Publicado el

Secretos para un buen ayuno

En medicina natural sostenemos claramente que no es posible gozar de buena salud cuando nuestro cuerpo está intoxicado; en muchos aspectos, el ayuno es potencialmente la mejor medicina dado que tiene la capacidad de aliviar de manera exitosa  condiciones como alergias, artritis, alteraciones digestivas, enfermedades de la piel, trastornos cardiovasculares, asma, sobrepeso, etc.

De acuerdo a investigaciones desarrolladas por un grupo de científicos de la Universidad del Sur de California cuyos resultados fueron publicados en el 2017, el ayuno podría ayudar a reducir el riesgo de diabetes y cáncer, al menos en los experimentos realizados en ratones de laboratorio. Considerando los resultados, el equipo de expertos conducido por el reconocido doctor Valter Longo, ya están prestos a comenzar las pruebas en humanos con una dieta baja en calorías que imita los efectos del ayuno sin dejar de comer.

Además de los evidentes beneficios físicos, un buen ayuno tiene beneficios psicológicos: despeja la mente, devuelve la armonía al pensamiento, aumenta la conciencia espiritual, despierta la creatividad y favorece un buen descanso.

Hay muchas opciones para eliminar las toxinas de nuestro cuerpo: hierbas medicinales, nutrición ortomolecular, irrigaciones colónicas, sauna, entre otras; la alternativa más universal y accesible es el ayuno.

El ayuno puede durar entre uno y varios días; más allá del tercer día, debería estar supervisado por un profesional, sobre todo si no se tiene experiencia previa. El ayunador inexperto debe ser advertido que puede sufrir molestias de todo tipo: diarreas, dolor de cabeza, supuraciones, etc.; no hay que asustarse, la fuerza vital del organismo está impulsando las toxinas hacia afuera.

En cualquier caso, para disminuir estas molestias, podemos prepararnos previamente con una monodieta de frutas, un esquema alimentario hipotóxico, el drenaje de los emuntorios (pulmones, intestinos, piel, hígado y riñones) con hierbas y nutrientes específicos e incluso con los recursos mencionados más arriba.

Otro recurso habitual es ayunar tan solo ingiriendo espirulina; la espirulina es un súperalimento que nos brinda una gran densidad y diversidad de nutrientes que nos ayudarán a evitar cualquier carencia.

“En primer lugar, hay que recordar que el ayuno es una práctica ancestral del ser humano que favorece el bienestar metabólico y hormonal de la persona y que es respaldado por numerosos estudios de la comunidad científica. Durante su curso, la no ingesta de alimentos no se contrarresta con la degradación proteica, sino con el uso de la reserva de grasas para mantener la energía.”

Pilar Hurtado, médico especializada en medicina integrativa en salud mental.

A continuación compartimos este vídeo del Dr. Karmelo Bizkarra,  director médico del centro de salud ZUHAIZPE, en el que nos habla sobre el ayuno y su poder curativo:

Sea cual sea el enfoque que le demos a nuestra estrategia, hay que poner énfasis en la importancia de consumir abundante agua pura y energéticamente estructurada; esto se logra, además de recurriendo a un buen filtro en nuestro hogar, trasegando el agua que vamos a beber de un vaso a otro al menos siete veces. De esta manera, no sólo brindamos el mejor soporte para la desintoxicación, sino que además estaremos recurriendo a un milenario secreto para vitalizar nuestro organismo.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

¡Benditos brotes de alfalfa!

Todos los brotes tienen grandes propiedades nutricionales por su riqueza enzimática, la facilidad con la que se digieren y la variedad de vitaminas, minerales y fitoquímicos que aportan.

Pero parece que los de alfalfa son los que mejor reputación tienen y tienen fama de ser ¡El mejor amigo de los Huesos!

Por contener grandes cantidades de calcio y fósforo, se convierten en un reconstituyente y reparador de la estructura ósea, así evitan la debilidad y la tan temida osteosporosis.

Al igual que otros germinados verdes, al ser ricos en clorofila, tienen la capacidad de regenerar la células sanguíneas, por eso su importancia en el control de la anemia, favorecer la desintoxicación orgánica equilibrar el pH.

La riqueza de enzimática de la alfalfa germinada, mejoran notablemente el funcionamiento digestivo.

Ayuda a detener el sangrado, por su alto contenido en vitamina K, ideal para aquellas personas que suelen tener hemorragias nasales.

Contienen también abundantes vitaminas del grupo B, especialmente niacina, folato y la tan buscada vitamina B12 que se encuentra en buenas cantidades en estos germinados.

De acuerdo al investigador, defensor de los alimentos crudos y escritor  Viktoras P Kulvinskas, afirma que 100 gramos de germinados de alfalfa aportarían 3 microgramos de vitamina B12; con estos datos deducimos que se lograrían satisfacer hasta un 10% las necesidades de este nutriente incluso en los escenarios de mayor demanda que son durante el embarazo y cuando la madre está dando el pecho. Estos datos son relativos y no hay un acuerdo generalizado al respecto, sin embargo, la alfalfa puede ser junto a la espirulina, la chlorella o los fermentados, una fuente adicional que brinde mayor margen de seguridad en dietas veganas.

La niacina es una vitamina fundamental para los procesos metabólicos de las grasas del cuerpo y el folato (forma natural del ácido fólico) es necesario para un correcto funcionamiento en el desarrollo de las células y en la protección neural del bebe en gestación.

¡¡Estas son entre tantas las bondades que estos diminutos brotecitos de ALFALFA nos regalan!!!

Pablo de la Iglesia

Publicado el

B12, veganos, spirulina

 

La vitamina B12 (o cobalamina) es la vitamina cuya obtención más ocupa a quienes realizan dietas veganas puesto que es complicado encontrarla en alimentos de origen vegetal; sin embargo la spirulina es una excelente fuente de B12.

En algún momento se ha cuestionado su biodisponibilidad en el ser humano dada la existencia de una molécula análoga a la B12 que interfiere en los valores de análisis; sin embargo, los estudios científicos específicos han determinado la presencia de al menos 20 a 40% de la B12 biodisponible para el ser humano sobre el total de las moléculas de la familia de la B12 presentes en la misma.

El asunto está resuelto y con tan solo 1 o 2 g de spirulina se cubren las necesidades de la misma. Agreguemos que, aún en las dietas más estrictamente veganas, hay otras fuentes potenciales de B12 tales como el miso, la salsa de soja, algunas setas como el shiitake y la melena de león, las conservas vegetales fermentadas con ácido láctico, algunos vegetales como el brócoli o los espárragos, la levadura de cerveza dietética o el polen; amén de un intestino saludable luego de una dieta vegana bien hecha, que empezará a producir pequeñas cantidades de la vitamina.

En cualquier caso, algunas personas que han veganizado la dieta están dispuestas a aceptar sin ningún conflicto el consumo de dos o tres huevos a la semana; esto no llega a cubrir toda la necesidad de B12 pero es un refuerzo muy importante que brinda un margen de seguridad. Eso si, enfatizo que, si vamos a comer huevo para aprovechar sus valiosas propiedades sin adquirir las consecuencias negativas de los excesos típicos, estos tienen que ser de producción orgánica proveniente de gallinas de pastoreo; caso contrario recomiendo evitarlos, fortalecer la estrategia anterior y, eventualmente si necesitamos hacerlo para nuestra tranquilidad, consumir un complemento de B12 de buena calidad, aumentar la cantidad de spirulina o ambas.

Es decir, es un tema que amerita cierta atención pero de ninguna manera el dramatismo habitual que algunos sectores de la vieja guardia sanitaria intentan promover con viejas supersticiones que solo conducen al miedo y la parálisis.

Productos recomendados