Publicado el

Meditación para equilibrar los chakras

El conocimiento de la sicología del alma a través de la exploración de los chakras nos brinda una inmejorable oportunidad para conocer la naturaleza profunda del ser humano y el universo.

Esta técnica sencilla nos puede ayudar a familiarizarnos de manera básica en el arte de equilibrar los chakras.

Puedes repetir solo una vez cada mantra para un ejercicio rápido; también puedes profundizar aumentando las repeticiones a 3, 7, 21 o las veces que tu corazón indique para un trabajo más profundo.

¡Universos de Bendiciones para que cada día vivas mejor!

Pablo de la Iglesia

Publicado el

De parto

“De Parto” analiza los modelos de preparación y atención al parto en diferentes países europeos. A través de cuatro historias personales se exponen las diferentes formas de dar a luz. Parir en casa o el ingreso en el hospital, el papel de las doulas y comadronas y la utilidad de los cursos de preparación al parto son algunos de los temas sobre los que hablan las mujeres embarazadas y los médicos.

Sabemos que la salud hoy por hoy genera muchos debates y hay muchas visiones para llevar adelante los diferentes cuidados que queremos brindarnos; pues para ejercer de manera consciente nuestro derecho a elegir en libertad, es muy importante que conozcamos las opciones. “De parto” propone eso mismo en un tema tan importante para la familia, en especial para quienes planifican tener un hijo.

Publicado el

Dr. Colin Campbell: la proteína de la leche es ¡el CANCERÍGENO MÁS POTENTE QUE EXISTE!

“La caseína de la leche es el carcinógeno más potente que se haya identificado nunca”, afirma el doctor T. Colin Campbell, profesor emérito de Bioquímica Alimentaria en la Universidad de Cornell de Nueva York, asesor científico senior del Instituto Americano para la Investigación del Cáncer y autor de obras mundialmente conocidas como El Estudio de China. Y por si fuera poco añade en cuanto a la carne: “Las proteínas vegetales disminuyen la incidencia de cáncer mientras las animales la aumentan por lo que no pueden superar el 10% de la dieta diaria. Hay que evitar todo producto de origen animal y sustituirlo por una alimentación basada exclusivamente en plantas”.

Y es que según asevera para superar cualquier enfermedad lo más importante -por encima de cualquier tratamiento o medicamento- es la alimentación: “La dieta se puede utilizar para prevenir y revertir el cáncer al igual que se previene y revierte la enfermedad cardíaca. Las probabilidades de mejorar la salud tanto a corto como a largo plazo con la dieta que propongo son tan altas que parece absurdo no usarla”.

El Dr. Colin Campbell se refiere a una dieta exenta de lácteos y aditivos tóxicos, baja en proteínas y grasas y rica en alimentos enteros de origen vegetal que denomina Whole Food Plant-Based (WFPB). “La investigación muestra que cuando se está expuesto a carcinógenos –explica- es la nutrición lo que determina si se desarrolla cáncer o las células cancerosas se eliminan. Y una dieta alta en proteínas animales incrementa la cantidad de sustancias cancerígenas que van a las células”.

 

Fuente: Discovery Salud

Publicado el

Mantener la chispa encendida

Las enzimas son como la chispa que enciende el motor, realmente son una especie de ‘soplo divino’ nutritivo; son moléculas proteicas portadoras de un factor energético que contribuyen a la digestión, a la transformación de los alimentos en nutrientes básicos, a reparar los tejidos, la absorción de oxígeno, la producción de energía, la eliminación de toxinas, la regulación hormonal y una multitud de procesos fisiológicos para los cuales son esenciales y sin su intervención la vida no sería posible.

Actualmente hay alrededor de tres mil enzimas identificadas pero los especialistas especulan que pueden ser más de cincuenta mil. Realmente al tomar consciencia de cosas como esta, me llama poderosamente la atención como muchos profesionales e investigadores en el campo de la salud hablan de los hechos conocidos como si se acercaran a un escenario definitivo, ¡cuando en realidad está todo por descubrirse!

Siempre insisto, la prudencia y una selección lo más natural posible de los alimentos, son nuestros mejores consejeros. Lo que si sabemos en este punto es que las enzimas son sensibles al calor y cuando la cocción se eleva por encima de los 42ºC, empiezan a perder su funcionalidad.

Razón por la cual, desde las diferentes escuelas de la medicina natural, insistimos en la importancia de asegurarnos una buena carga de frutas y verduras crudas, semillas germinadas o activadas y alimentos naturalmente fermentados. En el caso de las frutas y verduras, hay un amplio consenso que -por lo menos-, los alimentos crudos deben constituir el 50% de nuestra ingesta total. Esto no es tan complicado de conseguir si comenzamos el día desayunando frutas y -de acuerdo a la norma higienista no la mezclamos con otro alimento- esperamos al menos media hora para consumir otra cosa; luego, en el almuerzo y la cena incorporamos una buena ración de ensalada que represente una generosa porción del global; y finalmente en las meriendas y tentempies incorporamos frutos secos previamente activados o alguna bebida vegetal elaborada con ellos -leche de almendras, sésamo, nueces…-.

Realmente hasta el más acérrimo consumidor de la dieta típica occidental, sentirá satisfacción si sigue este patrón y, como mínimo, incorporará más alimentos saludables y comida de verdad restando protagonismo a otras opciones refinadas e industrializadas que tienen muchos aditivos como colorantes, conservantes o edulcorantes y pocas vitaminas, minerales y enzimas que tanto bien nos hacen.

Pablo de la Iglesia