Publicado el

Nutrición Ortomolecular en la osteoporosis

Nutrición ortomolecular en la osteoporosis

 

La nutrición ortomolecular en la osteoporosis ayuda a que el paso del tiempo y el autoflagelo inducido por malos hábitos de alimentación, sedentarismo y exceso de medicación acidificante, no genere un impacto tan debilitante en los huesos y su exposición a fracturas.

Cómo incide la osteoporosis

Las estadísticas indican que aún afecta más a las mujeres y nos dicen que alrededor del 50% de las mismas; en el caso de los hombres, una cuarta parte de ellos sufrirán alguna fractura debido a la osteoporosis.

Hay factores de riesgo inevitables: el paso de los años, complexión pequeña, ser blanco o asiático y, en cierta medida, la predisposición genética. Hay otros factores que son manipulables por nuestra voluntad: podemos elegir lo que comemos, ser cuidadosos a la hora de ingerir medicamentos o tener un estilo de vida físicamente activo.

Si hacemos las cosas bien, podemos mantener nuestra juventud ósea. Incluso, la nutrición ortomolecular en la osteoporosis ya diagnosticada es un gran pilar para ayudarnos a evitar su avance o revertir el daño.

La humanidad ha aprendido a identificarse con la civilización y observar lo que se ha evolucionado desde los tiempos primitivos con un aire de suficiencia; este es un punto cuestionable, pues en muchos casos, los tiempos que corren conllevan enfermedades que otrora no existían o eran insignificantes, la osteoporosis por ejemplo.

La osteoporosis es claramente una enfermedad de la civilización. En materia de alimentación, actividad física o prácticas de higiene y salud corporal, definitivamente, analizando el grueso de la población actual, hemos involucionado. La industrialización y refinación de los alimentos, marcan claramente que somos una especie de consumo autodestructivo; las comodidades modernas han reemplazado el trabajo físico que puede ser costoso o desagradable, pero en lugar de reemplazarlo por actividades físicas agradables, hemos sumado horas frente al ordenador y el televisor.

Los medicamentos que utilizamos prometen resultados rápidos sin cambios en nuestro estilo de vida, pero traen como consecuencia más enfermedad.

La suma de todo esto es el punto en que se apoyan la osteoporosis y otras enfermedades degenerativas.

Como prevenir la osteoporosis

Aquí la alimentación y la actividad física son fundamentales. Entre los alimentos a evitar debemos mencionar el café, el azúcar, los edulcorantes artificiales y las gaseosas, sustancias todas que acidifican la sangre y estimulan la pérdida de calcio.

Es importante asegurarse una buena asimilación del calcio y esto no se logra tanto obsesionándose con el consumo de lácteos, sino promoviendo una alcalinización de la sangre y asegurándose la ingesta de nutrientes coadyuvantes como el boro, el magnesio, el silicio y, por supuesto, el calcio en cantidades razonables y en equilibrios asimilables.

Tengamos presente que hoy día somos la generación de toda la historia de la humanidad que mayor exposición tiene al consumo de calcio, tan sólo ver la cantidad de alimentos aditivados y la constancia con la que los médicos machacan para que tomemos mucha leche, y sin embargo padecemos más debilidad ósea que nunca. ¿No le parece que hay una ecuación que está fallando?

Asegúrese de consumir unas cuantas porciones de frutas y verduras frescas, pequeñas porciones de legumbres y frutos oleaginosos, cereales integrales, aceites de buena calidad (oliva virgen extra, coco o lino de primera prensada), modere las carnes y los huevos si realmente los desea consumir, ¡y olvídese de los lácteos! En especial si son de la factoría industrial.

Con esto nuestro cuerpo recibirá la nutrición básica para una buena salud en general y unos huesos fuertes en particular.

Paralelamente, realice actividad física variada y, especialmente desde la adolescencia; debemos incluir ejercicios con sobrepeso moderado para favorecer la osteogénesis.

Finalmente, asegúrese que toma sol; en horas saludables, el sol es la mejor fuente de vitamina D y un gran amigo de los huesos.

Tratamiento Ortomolecular

La nutrición ortomolecular en la osteoporosis es un elemento que hace la diferencia si aspiramos a revertir la condición; la estrategia diseñada hasta aquí será insuficiente y deberá agregarle algunos complementos nutricionales.

Los que comparto a continuación representan algunos de los que conozco y recomiendo habitualmente; si estos no están a su alcance, por favor investiga las alternativas disponibles en Internet en sitios como Amazon, en tiendas naturistas o consulta con un profesional de tu confianza.

Complemento vitamínico-mineral

Boro, 12 mg

Calcio, 400 mg
Calcio (citrato) + Vit. D3

Magnesio, 400 mg
Magnesio Marino

Silicio, 100 mg

Zinc, 20 mg

Vitamina C, 1,000 mg
Acerola (vitamina C natural)

– Vitamina D, 5.000 UI

Betacaroteno, 20,000 UI

Complemento de Acidos Grasos Esenciales

Aceite de Pescado (Omega 3), 3,000 mg
Omega 3 concentrado Quality Silver
Aceite de Pescado (Natufarma)

Plantas medicinales

Cola de Caballo

Maca
Maca Andina Ecológica

Spirulina
Espirulina Ecológica

Bambú

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Mejorar los síntomas de la menopausia

Mejorar los síntomas de la menopausia

Los síntomas de la menopausia acompañan a la mujer en el periodo en que su fertilidad desaparece.

Esto ocurre porque cesa la función cíclica de los ovarios y deja de tener la posibilidad de engendrar hijos.

Se habla de menopausia cuando ha transcurrido un año desde la última menstruación y suele ocurrir con más frecuencia entre los 40 y 50 años.

El periodo anterior se define como perimenopausia e inicia cuando los periodos comienzan a ser irregulares.

Compartimos varios elementos para mejorar los síntomas de la menopausia, que a veces, como resultado directo del estilo de vida, viene acompañada de molestias innecesarias.

Omega 3

Haremos foco en dos fuentes valiosas: aceite de pescado y semillas de lino.

Aceite de pescado

En a este tema mencionaré muchas veces a los ACEITES OMEGA 3; se trata de una variedad de nutrientes multifacéticos que son de especial interés para la salud femenina.

En general mi fuente preferida cuando se necesitan resultados terapéuticos es el aceite de pescado aún cuando procuro que mis consejos apunten a una alimentación basada en vegetales.

Para quienes optan por una alimentación vegana, las fuentes de Omega 3 preferidas -aunque de menor actividad biológica-, son lino, chía o nueces.

Lino

En este caso, el LINO también es excelente para mejorar los síntomas de la menopausia.

El aporte de ácidos grasos Omega 3 es en forma de ácido alfa-linolénico (ALA) que tiene menos actividad biológica que los ácidos eicosapentaenoico (EPA) y docosahexaenoico (DHA) presentes en el aceite de pescado, pero igual hace una diferencia a favor.

Personalmente destacaría al lino por la presencia de los valiosos lignanos.

Los lignanos son una variedad de fitoestrógenos que ayudan a aliviar los sofocos y constituyen una buena alternativa a la sustitución hormonal, más allá de prevenir la osteoporosis, el cáncer o las enfermedades cardiovasculares.

En el siguiente audio compartimos algunas propiedades adicionales sobre estas valiosas semillas: Propiedades de las semillas de lino

En el siguiente artículo ampliamos: Lino, aliado en la menopausia.

Actividad física durante la menopausia

Como a lo largo de toda la vida, la actividad física es fundamental en la menopausia, sobre todo para mantener la densidad ósea; el hueso necesita carga mecánica para realizar eficientemente su metabolismo.

Una vez más, el sedentarismo constituye un enemigo de nuestra salud, y aunque el ritmo y la intensidad del ejercicio debe determinarse individualmente, es importante estimular el movimiento.

Alimentos protectores

Algunos alimentos con valiosos nutrientes cofactores tales como magnesio, calcio, boro, zinc y ácidos grasos esenciales son los higos secos, el sésamo, las almendras, la chía, el perejil, el berro, el pescado de mar y las legumbres.

Entre las hierbas medicinales útiles para mejorar los síntomas de la menopausia destacamos la alfalfa, el propóleo, la angélica o el lúpulo.

La glucuronidasa es una proteína producida por ciertas bacterias que proliferan cuando la flora intestinal está desequilibrada e impide eliminar el exceso de estrógenos a través de la bilis, volviendo a ser absorbidos por la sangre.

Para neutralizar la glucuronidasa podemos recurrir a alimentos ricos en glucarato, tales como la cebolla, el ajo, la manzana, las coles, la lechuga y otras frutas y verduras.

El calcio D-Glucarato se recomienda también en forma de suplementos ya que algunos estudios demuestran que su consumo favorece la eliminación, no solo de los excesos de estrógenos, sino también de otras toxinas, lo cual ofrece un beneficio amplio para la la salud.

Los alimentos fermentados como el miso, la chucrut, el vinagre de sidra, la kombucha, el kéfir y otros fermentado son probióticos que favorecen la regeneración equilibrada de la flora intestinal; estos microorganismos, en especial los L. acidophilus y B. bifidum, también neutralizan la glucuronidasa.

Realmente hay que comprender que la menopausia es una etapa normal en la vida de la mujer y por los caminos de la naturaleza podemos descubrir sus dones y evitar la excesiva medicalización que impera en estos tiempos.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Mayor longevidad con Omega 3

Mayor longevidad con Omega 3

Las personas con los niveles más altos de Omega 3 en forma de EPA y DHA, tienden a tener una mayor longevidad.

De acuerdo a esta investigación que realizó un análisis combinado de 17 estudios, se pronostica una mayor longevidad entre quienes tenían niveles más altos de ácidos grasos Omega 3.

Esto no es una gran novedad pero reafirma que los Omega 3 no solo son beneficiosos para la salud cardiovascular o como antiinflamatorios, sino que además tienen un impacto positivo en la longevidad.

Vivir más gracias a los Omega 3

Este trabajo publicado en Abril del 2021 en Nature Communications , reunió los datos de 17 estudios científicos e hizo seguimiento de 42.466 personas durante un promedio de 16 años.

La particularidad de esta investigación es que, en lugar de pedir a las personas que estimen la cantidad de pescado consumido, se analizaron objetivamente los niveles reales de Omega 3 en sangre para evitar resultados defectuosos, conjeturas o interpretaciones especulativas.

Luego de un examen cuidadoso de los datos, se verificó que las personas con niveles más elevados de Omega 3 en forma de EPA y DHA en sangre, vivían más tiempo que aquellos con niveles más bajos. Por el contrario, las personas que murieron prematuramente tenían niveles más bajos de Omega 3.

De hecho, los autores señalaron que estos hallazgos sugieren que los ácidos grasos Omega 3 pueden afectar beneficiosamente la salud en general y, por lo tanto, retrasar el proceso de envejecimiento y que no solo son buenos para las enfermedades cardíacas.

Después de examinar el riesgo de muerte por cualquier causa, los investigadores dicen que las personas que tenían los niveles más altos de EPA + DHA se beneficiaron de un 13 por ciento menos de riesgo de muerte que las personas en el percentil más bajo.

Y cuando analizaron las causas principales de muerte, esto es lo que encontraron:

➡  Los niveles altos de Omega 3 redujeron el riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular en un 15%.
➡  Estar en el grupo con niveles de Omega 3 más alto confería un 13% menos de riesgo de muerte por todas las demás causas combinadas.

Mejorar nuestros niveles de Omega 3

El Dr. Bill Harris, fundador del Instituto de Investigación de Ácidos Grasos (FARI) y autor principal, afirmó:

“Dado que todos estos análisis se ajustaron estadísticamente para múltiples factores personales y médicos (es decir, edad, sexo, peso, tabaquismo, diabetes, presión arterial, etc., más los niveles de ácidos grasos Omega 6 en sangre), creemos que estos son los los datos más sólidos publicados hasta la fecha respaldan la opinión de que, a largo plazo, tener niveles más altos de Omega 3 en sangre puede ayudar a mantener una mejor salud en general .”

Entonces, si no solo desea ser amigable con el corazón, sino también promover una larga vida, aumentar la cantidad de Omega 3 en la dieta podría ser una valiosa clave.

Pero hay una advertencia importante…

Según los investigadores, mientras que los Omega 3 de cadena larga -EPA y DHA- que se obtienen de los mariscos (como el salmón silvestre, el atún, la caballa del Atlántico, el bacalao, el arenque), están fuertemente asociados con un menor riesgo de mortalidad.

Por otra parte, los derivados de las plantas, en forma de ácido alfa-linolénico (ALA), se han mostrado menos protectores.

El ALA requiere un proceso de conversión muy delicado para transformarse en EPA y DHA, lo cual implica necesariamente que nuestra alimentación y estilo de vida sean muy saludables -excluyendo ultraprocesados, refinados, exceso de carbohidratos y grasas saturadas, aceites de mala calidad, alcohol, tabaquismo, exposición a campos electromagnéticos o enfermedades preexistentes-.

Hay algunas variedades de algas que aportan el DHA preformado pero es deficiente en EPA. El DHA es excelente para el cerebro o el sistema nervioso, pero el EPA parece ser más importante para el funcionamiento inmunológico y como antiinflamatorio.

Además, necesitamos estudios comparativos a largo plazo para verificar que los suplementos derivados de algas funcionen en un rango equivalente.

Dicho esto, las dietas veganas son posibles si se toman algunas precauciones adicionales para que este proceso ocurra con normalidad, pero requiere un abordaje serio de esta elección alimentaria.

Esta es una de las razones por las cuales me manifiesto altamente crítico de las dietas veganas supermercadistas que reclaman que el propósito de esta filosofía es únicamente no matar animales mientras que justifican el consumo de alimentos que nos matan a nosotros mismos, contaminan el medio ambiente y destruyen la vida silvestre.

Si deseas aprender más de este tema esencial para nuestra salud y bienestar, puedes leer mi libro ACEITES OMEGA 3: pilares de una buena salud (AMZN ESAMZN USA)

El artículo original pertenece a la Dra. Adria Schmedthorst,
la traducción, adaptación y comentarios adicionales son de Pablo de la Iglesia

Bibliografía

Harris, W.S., Tintle, N.L., Imamura, F. et al. Blood n-3 fatty acid levels and total and cause-specific mortality from 17 prospective studies. Nat Commun 12, 2329 (2021). https://doi.org/10.1038/s41467-021-22370-2

New study shows people with a high Omega-3 index less likely to die prematurely. Eureka Alert

 Schmedthorst, Adria. People with high Omega 3 levels live longer than people with less. Easy Health Options.

Publicado el

Propiedades de los Omega 3 en el autismo

Propiedades de los Omega 3 en el autismo

Los aceites Omega 3, una variedad de ácidos grasos esenciales, contribuyen a mejorar la condición autista.

Los Omega 3 (ω3) son una variedad de lípidos esenciales, entre otras cosas, para el desarrollo del sistema nervioso desde la misma concepción y durante los primeros años de vida; por supuesto, también para su mantenimiento a lo largo de toda la vida.

Como es de esperar, su consumo adecuado también ayuda a mejorar el estado general y la respuesta cognitiva de las personas con trastornos del espectro autista.

Los Omega 3 en la infancia

En niños en edad escolar se ha observado claramente la importancia de los ω3 en áreas como:

– Mejoría cognitiva

– Desarrollo de la visión

– Mejora de las funciones motoras

– Mayor capacidad de aprendizaje y la memorización

– Disminución de la incidencia de déficit de atención

– Aumento del coeficiente intelectual.

Si la carencia se da en este tiempo, sus efectos pueden manifestarse también más tarde en la edad adulta.

Siempre insisto con los padres:

La mejor herencia que pueden dejarle a un niño es alimentarse bien toda la familia.

Hay muchísima información disponible para contribuir a la prevención y reversión de la epidemia creciente de autismo o para mejorar el curso de uno ya declarado. La mayoría de las claves fisiológicas se encuentran en la salud intestinal y en la intoxicación con mercurio; para profundizar en este sentido, recomiendo la lectura del libro GAPS, EL SÍNDROME PSICOINTESTINAL de la Dra. Natasaha Campbell- McBride.

Naturalmente hoy nos vamos a referir específicamente a los ω3.

En las personas con un trastorno del espectro autista, se ha observado que una deficiencia de ácidos grasos poliinsaturados puede estar provocada por un metabolismo hiperactivo, aunque más bien me inclino a que una carencia de ácidos grasos predispone a un metabolismo hiperactivo. Como sea, esto genera investigaciones en torno a estas sustancias, en especial los ω3 y si el enriquecimiento en la dieta con ellos podría atenuar los síntomas del autismo.

Un estudio israelí revela grandes mejorías con los ω3

Un pequeño estudio llevado a cabo por investigadores de la Soroka University (Israel) en 10 niños entre los 4 y los 7 años a quienes se les suplementó su dieta con 1gr diario de ω3 de origen marino por tres meses; el mismo resultó en una mejoría en un 88% de ellos.

En la Escala de Evaluación del Autismo que se utiliza habitualmente para medir la intensidad de los síntomas, se observo que la misma había sido de un 33% en promedio. ¡A mi me parece espectacular! Hablamos de un nutriente sin efectos secundarios negativos, con un montón de efectos secundarios potencialmente positivos -además de los buscados para el autismo- y de fácil acceso para todos que puede marcar la diferencia entre la dependencia o la autosuficiencia.

Resultados auspiciosos se repiten en España

El tratamiento con ω3 en pacientes con autismo también se evalúa en el Hospital Gregorio Marañón y otros centros asociados (España) y han encontrado que mejora la estructura y funcionalidad de la membrana celular en niños y adolescentes con trastornos del espectro autista (TEA).

En el ensayo han participado 80 pacientes y también han observado una mejoría en la motivación social de los mismos durante el estudio.

Omega 3 y aceite de cáñamo

Si te planteas consumir aceite de cáñamo ten en cuenta que la investigación indica que su efecto es más positivo si a la vez incorporamos un consumo adecuado de grasas omega-3 en forma de EPA o DHA derivadas del pescado, el krill o algunas algas.

El sistema endocanabinoide funciona mejor de esta manera, pues los ácidos grasos omega-3 favorecen la actividad de los receptores de cannabinoides volviéndolos más activos y estimulando a su vez su producción endógena en el cuerpo.

El aceite de pescado, de krill o de algas ricas en EPA y DHA, una vez más demuestra ser un recurso invaluable para la salud.

Sugerencias para complementos

Me gusta investigar, detectar, consumir y recomendar buenos complementos nutricionales; a continuación dejo algunas referencias:

Consejos adicionales

Definitivamente, aunque es necesario investigar más, no vale la pena negarle a nadie una posibilidad que puede aportar calidad de vida prácticamente sin posibilidades de efectos colaterales indeseables y a un costo mucho más económico que otros fármacos.

Además de los aceites ω3, un punto a considerar es el de la calidad de los aceites de mesa; mi opción preferida, por su relación costo beneficio, es el aceite de oliva virgen extra. Así mismo, si a esto le agregamos frutos secos, niños y adultos alcanzaremos con mayor facilidad un equilibrio general de ácidos grasos esenciales, no solo para los ω3, sino también para los ω6 y ω9.

Si deseas aprender más de este tema esencial para nuestra salud y bienestar, puedes leer mi libro ACEITES OMEGA 3: pilares de una buena salud (AMZN ESAMZN USA)

Si buscas mejorar la salud integral desde una perspectiva holística, especialmente en los niños, recomiendo el siguiente artículo sobre otro tema de importancia capital: Hidratación en los niños

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Estrés y salud cardiovascular

Una de nuestras lectoras nos consulta:

Mi marido es un hombre saludable pero tiene el colesterol un poco elevado y está muy estresado; con todos los ACVs y ataques cardíacos que ocurren, realmente me preocupa.

Angelica, 37 años, Mendoza.

Angélica, no es para preocuparse, ¡pero es auspicioso que nos ocupemos! Además, hacerlo con amor es un “nutriente” especial tanto para ti como para tu marido 🙂

* Los ACEITES OMEGA 3 son la mejor alternativa para bajar el colesterol, proteger el corazón y tonificar el sistema nervioso. ¡Todo en uno! Las mejores opciones son los pescados de mar (aunque últimamente han empezado a aparecer en algunos mercados aceites de algunas algas con similares propiedades); la opción vegetariana son las semillas, especialmente el lino y la chía, aunque su efecto podría ser menor al Omega 3 de origen marino. Una o dos cápsulas de un gramo de aceite de pescado es una dosis de referencia, aunque mayores cantidades podrían ser necesarias para obtener resultados más sólidos; incluso la combinación de aceite de pescado con semillas de lino y/o chía nos brindarían una sinergia más interesante.

* A los factores estresores habituales -el ritmo de la ciudad, el exceso de trabajo o la personalidad muy competitiva- se le han sumado otros propios de estos tiempos -contaminación ambiental, cambio climático o el aumento de la pulsación magnética de la tierra-; este último, conocido como Resonancia Schuman (RS) es el gran agente desconocido que nos toma por sorpresa. El aumento progresivo de la RS en los últimos treinta años sería responsable de la frecuente percepción que el día pasa “volando”, de hecho los investigadores sugieren que hoy tendría una equivalencia  perceptual a las dieciséis horas en lugar de veinticuatro… Entonces, ¡a reprogramar las agendas acorde a los “tiempos que corren”!

* En esto de “bajar un cambio” para proteger nuestro corazón y sistema nervioso, hay una hierba que hace maravillas: la VALERIANA. Es un planta medicinal inocua que nos ayuda a estar serenos; para tomarla en té es algo desagradable, tal vez la mayoría de nosotros prefiera la tintura madre o los comprimidos.

El tema da para un libro, de hecho he escrito uno que se llama “Corazón Contento” (Ediciones Obelisco), pero para los más apurados, en mi último trabajo “El Milagro de la Nutrición Ortomolecular” (Kier) he dedicado un capítulo con el mismo nombre como para acceder a los conocimientos más precisos para tomar cartas en el asunto rápidamente.

Recuerde que las terapias complementarias no reemplazan al tratamiento médico y es aconsejable consultar a un profesional antes de realizar cualquier cambio en la dieta.

Pablo de la Iglesia