Publicado el

Disminución de las secreciones digestivas y la salud intestinal

Las secreciones digestivas -ácido clorhídrico, enzimas- hacen a nuestra salud intestinal y esta juega un papel central, frecuentemente olvidado, a la hora de prevenir y recuperarse de diversas enfermedades.

Con más frecuencia que la deseable, cuando se trata de enfermedades, tan solo vemos la etiqueta médica y un fármaco para enmascarar los síntomas; sin embargo, detrás de estos encontramos las verdaderas causas de la mayoría de nuestros malestares.

Veamos lo que tiene que decir Cala Cervera en este extracto de su libro Candidiasis, tu amiga del alma (Robin Book); puedes escuchar el audio en el vídeo o leer el artículo más abajo:

El ácido clorhídrico (producido en el estómago) y las enzimas digestivas (producidas por el páncreas e intestino delgado) se encargan de digerir, principalmente, las proteínas, los carbohidratos y las grasas. La incorrecta digestión de este tipo de alimentos puede causar putrefacción y fermentación intestinal. Este fallo en la digestión genera sustancias irritantes para la mucosa intestinal, favoreciendo el desequilibrio de la flora intestinal y el crecimiento de las cándidas.


La falta de acidez estomacal y de enzimas digestivas es común entre personas que abusan del azúcar, refrescos, café, carbohidratos refinados y alcohol. Por otro lado, la falta de nutrientes como vitamina B6 y zinc impide la correcta formación de ácido y de enzimas digestivas. El uso de fármacos como la píldora anticonceptiva, el consumo de té y café, el estrés y los alimentos refinados favorecen la deficiencia de estos dos nutrientes.


Por cierto, la falta de ácido estomacal causa síntomas muy parecidos a los del exceso de ácido. Muchas personas son diagnosticadas con acidez y se les receta antiácidos (que impiden la absorción de ciertos minerales) cuando el problema es todo lo contrario. El hecho de que este tipo de fármacos les resuelva, momentáneamente, el problema, es porque cuando el estómago está bajo en ácido y se le fuerza a bajar todavía más su acidez con un antiácido, las paredes del estómago, para compensar esta situación límite, producen un mínimo de ácido. Esto trae alivio. Sin embargo, es una forma extrema de resolver un problema de salud. Como se dice vulgarmente es como matar moscas a cañonazos.

Más información sobre prevención de la candidiasis crónica y estrategias de salud intestinal
en Candidiasis, esa amiga del alma (Robin Book) de Cala Cervera.


También puedes leer Candidiasis: intoxicación por acetaldehído en esta misma Web

print