir alimentos sin etiquetas: 🍇🍓 frutas, verduras 🍆🍠, semillas, cereales, legumbres… Incluso, para quienes no prefieren una dieta vegetariana, con moderación carnes y huevos. ¡Comida hecha en casa! 🍝🍲

Por supuesto, hacer nuestro mejor esfuerzo para que estos alimentos sean frescos, vivos, integrales y de producción regional, de esta forma cuidamos nuestra salud, el medio ambiente y el trabajo de nuestros vecinos.

 

¡Felicitaciones a la Televisión Pública y a Cocineros Argentinos por darnos la posibilidad de contar con columnistas serias como Soledad Barruti!

Pablo de la Iglesia

Publicado el

¿Qué son los transgénicos?

Hablamos de ellos todo el tiempo pero pocos sabemos lo que realmente significan; en el siguiente video -de tan solo tres minutos- podemos hacernos una idea del statu quo del conocimiento al respecto y porqué es necesario tomar medidas de prevención.

Para reflexionar, dejamos algunos pensamientos sobre el tema:

“Los alimentos genéticamente modificados pueden verse y saber igual que los alimentos convencionales, pero son drásticamente (y posiblemente perjudicialmente) diferentes. Estos tipos de alimentos han sido alterados tomando material genético (ADN) de una especie y transfiriéndola a otra para obtener una característica deseada. La FDA no requiere pruebas de seguridad ni etiquetados para los alimentos modificados genéticamente, y las consecuencias de introducir nuevos genes en una fruta o verdura son desconocidas, podría resultar en nuevas toxinas, bacterias nuevas, nuevos alergenos, y nuevas enfermedades “.

Dr. David Brownstein

 

Dado que “eres lo que comes”, los alimentos modificados genéticamente pueden producir una influencia negativa en la estructura celular.

Ron Garner

 

Nuestro cuidado por la salud debería comenzar en la granja y nuestra consciencia. Y no en algún laboratorio de biotecnología o corporaciones farmacéuticas.

Gary Hopkins