Publicado el

REISHI, aliado de tu inmunidad

REISHI, aliado de tu inmunidad

¡Tengamos presente el REISHI en nuestra estrategia de salud! Hoy más que nunca tenemos que fortalecer la inmunidad natural con la mayor cantidad de recursos auspiciosos a nuestro alcance.

Se trata de un hongo comestible que es utilizado en Japón y China desde al menos hace 2.000 años; ha sido conocido como el alimento que cura o la seta de la inmortalidad.

Más allá de su reconocimiento como una de las panaceas de estas medicinas tradicionales milenarias, en las últimas décadas ha sido ampliamente estudiado y sus efectos reafirmados.

Sumar auspicios

El miedo nunca es un buen aliado o consejero; es más, si canalizamos esa energía y la transformamos en acción positiva para estimular nuestra inmunidad natural con hechos, estaremos ganando seguridad a la hora de vivir con la confianza de hacer lo que esté a nuestro alcance para mantenernos sanos. 

En estos tiempos hemos aprendido mucho sobre la equinácea, el zinc, la vitamina D, el CDS, la vitamina C, el propóleo, etc. Sin embargo, hay un hongo con poderosas propiedades adaptógenas que puede ser muy útil y del cual se ha hablado bastante menos…

Múltiples usos del reishi

El hongo reishi es un conocido adaptógeno que brinda muchos beneficios para la salud, incluyendo los siguientes impactos positivos:

  • Equilibrio hormonal.

  • Mejor función cerebral. 

  • Antibacteriano y antivírico.

  • Antiinflamatorio.

  • Antialérgico.

  • Antioxidante.

  • Regulador de la glucosa.

  • Inmunoestimulante.

  • Tónico nervioso.

  • Protector hepático.

  • Anticancerígeno.

El reishi no es un cuento chino

Uno de los usos más corrientes de este hongo medicinal, los cuales se remontan a tradiciones médicas ancestrales en Asia, es el tratamiento de infecciones, incluidas las virales como la gripe.

Hay una serie de aspectos que hacen a la utilidad profunda de este complemento nutricional y que le brindan una funcionalidad integral: previene la oxidación de los lípidos, protege la integridad del ADN y es un antiinflamatorio potente -que a diferencia de los corticoides que lo deprimen, regula la inmunidad y optimiza las defensas-.

Sus aportes en el cáncer también están bien validados.

Complementos nutricionales

Lo conseguiremos en dietéticas y tiendas de salud en forma de extracto en diferentes presentaciones: líquido, polvo, comprimidos, café, jarabe…

En el caso del reishi, un punto de referencia es la información del contenido en polisacáridos y betaglucanos; el que a continuación te recomendamos está  titulado al 30% en polisacáridos y 15% en beta glucanos y, en todo caso, lo puedes utilizar como referencia para buscar alternativas.

Normalmente se consume entre 600 y 1000 mg al día en una toma por la mañana o divida en dos por la mañana y por la tarde.

Sugerencias orientativas

Reishi Ecológico

Marca: Anastore
Origen Francia / Mercado Europeo

Descripción: contribuye a las defensas naturales. Reishi rojo bio titulado al 30% en polisacáridos (15% beta glucanos).

Más información

Reishi

Marca: Vegavero
Origen Alemania / Mercado Europeo

Descripción: extracto concentrado de alta potencia (2000 mg / 120 cápsulas )

Información de compra

Reishi

Marca: SuperSmart
Origen: Francia / Mercado Europeo

Descripción: estandarizado al 20% de polisacáridos y al 6% de triterpenos.

Información de compra

Precauciones: se desaconseja su uso para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. No exceder la dosis diaria recomendada por el fabricante.

¡Qué estés bien!

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Estimula tu inmunidad natural

Estimula tu inmunidad natural

Estimula tu inmunidad natural. ¡En cualquier escenario!

Siempre, estimula tu inmunidad natural. Ya sea para prevenir o tratar una infección por virus o bacterias. No importa si estás siguiendo un tratamiento farmacológico o no.

Lo importante es fortalecer tus defensas y no dejarte arrastrar por el miedo; luego haz lo que quieras.

¡Qué no te infecte el miedo!

No importa cuantas veces ocurra, el miedo se ha vuelto la respuesta colectiva habitual con cada bacteria o virus que aparece como una amenaza.

Y los que saben aprovecharlo tienen claro que el miedo es una eficaz herramienta de manipulación; manipulación que es un punto de apoyo para excelentes campañas de marketing.

En lugar de gastar tus energías dándole identidad al miedo, mi propuesta es simple: estimula tu inmunidad natural.

En fin, no me voy a detener a rezongar viendo como los corderos van felices y agradecidos al matadero. Después de todo parece que nuestra sociedad, tal como está planteada, se alimenta de eso: enfermedad, sufrimiento innecesario y muerte anticipada.

¡No exagero! Nada más mirar las principales causas de muerte: enfermedades del corazón, cáncer y diabetes. Enfermedades creadas y estimuladas por nuestros hábitos y elecciones; todas se pueden prevenir en torno al 90%, según la propia OMS.

En el caso de la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, comiendo sano y limpio. Lo mismo ocurre en el cáncer, aunque además aquí es importante fortalecer tus defensas sistemáticamente.

En cambio, las enfermedades infecciosas son usadas para meter mucho más miedo y sacar dinero aún con incidencias menores. ¡También se pueden prevenir! ¿Cómo? ¡Fortalecer tus defensas!

Preguntas necesarias para ovejas blancas

Simplemente voy a plantear algunas preguntas que tampoco son necesarias para quienes ya nos graduamos de “ovejas negras”; aunque tal vez sean útiles para quienes aún puedan desengancharse -en la medida de lo posible- de esta matriz absurda o incorporar recursos para fortalecer las defensas. La idea es como un mantra: estimula tu inmunidad natural.

Estas preguntas son útiles en cualquier escenario. Puede ser una epidemia de hantavirus, ébola o fiebre amarilla; por supuesto, si se trata de enfermedades sencillas como el sarampión o la gripe pero que hoy aterran a tantos inmunodeprimidos:

👉 ¿Resistencia bacteriana y/o inmunidad deprimida?

👉 ¿Cuál era el estado general de los fallecidos o las personas afectadas? ¿Estaban bien hidratados? ¿Pertenecían a la mayoría que se alimentaba a base de gaseosas y excesos de carnes, harinas refinadas y lácteos? ¿Habían recibido una vacuna en los últimos días? ¿Han sido sometidos a prolongados tratamientos de antibioticoterapia? ¿La salud de su microbiota era mínimamente adecuada? ¿Estaban infestados de parásitos? ¿Tenían infecciones secundarias?

Preguntas muy simples como para que una iluminada dirigencia política y sanitaria se haga para obtener mejores respuestas. Habitualmente encontramos entre ellos gente que está convencida que se las sabe todas, que no tiene nada que aprender, que alguna vez tendrán éxito haciendo lo que siempre fracasó y pueden darse el lujo de seguir funcionando en piloto automático. Mi consejo para que la marea de ignorancia no te ahogue antes de tiempo: estimula tu inmunidad natural.

Fortalecer tus defensas

 Siempre, estimula tu inmunidad natural. Ya sea para prevenir o tratar una infección por virus o bacterias. No importa si estás siguiendo un tratamiento farmacológico o no. Lo importante es fortalecer tus defensas y no dejarte arrastrar por el miedo; luego haz lo que quieras.Hagas lo que hagas y estés como estés, tienes que fortalecer tus defensas; no diré mucho porque las soluciones básicas son simples y cualquiera con dos dedos de frente puede hacerse cargo: propóleo, plata coloidal, lapacho, uña de gato, equinácea, llantén, ajo, vitamina C…

En el año 2003, viendo lo que pasaría en los años siguientes -y efectivamente pasó, está pasando y se profundizará-, he escrito la primera versión de un libro conocido como “Estimula tu inmunidad natural” (editado ahora por Kepler y antes por Obelisco); sus consejos no son una garantía absoluta en este mundo de locos pero ha demostrado ser un salvavidas eficaz  para mucha gente durante quince años.

No pretendo con estas palabras quitarle mérito a las infecciones, el cáncer u otras enfermedades; simplemente creo que no vale la pena caer infectado en cada epidemia de miedo.

El miedo nunca suma, más allá de unos instantes en los que hay que decidir huir o luchar; al contrario, deprime la inmunidad natural. Mucho mejor, fortalecer tus defensas.

Nada más, nos vemos en la próxima reunión de ovejas negras. Lamentablemente, en la orden del día tocará seguir llorando unos cuantos corderos que sufren por no utilizar todos los recursos que disponen; incluso lamentar su temprana llegada al matadero.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Activar el timo

El timo es un órgano linfático e inmunitario de pequeño tamaño (5-6 cm por 4-5 cm) ubicado detrás del esternón cuyo adecuado funcionamiento es esencial para una buena inmunidad natural; su función es madurar y diferenciar los linfocitos T elaborados en la médula ósea (se trata de una variedad de leucocito o glóbulo blanco cuya labor es reconocer y destruir sustancias extrañas o infecciosas con potencial dañino a nuestro organismo).

Sin embargo, más allá de los aspectos fisiológicos materiales desde una mirada convencional de la medicina, desde la antigüedad las tradiciones médicas ancestrales le atribuyen capacidad para equilibrar las emociones y el bienestar espiritual; reconocer la importancia del timo en nuestra salud física, emocional y espiritual es una necesidad para establecer una conexión más plena con la vida que nos abraza.

Los siguientes ejercicios, muy sencillos por cierto, nos brindan la posibilidad de despertar la plenitud de su potencial, íntimamente vinculado con el desarrollo del chakra cardíaco -conocido como Anahata en la psicología espiritual de la India-.

La escritora Feli García nos brinda algunas opciones adicionales para trabajar la salud integral del timo:

¡Universos de Bendiciones para que cada día vivas mejor!

Pablo de la Iglesia