Publicado el

Los sucios secretos de la industria de la alimentación

Es devastador para el alma ver lo que nos estamos haciendo a nosotros mismos, especialmente a nuestros niños; la epidemia más dañina que padece la humanidad es la ignorancia y ver documentales como este puede resultar un espejo muy doloroso, pero transformador, de lo que nos hemos convertido.

Sin embargo, si alguna vez queremos volver a dibujar una sonrisa genuina en el rostro de nuestra sociedad, es necesario atravesar el dolor de ver las cosas como son, aceptar nuestra miserable condición y emprender el viaje de regreso hacia el paraíso de la sabiduría, la abundancia y la plenitud.

Pablo de la Iglesia