Publicado el

Un poco más que mate…

Cuando tomamos mate no solo nos hidratamos y aprovechamos sus beneficios, sino que además podemos sumarle propiedades utilizando valiosas hierbas medicinales, frutas, especias, las cuales suman valor nutricional y terapéutico; además, no tenemos porque esperar a enfermar para valernos de ellas y podemos incorporarlas a nuestras estrategias preventivas.

En este ejemplo utilizo harpagofito que es un poderoso antiinflamatorio y diurético suave; de esta manera mantengo fuerte mi estrategia inmunomoduladora y antiinflamatoria para seguir manteniendo alejados los brotes de la esclerosis múltiple que padezco hace 30 años; por supuesto, esto es un pequeño refuerzo en el marco de una estrategia amplia, completa, consistente y sostenida y que incluye alimentación saludable -¡lo más importante!- hidratación, control del estrés, actividad física, complementos nutricionales…, en fin, los recursos que describo en los libros “Esclerosis múltiple” (Kier), “Puesta a punto” (Urano) o “Estimula ti inmunidad natural” (Kepler).

También menciono el llantén, que contribuye a contener los procesos inflamatorios y a regular la inmunidad, me ayuda con la salud de las vías respiratorias, a mantener la regularidad intestinal…

Si me vas a preguntar si hay que tomar precauciones para tomar estas hierbas medicinales en cualquier forma, te voy a responder que en un mundo en el que se beben gaseosas azucaradas a lo tonto, se utilizan edulcorantes artificiales con supuestos beneficios esotéricos, se beben extractos vegetales industrializados como aperitivos bajo el rótulo de bebidas saludables, se toman antiinflamatorios como caramelos y la gente toma poderosos fármacos para dormirse y para despertarse, la pregunta no tiene ninguna proporcionalidad ni razón de ser; en cualquier caso, cuando adquieres estas hierbas de proveedores confiables, verás que son de venta libre y tienen unas indicaciones que orientan su uso. Simplemente síguelas.

¿Vale? La seguimos en la próxima…

Pablo de la Iglesia