Publicado el

Nutrición Ortomolecular en la osteoporosis

El paso del tiempo y el autoflagelo inducido por malos hábitos de alimentación, sedentarismo y exceso de medicación acidificante, predispone al cuerpo humano a la osteoporosis, una enfermedad que debilita los huesos y los expone a fracturas.

Las estadísticas indican que aún afecta más a las mujeres y nos dicen que alrededor del 50% de las mismas, y una cuarta parte en el caso de los hombres, sufrirán alguna fractura debido a la osteoporosis.

Hay factores de riesgo inevitables: el paso de los años, complexión pequeña, ser blanco o asiático y, en cierta medida, la predisposición genética. Hay otros factores que son manipulables por nuestra voluntad: podemos elegir lo que comemos, ser cuidadosos a la hora de ingerir medicamentos o tener un estilo de vida físicamente activo.

La humanidad ha aprendido a identificarse con la civilización y observar lo que se ha evolucionado desde los tiempos primitivos con un aire de suficiencia; este es un punto cuestionable, pues en muchos casos, los tiempos que corren conllevan enfermedades que otrora no existían o eran insignificantes, la osteoporosis por ejemplo.

La osteoporosis es claramente una enfermedad de la civilización. En materia de alimentación, actividad física o prácticas de higiene y salud corporal, definitivamente, analizando el grueso de la población actual, hemos involucionado. La industrialización y refinación de los alimentos, marcan claramente que somos una especie de consumo autodestructivo; las comodidades modernas han reemplazado el trabajo físico que puede ser costoso o desagradable, pero en lugar de reemplazarlo por actividades físicas agradables, hemos sumado horas frente al ordenador y el televisor. Los medicamentos que utilizamos prometen resultados rápidos sin cambios en nuestro estilo de vida, pero traen como consecuencia más enfermedad. La suma de todo esto es el punto en que se apoyan la osteoporosis y otras enfermedades degenerativas.

Como prevenir la osteoporosis

Aquí la alimentación y la actividad física son fundamentales.

Entre los alimentos a evitar debemos mencionar el café, el azúcar, los edulcorantes artificiales y las gaseosas, sustancias todas que acidifican la sangre y estimulan la pérdida de calcio.

Es importante asegurarse una buena asimilación del calcio y esto no se logra tanto obsesionándose con el consumo de lácteos, sino promoviendo una alcalinización de la sangre y asegurándose la ingesta de nutrientes coadyuvantes como el boro, el magnesio, el silicio y, por supuesto, el calcio en cantidades razonables y en equilibrios asimilibles.

Tengamos presente que hoy día somos la generación de toda la historia de la humanidad que mayor exposición tiene al consumo de calcio, tan sólo ver la cantidad de alimentos aditivados y la constancia con la que los médicos machacan para que tomemos mucha leche, y sin embargo padecemos más debilidad ósea que nunca. ¿No le parece que hay una ecuación que está fallando?

Asegúrese de consumir unas cuantas porciones de frutas y verduras frescas, pequeñas porciones de legumbres y frutos oleaginosos, cereales integrales, aceites de buena calidad (oliva virgen extra, girasol o lino de primera prensada), modere las carnes y los huevos si realmente los desea consumir,¡y olvídese de los lácteos! Con esto nuestro cuerpo recibirá la nutrición básica para una buena salud en general y unos huesos fuertes en particular.

Paralelamente, realice actividad física variada y, especialmente desde la adolescencia, una ejercicios con sobrepeso moderado para favorecer la osteogénesis.

Finalmente, asegúrese que toma sol; en horas saludables, el sol es la mejor fuente de vitamina D y un gran amigo de los huesos.

Tratamiento Ortomolecular

Si ya padece osteoporosis, la estrategia diseñada hasta aquí será insuficiente y deberá agregarle algunos complementos nutricionales:

Complemento vitamínico-mineral:

– Boro, 12 mg

– Calcio, 400 mg

– Magnesio, 400 mg

– Silicio, 100 mg

– Cinc, 20 mg

– Vitamina C, 1,000 mg

– Betacaroteno, 20,000 UI

Complemento de Acidos Grasos Esenciales:

– Aceite de Pescado (Omega 3), 3,000 mg

Plantas medicinales:

– Cola de Caballo

– Maca

– Spirulina

– Bambú

Pablo de la Iglesia

Publicado el

¿Vegetales? ¡Diez raciones al día!

En la actualidad, la OMS recomienda 5 raciones de frutas y hortalizas diarias, sin embargo un nuevos estudio del Imperial College de Londres concluye que duplicar esa cantidad sería mucho más efectivo en la prevención de enfermedades; se ha calculado que, si esto se lograra, se prevendrían 8 millones de muertes prematuras al año.

Sin lugar a dudas, más allá de cual sea nuestro estilo de vida alimentario, vegetarianizar la dieta incorporando más vegetales -con preferencia de crudos-, menos alimentos de origen animal y evitando la manufactura industrial refinada, nuestra salud y la del planeta dirían ¡¡¡gracias!!!

De acuerdo a un artículo publicado en la revista CuerpoMente en Julio del 2017, el consumo de 800 g al día, permitiría reducir hasta un 24% la enfermedad cardíaca, 33% el infarto, 28% la enfermedad cardiovascular y 13% el cáncer.

Entre las frutas y hortalizas se destacan como beneficiosas las peras, las manzanas, las verduras de hojas verdes, las hortalizas amarillas y anaranjadas y las coles; por supuesto, como siempre afirmamos, mejor si son de cultivo orgánico y diversificamos su consumo.

Una alimentación vegetarianizada, que no necesariamente tiene que excluir los alimentos de origen animal pero si reducirlos en relación a los consumos habituales, aporta los mayores beneficios de sus principios activos antioxidantes, antiinflamatorios, prebióticos y, si las consumimos en crudo, enzimáticos.

No es tan difícil aumentar de manera saludable la cantidad de frutas y verduras. Los higienistas recomiendan comenzar el día comiendo fruta, como es sabido, con el estómago vacío esta se digiere y metaboliza mucho mejor. Podemos repetir con una o dos porciones de fruta por la tarde, que pueden ser enteras, en un batido o una macedonia. Si a este le agregamos una ensalada de vegetales crujientes en el almuerzo y la cena, asegurándonos que esta constituya el 50% de nuestra comida, ¡lo lograremos fácilmente! Agreguemos porciones de frutos oleaginosos como las nueces o las almendras, cereales integrales y legumbres, y ya habremos vegetarianizado fuertemente nuestra alimentación. Podemos consumir carnes, huevos o lácteos fermentados de buena calidad en pequeñas cantidades si no adherimos a una alimentación vegetariana y no tendremos inconvenientes en alcanzar un equilibrio nutricional razonable con la moderación y el sentido común como guías.

Publicado el

Las frutas, esenciales para una “Puesta a Punto”

Es importante que comprendamos como actúan los alimentos para poder aprovechar mejor sus virtudes promotoras de una buena salud; esto es especialmente importante en las frutas.

Ante todo debemos decir que, potencialmente, las frutas son el alimento con menor densidad de sustancias que pueden volverse tóxicas en nuestro organismo y en tal sentido serán grandes aliadas a la hora de ayudarnos a prevenir las enfermedades cardíacas, la diabetes, el cáncer o los trastornos de la boca y el sistema digestivo.

La asociación entre el mayor consumo de frutas y verduras con los bajos índices de estas enfermedades y la prolongación de la vida están bien establecidos. Y aunque no está mal preocuparnos por tomar nuestra píldora multivitamínica, ya que no le negamos utilidad, debemos tener claro que nunca será un sustituto del mix integral que aportan las frutas y las verduras.

Un secreto sencillo para sacar provecho de las frutas es consumirlas de forma variada, de tal modo que nos aseguremos el aporte de la gran cantidad de nutrientes que tienen; no es necesario volverse un especialista y aprender qué aporta cada especie, simplemente procuremos ir rotando nuestras opciones por todo el espectro de colores.

Otro consejo habitual de las escuelas higienistas de la medicina natural, es evitar consumir las frutas junto con otros alimentos. Se aprovechan mejor ya que estas, a diferencia del resto de los productos cuya digestión comienza en el estómago, se digieren directamente en los intestinos. Cuando las consumimos combinadas con otros alimentos demorarán su paso por el tubo digestivo, comenzando procesos fermentativos en el estómago, perdiendo propiedades y entorpeciendo la óptima asimilación de nutrientes.

En torno a este tema hay muchas polémicas, pero no es de nuestro interés tomar partido en ellas. Simplemente experimenta y saca tus conclusiones. Durante diez días consume las frutas en ayunas, antes de las comidas o procura que alguna de tus colaciones sea exclusivamente a base de frutas.

Es posible adaptar esta costumbre a los gustos, las necesidades y el tipo de dieta, sin que sea necesario aplicar esta regla de manera estricta. Pero trata de experimentar su efecto durante algunos días y deja que la inteligencia de tu cuerpo recupere este recurso sanador para disponerlo cuando sea necesario.

Las frutas, generalmente solas o en combinación con los cereales y leches vegetales, conforman el núcleo de los desayunos y meriendas de las mesas naturistas. También en combinación con los frutos secos constituyen tentempiés para un “picoteo” saludable en cualquier momento.

Fuente: Puesta a Punto de Patricia Robiano y Pablo de la Iglesia (Ediciones Urano)
Puedes adquirir “Puesta a Punto” (Ediciones Urano) 📖 en todas las librerías argentinas o solicitarlo por correo en http://bit.ly/2bBkv55 / Formato Digital: MEXICO / ESPAÑA  / COLOMBIA / En AMAZON para todo el mundo: http://amzn.to/2gpJTwu

Publicado el

Cura de Limones

Si estás pensando en hacer una cura de desintoxicación para mejorar tu salud, probablemente la cura de limones sea una buena opción para ti.

La cura de limones está indicada en casos de:

* Gota
* Artritis
* Cálculos renales
* Efecto remineralizante
* Pérdida de peso
* Colesterol y triglicéridos

Es habitual que los especialistas en medicina natural recomienden al menos dos curas depurativas al año, normalmente en primavera y otoño, con objeto de mantener al cuerpo en las mejores condiciones, prevenir enfermedades y facilitar su curación.

También es efectiva para corregir trastornos circulatorios, especialmente en personas mayores; en este caso, siempre debe hacerse bajo supervisión médica.

Como advertencia general es importante resaltar que la cura de limones es muy poderosa y no debe repetirse sin una supervisión profesional; es muy poco habitual que un terapeuta recomiende otra cura sin dejar pasar al menos algunas semanas. Como indicación general, una cura al año es suficiente.

Procedimiento

* El primer día se bebe en ayunas el zumo de un limón diluido en agua.

* El segundo día, se bebe el zumo de un limón en ayunas y se incorpora otro antes de almorzar.

* El tercer día, se hace lo propio y se incorpora el zumo de un limón por la tarde, siempre antes de comer.

* El cuarto día, repetimos el procedimiento, más el zumo de un limón antes de la cena.

* Al quinto día continuamos aumentando con dos zumos en ayunas, en lugar de uno; y así sucesivamente hasta alcanzar 7 o 9 limones.

* Una vez alcanzada esta cifra, comenzamos a descender con el mismo ritmo hasta alcanzar el consumo de un limón.

* Una vez concluida la cura, es imprescindible descansar antes de emprender otra. La “Cura de Limones” debe estar siempre supervisada por un terapeuta.

* Los zumos se pueden ir aumentando tal como aquí es indicado, o bien, día por medio.

Una variante consiste en tomar el jugo de un limón los tres primeros días de la cura depurativa, un rato antes de las comidas; durante los siguientes tres días, beber el jugo de dos limones de la misma manera; continuar aumentando la cantidad de limones cada tres días mientras el organismo lo asimile bien.

Nunca debemos excedarnos de nueve limones diarios sin supervisión y de acuerdo al procedimiento indicado. Normalmente se estila beber el jugo de hasta siete a nueve limones por día, y en adelante se comienza a disminuir la cantidad de limones hasta llegar nuevamente a uno por día; si embargo, si estamos muy intoxicados y no hemos cuidado la alimentación, es recomendable empezar una alimentación más sana y frugal bebiendo abundante agua unos días antes para eliminar el grueso de las toxinas más superficiales de nuestros tejidos y reducir las molestias que puede ocasionar una crisis curativa.

Otra opción es reducir la cantidad de limones a un total de tres o cinco y empezar a descender; luego de un tiempo, puede repetirse aumentando la cantidad. sin orientación de un profesional formado en medicina natural, la cura de limones no debería hacerse más de dos o tres veces al año, aunque podría aumentarse en enfermedades que necesitan alcalinización, oxigenación y detox profundo de los tejidos como en el cáncer; el profesional lo irá regulando en función de la vitalidad disponible para que el cuerpo reaccione a un estímulo fuertemente depurativo.

Advertencia: esta cura requiere precauciones adicionales en personas con insuficiencia renal, anemia, descalcificación, niños, embarazadas y ancianos, quienes deben hacerla bajo supervisión.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

¡A la sana zanahoria! 🎤🎼


La zanahoria es la hortaliza con mayor aporte de vitaminas y minerales, y por ello se recomienda en recetas naturistas de todo tipo sin contraindicación alguna. ¿Lo sabías?

Por su riqueza en fósforo, el zumo de zanahoria es excelente como estimulante del sistema nervioso y como vigorizante de una mente cansada o estresada.

Casi todas las condiciones que afectan a la sangre (colesterol, triglicéridos, anemia, acidosis) se benefician del zumo de zanahoria. Lo mismo puede decirse de las afecciones de la piel y el cabello, esto se debe especialmente por su contenido en betacaroteno; está indicado en erupciones cutáneas, acné, psoriasis, debilidad del cabello, piel seca, etc. En estos casos también puede emplearse con suceso el zumo de zanahoria directamente en la parte afectada, recurriendo a topicaciones, emplastos o compresas.

Para el cuidado preventivo y terapéutico de la vista, se recomienda especialmente el zumo de zanahoria en combinación con el de arándano; el betacaroteno, los flavonoides y la sinergia de vitaminas y minerales que presenta esta fórmula es muy auspiciosa para ayudarnos a conservar nuestra buena visión hasta edad avanzada.

El zumo fresco también se recomienda en adolescentes cuando padecen un retardo en su desarrollo sexual, falta de menstruación en las mujeres, impotencia y esterilidad; en estos casos se recomienda un tratamiento prolongado.

Por la abundante presencia de potasio tiene un notable efecto curativo contra el reumatismo, la gota y la artritis; para potenciar su efecto, suelo recomendarlo en combinación con el consumo de unas cinco o siete semillas de lupines crudas y biológicas en ayunas.

Como antiséptico se puede tomar zumo sin restricciones, especialmente en las enfermedades infecciosas como tifoidea, tos convulsa, bronquitis, asma, gripe, etc.; en estos casos es recomendable adicionarle un poco de miel y zumo de limón.

El zumo crudo de zanahoria, tomando en ayunas, ayudará a eliminar las lombrices intestinales; personalmente me inclino a recomendar complementariamente cápsulas de ajo, semillas de calabaza y una dieta baja en glúcidos.

Antes de tomar una aspirina podemos pensarlo dos veces, puesto que estas tienen peligrosas contraindicaciones cuando podríamos recurrir al zumo de zanahoria; ¿y porqué zumo de zanahoria? Pues porque contiene gran cantidad de ácido acetilsalicílico, el principio activo de la aspirina común. Si le adicionamos un poquito de cilantro y jengibre, tenemos una excelente fórmula para calmar dolores e inflamaciones.

El zumo de zanahoria y col es ideal para alcalinizar y desintoxicar la sangre; puede utilizarse con éxito para el tratamiento de úlceras, acidez y coadyuvante en el tratamiento del cáncer.

Los ingredientes para esta bebida son:

* Dos zanahorias.
* Dos hojas de col.
* Una naranja.

Preparación: pasar todo por la licuadora y beber en el momento para que no pierda propiedades.

Para aquellos que padecen trastornos digestivos, hinchazón y flatulencias, se recomienda el zumo de zanahoria y piña; los ingredientes son:

* Media piña.
* Una o dos zanahorias.
* Miel o azúcar integral, una o dos cucharaditas.

Preparación: pelar la piña y las zanahorias; trocearlas y pasarlas por la licuadora. Endulzar y servir.

¿Piensa que le faltan nutrientes? Bien, le voy a facilitar la receta de una bomba nutritiva: zumo de brotes de alfalfa y zanahoria.


Ingredientes:

* Dos o tres cucharadas colmadas de brotes de alfalfa.
* Dos zanahorias grandes.
* Un limón
* 1/4 de cucharadita de sal marina, de los Andes o del Himalaya
* 1/8 de cucharadita de pimienta blanca molida

Preparación: lavar bien los brotes y las zanahorias; extraer con una licuadora el zumo de ambos ingredientes, agregarle el zumo de limón, la sal y la pimienta y beber a inmediatamente. Esta bebida puede reemplazar una comida si estamos a dieta.

También podemos tomarlo solo; una característica que destaca en el zumo de zanahoria es que puede mezclarse con el zumo de todas las frutas sin provocar fermentaciones.

Pablo de la Iglesia