Publicado el

Lapacho

El Pau d’Arco, también conocido como té del jíbaro o lapacho tiene una larga tradición entre los indios sudamericanos, los cuales recurrían con fines medicinales a varias especies del género Tabebuia.

Entre sus indicaciones podemos mencionar:

👉 Se recomienda como anticancerígeno, especialmente en las variedades de páncreas, esófago, faringe, pulmón, próstata y lengua.
👉 Tiene propiedades antibióticas recomendándose como coadyuvante de todo tipo de infecciones.
👉 La maceración de una cucharada sopera en 500 cc de agua sirve para lavar las infecciones vaginales, especialmente la Cándida Albicans.
👉 Antiinflamatorio y analgésico.
👉 Antiviral, antimicótico y parasiticida.
👉 Antioxidante y adaptógeno.

Se utiliza la corteza en las siguientes formas prescriptivas:

👉 Decocción: hasta 50 gramos por litro de agua.
👉 Cápsulas y comprimidos: según recomendación.

El Pau D’Arco es utilizado en las siguientes afecciones:

👉 Paludismo.
👉 Colitis.
👉 Infecciones respiratorias (gripe, tos, etc.)
👉 Infecciones micóticas.
👉 Fiebre.
👉 Artritis.
👉 Sífilis.
👉 Candidiasis.
👉 Alergias.
👉 Lupus.
👉 Leucemia.
👉 Psoriasis.

Decocción de lapacho

Ingredientes:
– Corteza de lapacho, 20 a 50 grs
– Agua, 1 litro

Procedimiento:
Poner todos los ingredientes en una cacerola y prender el fuego. Cuando el agua entre en ebullición, continuar la cocción a fuego mínimo durante 8 minutos. Apagar el fuego y dejar reposar 15  minutos.
Colar y servir. Se puede tomar hasta 3 tazas diarias lejos de las comidas.

Pablo de la Iglesia

Fuente de este artículo: Estimula tu inmunidad natural (Kepler)
En ARGENTINA, solicítalo en librerías
o por correo en http://bit.ly/1UPxDl2
En ESPAÑA (eBook) en http://bit.ly/2fk0hOe
En MÉXICO (eBook) en http://bit.ly/2ew4Ljc
En COLOMBIA (eBook) en http://bit.ly/2ghpZkM

Publicado el

Selenio, esencial para la fertilidad

El selenio es un oligoelemento esencial para el metabolismo y la salud; su presencia en los alimentos depende en gran medida de sus niveles en el suelo y en el agua, si esta es baja los alimentos allí producidos también serán deficitarios condicionando el bienestar de la población.

El primer punto a considerar es que se trata de un mineral fundamental para la fertilidad dado que se utiliza para la creación de selenio-proteínas, las cuales protegen contra los radicales libres, contribuyendo así también a prevenir la rotura de cromosomas que pueden causar defectos de nacimiento, abortos involuntarios y preeclampsia.

La fertilidad masculina también se ve afectada sin la presencia del selenio y sus virtudes antioxidantes o neutralizadoras de los radicales libres; los espermatozoides están formados principalmente por ácidos grasos sensibles a la oxidación y el selenio y otros antioxidantes forman un escudo protector. Particularmente el selenio es esencial para el fortalecimiento de la cola del espermatozoide de la cual depende la movilidad de los mismos. Hay estudios en los que se observó que un complemento de selenio aumenta de la fecundidad entre el 17,5 y el 37,5% en hombres infértiles.

Las necesidades de selenio son muy pequeñas y estas rondan en los 55mcg, pero no por ello dejan de ser claves para prevenir procesos inflamatorios, regular la inmunidad o proteger del cáncer en todas sus expresiones; consumiéndolo en estas dosis o aún un poco más hasta 70mcg, un suplemento de selenio de calidad no tiene contraindicación ni durante el embarazo ni durante la lactancia.

Más allá de esto, los alimentos ricos en selenio son las nueces de Brasil (también conocidas como castañas de Pará o coquitos) y con dos o tres superamos las necesidades diarias; por esta razón y por su aporte calórico, se recomienda no excederse de esa cantidad. Luego mencionamos avena, nueces, semillas de calabaza, champiñones, ortiga, ajo, chía, brócoli, espinaca, repollo, sésamo, girasol y levadura de cerveza, uno de nuestros superalimentos recomendados para prepararse para ser mamá, el embarazo y la lactancia.

Para considerar a la hora de preparar el menú:1

  • Variando según la presencia en los suelos donde fue producida, solo una nuez del Brasil por día puede proporcionar unos 75mcg de selenio.

  • Media taza de champiñones aportan la tercera parte de nuestras necesidades.

  • Una taza de arroz integral suma con un 20%; el mijo y la quinoa brindan cantidades similares. ¡Y ten en cuenta que ninguno tiene gluten!

  • El 10% de nuestras necesidades se puede satisfacer con solo dos cucharadas de semillas de lino.

Pablo de la Iglesia

1 Group, Edward. Los 7 Alimentos Vegetales con Más Selenio. Global Healing Center. http://bit.ly/2klYWaO (Jul 2012)

Publicado el

Dr. Colin Campbell: la proteína de la leche es ¡el CANCERÍGENO MÁS POTENTE QUE EXISTE!

“La caseína de la leche es el carcinógeno más potente que se haya identificado nunca”, afirma el doctor T. Colin Campbell, profesor emérito de Bioquímica Alimentaria en la Universidad de Cornell de Nueva York, asesor científico senior del Instituto Americano para la Investigación del Cáncer y autor de obras mundialmente conocidas como El Estudio de China. Y por si fuera poco añade en cuanto a la carne: “Las proteínas vegetales disminuyen la incidencia de cáncer mientras las animales la aumentan por lo que no pueden superar el 10% de la dieta diaria. Hay que evitar todo producto de origen animal y sustituirlo por una alimentación basada exclusivamente en plantas”.

Y es que según asevera para superar cualquier enfermedad lo más importante -por encima de cualquier tratamiento o medicamento- es la alimentación: “La dieta se puede utilizar para prevenir y revertir el cáncer al igual que se previene y revierte la enfermedad cardíaca. Las probabilidades de mejorar la salud tanto a corto como a largo plazo con la dieta que propongo son tan altas que parece absurdo no usarla”.

El Dr. Colin Campbell se refiere a una dieta exenta de lácteos y aditivos tóxicos, baja en proteínas y grasas y rica en alimentos enteros de origen vegetal que denomina Whole Food Plant-Based (WFPB). “La investigación muestra que cuando se está expuesto a carcinógenos –explica- es la nutrición lo que determina si se desarrolla cáncer o las células cancerosas se eliminan. Y una dieta alta en proteínas animales incrementa la cantidad de sustancias cancerígenas que van a las células”.

 

Fuente: Discovery Salud

Publicado el

ALCACHOFA: ¿es un buen anticancerígeno?

Algunos estudios sugieren que los extractos de alcachofa -también conocida como alcaucil– serían efectivos contra algunas variedades de cáncer, tales como próstata, mama y leucemia; se focaliza, además de la cinarina, en el ácido cafeico y la luteína.

El ácido cafeico es el gran activo del café, pero también se encuentra en una amplia variedad de vegetales, entre ellos los alcauciles. Destaca por inhibir el cáncer, el HIV o el virus del herpes, funciones atribuidas a su poder antiinflamatorio y poderoso antioxidante. No hay una dosis determinada para el ácido cafeico pero consumiendo alimentos que lo contienen tales como café -moderadamente-, propóleo, alcaucil, té verde, apio, naranja, limón, higo, lechuga, entre otros, lo estaremos adquiriendo en la cantidad equilibrada que dispuso la naturaleza en los alimentos saludables.

La luteína es un fitoquímico de la familia de los carotenoides y se encuentra en todo tipo de vegetales verdes, amarillos y anaranjados; igual que el miembro más conocido de la familia -el betacaroteno-, la luteína es un potente antioxidante que protege las células del daño del exceso de radicales libres. La investigación científica ha encontrado que este nutriente es un gran protector de la visión impidiendo la degeneración macular y las cataratas, dado que actuaría tanto como bloqueador solar natural y selectivo, como neutralizando el daño de la oxidación. Junto con los alcauciles, citamos entre sus fuentes zanahorias, pimientos, tomates, paltas, perejil, espinaca, apio, etc.

En el tratamiento de cualquier enfermedad, no olvidemos la importancia de la desintoxicación, función para la cual la alcachofa es un recurso de excelencia estimulando los drenajes hepáticos; en este sentido, gran parte de las propiedades son debidas a los buenos oficios de la cinarina y la silimarina.

Pablo de la Iglesia