Publicado el

La importancia de un buen descanso

Durante el descanso nuestro metabolismo puede eliminar con más eficiencia las toxinas que genera durante la vigilia.

La importancia de un buen descanso, para el médico vasco, Eneko Landaburu, implica una suerte de reseteo celular:

Nuestras células se limpian solas durante el descanso. / Eneko Landaburu

Las células de nuestro organismo trabajan y trabajan sin parar.

Oxigenan y nutren los tejidos.

Los limpian y eliminan las sustancias tóxicas.

La cantidad y la calidad de trabajo que tengan es dependiente en forma determinante de nuestro estilo de vida.

Si incorporamos permanentemente diferentes estresores, nuestras células acabarán agotadas y enfermas.

También es importante comprender que durante la vigilia y la actividad nuestro metabolismo incorpora y genera toxinas. Durante el descanso las elimina. ¡De aquí la importancia de una buena calidad de sueño!

Y Eneko Landaburu, en su libro ¡Cuídate compa! agrega:

Después del descanso nocturno, nuestras células están más limpias que antes de acostarnos. Cuando el descanso no es suficiente en relación al esfuerzo realizado, la célula no tiene la oportunidad de sacar todos los residuos, y se intoxican. Su actividad se ve entorpecida y se va deteriorando antes de tiempo. Sin descanso, no es posible la actividad.

Descansando a tiempo hago más y mejor trabajo. El cuerpo saca sus fuerzas:

– del oxigeno del aire,
– de los alimentos,
– pero sobre todo del descanso.

Cuando se trata de cuidar de tu salud y bienestar, el sueño es casi siempre parte de la respuesta.


Dormir lo suficiente y procurar un descanso de buena calidad contribuye a que tu sistema inmunológico siga funcionando al máximo para combatir infecciones como las causadas por el coronavirus, la gripe, una neumonía, etc. De hecho, hay aspectos de la respuesta inmune del cuerpo o de su reparación general, que ocurren solo durante el sueño.


Los científicos saben que el sueño también es una de las principales formas en que podemos ayudar a mantener el estrés bajo control, ya que la privación del sueño puede hacernos más sensibles a los efectos del estrés, colocándonos en estados de sensibilidad desproporcionada.

Finalmente, el cerebro necesita dormir para funcionar; sin un buen descanso, serás menos paciente y concentrado, tomarás malas decisiones y estarás más malhumorado, irritable y emocional.

Calidad de sueño para mejorar nuestra inmunidad

La higiene del sueño también es un valor esencial para mantener una buena respuesta inmunológica que nos proteja de todo tipo de infecciones.

Aunque las necesidades pueden variar entre diferentes individuos, la generalidad requiere de siete a ocho horas buen descanso nocturno y una pequeña siesta por la tarde para que su inmunidad se desempeñe de manera óptima.

Tener una o dos malas noches no nos hará mayor daño, sin embargo, si nuestra calidad de descanso no es buena durante unos cuantos días o de forma crónica, sin lugar a dudas nuestra inmunidad natural perderá su capacidad para funcionar adecuadamente y protegernos de todo tipo de infecciones y procesos degenerativos como el cáncer y las enfermedades autoinmunes.

La privación o falta de sueño aumenta los niveles de una citocina proinflamatoria conocida como CXCL9 y que predispone a un mayor daño oxidativo, que a su vez agrava la crisis inflamatoria que necesariamente alimenta el fuego para el desarrollo de enfermedades infecciosas, autoinmunes y alergias.

Esenciales para un buen descanso

Hay algunas pautas sencillas que podemos seguir para asegurarnos una calidad de sueño consistente y que con frecuencia resultan suficientes para nuestro propósito:

  • Acostarse y levantarse a la misma hora todos los días.
  • Mantener la habitación oscura.
  • Antes de acostarse, apagar las pantallas electrónicas que emiten luz azul y campos electromagnéticos (teléfonos, computadoras y televisores).
  • Durante el día, ventilar bien la habitación.

Plantas medicinales para apoyar el descanso

Si la calidad de sueño para un buen descanso llega naturalmente, maravilloso.

Estemos agradecidos y cultivemos el hábito de darnos el tiempo y los espacios para hacerlo adecuadamente por la noche y una pequeña siesta por la tarde.

Si no llega fácilmente, la meditación y las hierbas medicinales como la valeriana, el tilo o la pasiflora pueden ser de gran utilidad; incluso la melatonina es sumamente eficaz en los casos más difíciles.

Para sumar más recursos que te ayuden a tener un buen descanso, también puedes leer los siguientes artículos:

¡Que vivas cada día mejor!

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Nada como dormir bien

Nada como dormir bien

¡Dormir bien es una bendición! Un buen descanso es requisito esencial para expresar el máximo potencial de bienestar y calidad de vida.

La calidad de sueño es fundamental para gozar de una buena salud y un elevado nivel de bienestar; lo normal es dormir entre seis y ocho horas, algunos un poco más otros un poco menos, para lograr un descanso reparador. Es importante encontrar nuestro punto de equilibrio, a veces, por dormir más uno no está más descansado, sino todo lo contrario.

Si tenemos problemas para dormir, tomar un fármaco con ese propósito puede ser el peor error que podemos cometer, pues apenas alargan el tiempo que dormimos, producen un sueño fragmentado que no solo no aporta beneficios sino que agrava el problema y en tanto seguimos postergando el abordaje de las verdaderas causas.

Un fármaco para dormir debería ser la última opción, un recurso potente de emergencia para forzar el sueño en una crisis. Si llegamos a depender de ellos de manera permanente o durante un tiempo prolongado, nos podemos olvidar de la calidad de descanso; en estos casos podemos esperar convertirnos en uno de esos zombis que cierran los ojos toda la noche sin descansar, lo cual se aprecia en sus rostros cansados, falta de concentración, respuestas cognitivas ineficientes…

Las personas que toman medicamentos somníferos tienen un riesgo asociado de muerte cuatro veces superior que el que no lo hace y un 35% más de posibilidades de padecer cáncer. ¿Impresionante verdad?

Hay alternativas naturales como la melatonina o la valeriana que son muy efectivas, a las cuales podemos recurrir sin poner en juego nuestra integridad y nuestra vida y no tienen en absoluto los riesgos de las drogas farmacéuticas.

Los fármacos para dormir son peligrosos y ayudan muy poco o nada a mejorar la calidad de descanso. Tenlo presente.

Principios activos naturales sugeridos para dormir bien

Valeriana: esta planta medicinal se utiliza para mejorar la calidad de sueño pero también para reducir la ansiedad (en Argentina suele decirse “bajar un cambio”); el estrés improductivo asociado a momentos personales, laborales o de estudio complicados, puede reducirse y verse transformado en un estado productivo si logramos que nuestra mente y nuestro cuerpo canalicen su energía para hacer foco. ¡Y la valeriana puede ayudar mucho! Y no hay que esperar a dormir mal para tomar valeriana, al primer síntoma de estrés, dificultades con la menopausia o el síndrome premenstrual o trastornos gastrointestinales asociados a la ansiedad, perfectamente podemos recurrir a esta planta en cualquiera de sus presentaciones.

Valeriana BioAtlantic – 200 comprimidos de 400 mg

Tilo: indicado para el estrés, la ansiedad, los espasmos musculares, digestiones lentas e incluso estados gripales.

Melisa: esta planta aromática, también conocida como toronjil o limonera, originaria del sur y el centro de Europa, es un suave ansiolítico utilizado para favorecer el sueño, equilibrar el sistema nervioso, aliviar los estados de taquicardia, palpitaciones y espasmos musculares.

Pasiflora: también conocida como pasionaria, es una planta trepadora con vistosas flores que tiene la capacidad de inducir a un sueño sereno, profundo y duradero; suele ser una compañera infaltable de la valeriana en las fórmulas herbales.

Lúpulo: se trata de otra planta trepadora cuyos usos tranquilizantes e inductores al sueño son conocidos desde la época del imperio romano, quienes la consumían de manera tradicional y también la utilizaban para rellenar las almohadas con sus hojas.

Hipérico: las propiedades del hipérico son ampliamente reconocidas, dado que en los últimos años se ha investigado con rigor. La Comisión E (Alemania), sostiene que el uso de hipérico es adecuado para el tratamiento de los trastornos psicosomáticos, de los estados depresivos, de la ansiedad, así como de la agitación nerviosa.  La OMS afirma que esta planta está indicada para el tratamiento de la depresión que abarca desde el episodio depresivo más leve hasta el más moderado.

Hipérico Anastore – cápsulas de extracto titulado de hipericina

Melatonina: sin presentar los efectos secundarios de los fármacos de prescripción médica, la melatonina regula de manera natural el sueño; luego de la adolescencia su producción endógena comienza a disminuir y su suplementación hace la diferencia. Lamentablemente, de forma absurda, en muchos países su venta libre está prohibida.

Melatonina Anastore – cápsulas de 1,9 mg

Magnesio: entre sus muchas funciones, es esencial para la síntesis y regulación de algunos neurotransmisores -como la serotonina- que modulan nuestra conducta y estado de ánimo; así el consumo suficiente de magnesio contribuye a la calma, la relajación y una mejor calidad de sueño.
Algunos alimentos ricos en magnesio son bananas, nueces de brasil, lino, sésamo, cacao, aguacate y frutos secos en general; probablemente necesitaremos un complemento y las mejores presentaciones son en forma de citrato o cloruro.

Para complementar esta información puedes leer en nuestro sitio Web varios artículos sobre su uso para aliviar la fibromialgia, la osteoporosis y su importancia durante el embarazo.

En general, estas plantas no suelen presentar efectos secundarios o contraindicaciones, pero en cualquier caso debemos seguir el consejo del prescriptor o las indicaciones del producto en cuestión; las recomendaciones comerciales son a modo orientativo.

Para complementar esta información, también puedes leer el artículo  La importancia de un buen descanso.

También puedes leer mi libro Plantas Tranquilizantes, el cual desarrolla el potencial de estas y otras plantas y sus profundos efectos sobre nuestra salud integral:

¡Qué descanses! Con estos esperamos brindar una pequeña contribución a tu calidad de descanso; deberás hacer tu propia investigación para realizar pequeños cambios en tu estilo de vida que, sin duda, harán una diferencia en bienestar.

Pablo de la Iglesia