Publicado el

Secretos para un buen ayuno

En medicina natural sostenemos claramente que no es posible gozar de buena salud cuando nuestro cuerpo está intoxicado; en muchos aspectos, el ayuno es potencialmente la mejor medicina dado que tiene la capacidad de aliviar de manera exitosa  condiciones como alergias, artritis, alteraciones digestivas, enfermedades de la piel, trastornos cardiovasculares, asma, sobrepeso, etc.

De acuerdo a investigaciones desarrolladas por un grupo de científicos de la Universidad del Sur de California cuyos resultados fueron publicados en el 2017, el ayuno podría ayudar a reducir el riesgo de diabetes y cáncer, al menos en los experimentos realizados en ratones de laboratorio. Considerando los resultados, el equipo de expertos conducido por el reconocido doctor Valter Longo, ya están prestos a comenzar las pruebas en humanos con una dieta baja en calorías que imita los efectos del ayuno sin dejar de comer.

Además de los evidentes beneficios físicos, un buen ayuno tiene beneficios psicológicos: despeja la mente, devuelve la armonía al pensamiento, aumenta la conciencia espiritual, despierta la creatividad y favorece un buen descanso.

Hay muchas opciones para eliminar las toxinas de nuestro cuerpo: hierbas medicinales, nutrición ortomolecular, irrigaciones colónicas, sauna, entre otras; la alternativa más universal y accesible es el ayuno.

El ayuno puede durar entre uno y varios días; más allá del tercer día, debería estar supervisado por un profesional, sobre todo si no se tiene experiencia previa. El ayunador inexperto debe ser advertido que puede sufrir molestias de todo tipo: diarreas, dolor de cabeza, supuraciones, etc.; no hay que asustarse, la fuerza vital del organismo está impulsando las toxinas hacia afuera.

En cualquier caso, para disminuir estas molestias, podemos prepararnos previamente con una monodieta de frutas, un esquema alimentario hipotóxico, el drenaje de los emuntorios (pulmones, intestinos, piel, hígado y riñones) con hierbas y nutrientes específicos e incluso con los recursos mencionados más arriba.

Otro recurso habitual es ayunar tan solo ingiriendo espirulina; la espirulina es un súperalimento que nos brinda una gran densidad y diversidad de nutrientes que nos ayudarán a evitar cualquier carencia.

“En primer lugar, hay que recordar que el ayuno es una práctica ancestral del ser humano que favorece el bienestar metabólico y hormonal de la persona y que es respaldado por numerosos estudios de la comunidad científica. Durante su curso, la no ingesta de alimentos no se contrarresta con la degradación proteica, sino con el uso de la reserva de grasas para mantener la energía.”

Pilar Hurtado, médico especializada en medicina integrativa en salud mental.

A continuación compartimos este vídeo del Dr. Karmelo Bizkarra,  director médico del centro de salud ZUHAIZPE, en el que nos habla sobre el ayuno y su poder curativo:

Sea cual sea el enfoque que le demos a nuestra estrategia, hay que poner énfasis en la importancia de consumir abundante agua pura y energéticamente estructurada; esto se logra, además de recurriendo a un buen filtro en nuestro hogar, trasegando el agua que vamos a beber de un vaso a otro al menos siete veces. De esta manera, no sólo brindamos el mejor soporte para la desintoxicación, sino que además estaremos recurriendo a un milenario secreto para vitalizar nuestro organismo.

Pablo de la Iglesia

print