Publicado el

Un poco más que mate…

Cuando tomamos mate no solo nos hidratamos y aprovechamos sus beneficios, sino que además podemos sumarle propiedades utilizando valiosas hierbas medicinales, frutas, especias, las cuales suman valor nutricional y terapéutico; además, no tenemos porque esperar a enfermar para valernos de ellas y podemos incorporarlas a nuestras estrategias preventivas.

En este ejemplo utilizo harpagofito que es un poderoso antiinflamatorio y diurético suave; de esta manera mantengo fuerte mi estrategia inmunomoduladora y antiinflamatoria para seguir manteniendo alejados los brotes de la esclerosis múltiple que padezco hace 30 años; por supuesto, esto es un pequeño refuerzo en el marco de una estrategia amplia, completa, consistente y sostenida y que incluye alimentación saludable -¡lo más importante!- hidratación, control del estrés, actividad física, complementos nutricionales…, en fin, los recursos que describo en los libros “Esclerosis múltiple” (Kier), “Puesta a punto” (Urano) o “Estimula ti inmunidad natural” (Kepler).

También menciono el llantén, que contribuye a contener los procesos inflamatorios y a regular la inmunidad, me ayuda con la salud de las vías respiratorias, a mantener la regularidad intestinal…

Si me vas a preguntar si hay que tomar precauciones para tomar estas hierbas medicinales en cualquier forma, te voy a responder que en un mundo en el que se beben gaseosas azucaradas a lo tonto, se utilizan edulcorantes artificiales con supuestos beneficios esotéricos, se beben extractos vegetales industrializados como aperitivos bajo el rótulo de bebidas saludables, se toman antiinflamatorios como caramelos y la gente toma poderosos fármacos para dormirse y para despertarse, la pregunta no tiene ninguna proporcionalidad ni razón de ser; en cualquier caso, cuando adquieres estas hierbas de proveedores confiables, verás que son de venta libre y tienen unas indicaciones que orientan su uso. Simplemente síguelas.

¿Vale? La seguimos en la próxima…

Pablo de la Iglesia

Publicado el

¿La yerba mate previene el mal de Parkinson?

Una investigación cuyos resultados se conocieron en el año 2016, establece una relación inversamente proporcional entre el consumo de yerba mate y el mal de Parkinson.

El conocimiento sobre la enfermedad de Parkinson ha crecido enormemente. Hoy se sabe que además de los síntomas motores como rigidez, lentitud en los movimientos y/o temblor, pueden aparecer manifestaciones no motoras. Estas últimas pueden manifestarse como alteraciones en el sueño, humor, olfato, cognición, tracto digestivo y urinario, entre otras, y podrían presentarse incluso muchos años antes de la aparición de los síntomas motores”, explicó en su momento la Dra. Emilia Gatto, Jefa del Departamento de Enfermedades de Parkinson y Trastornos del Movimiento del Ineba (Instituto Neurológico de Buenos Aires).i

El mal de Parkinson en cifras:

– en Argentina afecta a cerca del 1,5% de las personas mayores de 65 años.
– en España afecta al 2% de las personas mayores de 65 años, similar a la media europea.
– en el resto del mundo, para la misma edad se calcula una incidencia promedio del 3%.

De acuerdo a la Federación Española de Parkinson, “algunos estudios citan como factor de riesgo el consumo continuado a lo largo de los años de agua de pozo o haber estado expuesto a pesticidas y herbicidas”ii; es necesario hacer esta aclaración porque en todo el mundo se vive una constante degradación de los alimentos y el medio ambiente por el uso extensivo de agroquímicos, lo cual -aunque es difícil establecer una relación exacta- impacta en la calidad de la yerba mate y otros alimentos. El sistema alimentario requiere una revisión completa a la luz de la ciencia y haciendo foco en la nutrición y la disposición de los alimentos de calidad sin el condicionamiento de los intereses especulativos que ponen por encima de todo la cantidad.

La Dra. Emilia Gato amplía: “Si bien los efectos saludables de la yerba mate son un tema de discusión, varios estudios han demostrado que puede estimular el sistema nervioso central debido a su contenido de cafeína. También cuenta con componentes antioxidantes y tiene cualidades hepatoprotectoras, diuréticas, antireumáticas, antitrombóticas y antiinflamatorias, entre otras”.

Sabemos lo importante que es mantener el equilibrio de la glucosa en la sangre para el buen funcionamiento del sistema nervioso en una persona saludable, mucho más aún en una persona que padece una enfermedad neurológica; digo esto porque es costumbre para muchas personas tomar mate con azúcar, lo cual sin lugar a dudas desbarata el potencial saludable que la infusión pueda tener. Para que la protección y el auspicio beneficioso no se limiten, no solo deberíamos tomar el mate sin azúcar sino también evitar los productos con azúcar añadido, jugos industriales, golosinas y toda la manufactura alimentaria refinada, optando por fuentes de hidratos de carbono integrales como los granos, los vegetales y las frutas.

También es frecuente que las personas reemplacen de buena fe el azúcar por edulcorantes artificiales, lo cual potencialmente es tanto o más nocivo que el azúcar. Hay evidencias que los edulcorantes alteran la microbiota intestinal generando desequilibrios en el metabolismo de la glucosa y predisponiendo a la diabetesiii; además, hay estudios que establecen un vínculo entre el mal estado de la microbiota y el desarrollo de mal de Parkinson y otras enfermedades neurológicas, del mismo modo que otros determinan el vínculo inverso entre la salud de la microbiota y los edulcorantes artificialesiv.

Finalmente, agregar que es muy común en las personas mayores “olvidarse” de tomar agua y padecer distintos grados de deshidratación; en estos casos, la costumbre de “matear” les ayudaría a rehidratarse al menos de manera parcial. También es conocida la relación entre la buena hidratación y el funcionamiento óptimo del sistema nervioso; es difícil cuantificar de manera objetiva hasta que punto la infusión de yerba mate ayuda por sus principios activos y cuando lo hace gracias al consumo de líquido. En todo caso, y visto lo dicho hasta aquí, tomar mate amargo o endulzado con hojas de stevia puede ser un buen hábito que idealmente debe acompañarse con tener presente beber una buena cantidad de vasos de agua pura.

Ver Mate verde ecológico (Anastore-UE) 

Ver Yerba mate orgánica (La esquina de las flores-Arg)

Ver Yerba orgánica con palo (La esquina de las flores-Arg)

Pablo de la Iglesia

Bibliografía
iParkinson: confirman los beneficios del mate. https://www.clarin.com/buena-vida/salud/Parkinson-confirman-beneficios-mate_0_Eyh_-FhRe.html. Clarín (06/04/2016)
ii¿Qué es el Parkinson? http://www.esparkinson.es/espacio-parkinson/conocer-la-enfermedad/
iiiLos edulcorantes artificiales podrían fomentar la diabetes, según un nuevo y polémico estudio. http://www.gutmicrobiotaforhealth.com/es/los-edulcorantes-artificiales-podrian-fomentar-la-diabetes-segun-un-nuevo-y-polemico-estudio/
ivArtificial sweeteners induce glucose intolerance by altering the gut microbiota. http://www.nature.com/nature/journal/vaop/ncurrent/full/nature13793.html

Publicado el

Propiedades del té verde

El té verde es una bebida con excelentes propiedades antiinflamatorias, anticancerígenas y antioxidantes; puede beberse moderada y regularmente, a razón de una o dos tazas al día para sacarle máximo provecho.

Se ha demostrado rigurosamente que los polifenoles presentes en el té verde, limitan la evolución del cáncer e inhiben el crecimiento de tumores. Investigaciones realizadas especialmente en Japón observan claramente que quienes consumen té verde de manera regular tienen menores índices de cánceres de estomago, hígado, páncreas, seno, pulmón, esófago y piel.

Gracias a sus principios activos antioxidantes se trata de uno de los alimentos a promover para prevenir las enfermedades cardiovasculares, la mayor causa de muerte en el mundo y que mayormente pueden prevenirse con hábitos saludables; en este caso el té verde actúa inhibiendo la formación de coágulos, previniendo la oxidación del LDL colesterol (el colesterol “malo”) y favoreciendo la elevación del HDL colesterol y regulando la presión arterial.

El té verde mostró también capacidades para reducir la glucosa sanguínea, por lo cual es un eficaz coadyuvante para prevenir y aliviar la diabetes; en este caso, por supuesto, hay que combinarlo con hábitos saludables como los que proponemos junto al chef y periodista Pablo Martín en el libro “Detené la diabetes” (Grijalbo); por supuesto, una dieta que cuida el equilibrio ácido-básico, con abundancia de alimentos frescos, vivos e integrales bien diseñada es un excelente punto de partida.

También es un excelente recurso para estimular la inmunidad natural y combatir virus y bacterias; ha demostrado incluso, en forma de ungüento, ser efectivo contra el virus del papiloma humano (VPH).

Se recomienda también para alcanzar la armonía interior, fortalecer la resistencia al estrés y revitalizar el sistema nervioso.

La infusión de dos tazas diarias de un buen té verde orgánico en el marco de una alimentación saludable es un excelente recurso para cuidar la salud y un coadyuvante para contribuir a recuperarla; por supuesto, evitar el uso de azúcar o edulcorantes artificiales y preferir, en todo caso, infusionarlo junto con hojas de stevia para endulzarlo.

Luego, cuando se necesita cantidad y regularidad de sus principios activos, puede recurrirse a complementos nutricionales estandarizados, casos en los cuales vale la pena acceder a aquellas marcas confiables que utilicen el mínimo de aditivos y sean de calidad y potencia probada; a modo de recomendación orientativa:

Té verde

Titulado al 50% de polifenoles
Potente agente protector contra los radicales libres
400 mg / 60 cápsulas
Ver o adquirir aquí ⇒ Té verde al 50% de polifenoles Anastore

Luego, para variar su sabor y sus propiedades, podemos utilizar diferentes presentaciones de la misma planta – Camellia Sinensis-, por ejemplo:

  • Té blanco, el cual al parecer es la bebida con más antioxidantes disponibles que hoy disponemos; se recomienda beberla con el desayuno.
  • Té matcha, una variedad especial de té verde finamente molido y tratado al vapor que se ha popularizado, no solo como bebida, sino también como ingrediente de la cocina en galletas, batidos, jugos…, por su textura y sabor dulzón. Para referencia o adquirir, puedes ver aquí, aquí o visitar dietéticas en tu región.
  • Otra buena alternativa es el té bancha; puedes referenciar aquí

Por supuesto, si estas presentaciones no son accesibles donde vives o el comercio por Internet es muy regulado, con seguridad encontrarás buenas opciones en un almacén naturista o dietética allí donde vives; lo importante es que identifiques los recursos que tienes a mano y hagas lo mejor posible con ellos.

Te facilito un audio con más propiedades del té verde si te has quedado con ganas de más:

Pablo de la Iglesia

Publicado el

La nobleza de un cereal

El doctor Miquel Pros, autor del libro “Cómo Cura la Avena” y fundador de la Asociación Española de Médicos Naturistas, afirma que este cereal puede resolver una gran cantidad de trastornos de la salud; en la misma línea, el Dr. Eduardo Alfonso, referente histórico de los Médicos Naturistas, ha afirmado que:

“La acción terapéutica de la avena no puede encontrarse en ningún otro cereal, ya que este noble alimento, es capaz de resolver el curso de graves enfermedades nerviosas, digestivas, reumáticas y a su vez, satisfacer el más exigente paladar.”

La avena ha formado parte protagónica de la alimentación de pueblos como Irlanda y Escocia, reconocidos por ser comunidades vigorosas. Hoy día, la avena es incluida en todo tipo de comidas en forma de copos; esta es una presentación conveniente porque en el proceso de transformación de los granos en copos, estos son “reventados” mediante unos cilindros y no pierden casi nada de su valor nutricional.

Los copos de avena son populares por su versatilidad, ya que se pueden preparar crudos (fermentados al menos 12 horas) o cocidos, con leche de vaca -no recomendado- o bebidas a base de cereales, legumbres o frutos oleaginosos, así como agua, caldos, frutas, yogur o kéfir.

El muesli es otra forma popular de consumir avena y se trata de una costumbre de origen suizo que tiene mucha aceptación en el mundo. El muesli puede adquirirse en el mercado, con presentaciones y calidad muy variables; también se puede preparar en casa mezclando copos de avena, miel, almendras picadas y frutas ralladas.

Podemos utilizar la avena en sopas. Se prepara un caldo a gusto y luego le añadimos unas cucharadas de copos de avena, preparando una sopa muy nutritiva.

También se presenta molido en forma de harina con la que se preparan bizcochos, galletas, tartas, panes y demás postres, de forma similar a lo que haríamos con otras harinas pero con el extraordinario valor dietético de la avena; puede utilizarse sola o mezclada en proporciones deseadas.

El agua de avena es ideal para deportistas y personas sometidas a gran esfuerzo físico o intelectual; la obtenemos hirviendo unos copos en un litro de agua durante una hora.

Algunas afirmaciones textuales del doctor Miquel Pros:

Regulará tu peso: si padeces sobrepeso, adelgazarás; si tienes bajo peso, engordarás. Te esculpe, y es muy diurética.

Es un regulador metabólico, de tal modo que depura sobras y cubre carencias.

Viejos dichos germánicos como Hafer macht Männer stark (la avena vuelve a los hombres de hierro) y Dar Hafer sticht (la avena te acelera) son ciertos: la avena es una riquísima fuente de energía y vitalidad.

Refuerza su inmunidad, y además les ayuda a concentrarse: si la dieta infantil incluyese siempre avena, ¡seguro que descendería el índice de fracaso escolar!

Ah, y la avena debería incluirse en las dietas de todos los hospitales: refuerza el organismo ante cualquier tratamiento y acelera las recuperaciones postoperatorias.

Convengamos que la avena NO tiene gluten pero se contamina en los mismos molinos en los que se procesa el trigo y otros cereales, y esta es la razón por la cual este cereal se consideró apropiado para muchas personas intolerantes al trigo pero que no lo eran con la avena; hoy se ofrecen presentaciones de “avena sin gluten”, lo cual implica que proviene de productores que se dedican a trabajar sólo con avena evitando la contaminación cruzada con el trigo; debemos asegurarnos que esta sea una cualidad certificada antes de consumirla si nuestra alimentación requiere que sea libre de gluten.

Publicado el

¿Dónde comienza el desafío de la alimentación consciente?

Sin lugar a dudas, los alimentos refinados y procesados por la industria alimentaria son el primer desafío a superar en el camino a la construcción de una buena salud. Muchos pueden argumentar que son prácticos, ahorran tiempo e incluso más económicos; asumamos este escenario como tal y digamos que la practicidad con la que servimos una comida en la mesa tiene como precio volver inconsciente uno de los actos más importantes a la hora de definir toda nuestra vida mucho más allá del momento de cocinar y comer; el tiempo que ahorramos en cocinar, seguramente más tarde tendremos que invertirlo en mayor tiempo en la sala de espera del consultorio médico, haciendo trámites en el seguro de salud o con pérdida de la productividad personal; y si todavía la alimentación procesada y refinada le sigue pareciendo más económica, compare lo que cuesta un kilo de quinoa, medio litro de aceite de coco, un litro de aceite de oliva virgen extra, 100g de cacao amargo, con lo que gasta en medicamentos una persona que padece hipertensión, diabetes, trastornos cardiovasculares, cáncer o en recuperación de un ACV.

¡Por favor, haga bien todas sus cuentas! Seguramente verá con mejores ojos la inversión en alimentación consciente. Sin lugar a dudas, si usted pone el ítem “alimentación” en un compartimiento estanco, es probable que encuentre algunas variables que comparativamente son competitivas entre la alimentación saludable y la comida basura que inunda la mayoría de los hogares de un planeta que, lo miremos por donde lo miremos, está muy enfermo. Pero si consideramos la “alimentación” en el contexto global de nuestra vida, es como comparar un jet último modelo con un viejo Ford T que nunca ha recibido mantenimiento. ¡Créame! Es otro viaje; solo por hoy apostemos por las frutas, las verduras, los frutos secos, los cereales integrales, las legumbres y -solo si lo desea- pequeñas cantidades de alimentos de origen animal provenientes de producciones limpias y respetuosas con el medio ambiente.

Una buena alimentación debe basarse en alimentos y comida de verdad, no en comida basura que solo aporta calorías vacías, aditivos alimentarios y satisfacción de nuestras adicciones auspiciadas por las colonias de hongos, parásitos y bacterias patógenas que hemos sabido conseguir y condicionan nuestro comportamiento y potenciales humanos; su cuerpo, su mente y su espíritu funcionan en modos diferentes con una y otra forma de alimentarse y hay centenares de razones que explican la diferencia.

Un alimento procesado y refinado es aquel que ha sido alterado y dista de ser tal como la naturaleza nos lo brinda. Por ejemplo, en un extremo y en otro, un jugo de limón concentrado y un limón fresco, una lata de piñas en almíbar y una piña fresca, un bife a la plancha con ensalada y un sandwich de jamón cocido con mayonesa, ketchup y una rodaja de tomate, agua pura y agua saborizada con edulcorantes y aditivos químicos… ¿Comprende la diferencia? Los economistas le llaman “valor agregado” y yo le llamo “valor degradado”.

En un contexto razonable y adecuado a nuestra vida contemporánea, nuestra búsqueda apunta a alejarnos lo menos posible de lo que representa la recolección de frutas y hortalizas, la pesca, la caza y la cocina casera. Es decir, para la mayoría de nosotros, esto implicará ir a la verdulería a comprar frutas y verduras frescas, al almacén naturista por frutos secos y algo de legumbres y cereales integrales, si comemos carne iremos a una carnicería donde vendan animales de pastoreo, buscaremos huevos de gallinas felices y nos tomaremos tiempo para cocinar. Algunos producirán pequeñas cantidades de sus propios alimentos, aunque sea una albahaca en la maceta de la ventana; otros tendrán una pequeña huerta en su jardín, ¡incluso en el balcón! En fin, la idea de la alimentación consciente no es frustrarse por lo que no nos es posible, sino hacer lo mejor posible con lo que tenemos a nuestro alcance.

¿Cual es la diferencia entre un alimento natural y uno procesado? El primero es un ingrediente en tu cocina, el segundo tiene una lista de ingredientes en el mercado. Entonces el primer paso hacia una alimentación saludable es optar por alimentos naturales. ¡Por supuesto, solo es el primer paso! Luego tenemos un montón de conocimientos y recursos para seguir sintonizando fino según nuestros gustos, necesidades y objetivos, pero este es el más importante y seguramente debe representar al menos el 75% del camino; si hiciéramos tan solo esto de manera masiva, ¡el mundo cambiaría por completo!

Pablo de la Iglesia