Publicado el

Magnesio, regulador de la presión arterial

Magnesio, regulador de la presión arterial

Una nueva investigación identifica al magnesio como una alternativa inocua para controlar la hipertensión.

Con ligeras variaciones estadísticas, aproximadamente la tercera parte de las personas adultas que viven en países desarrollados con alimentación basada en ultraprocesados  tiene presión arterial y aproximadamente la mitad no recibe ningún control; en el mundo mueren 10.000.000 de personas anualmente por su causa.

La presión arterial elevada aumenta el riesgo de dos de las principales causas de muerte en la actualidad: enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular; es importante señalar que hay una abrumadora evidencia que en la amplísima mayoría de los casos esta es una enfermedad que se puede prevenir y controlar con hábitos saludables; es decir, por acción u omisión, generalmente es un padecimiento derivado de nuestras elecciones vinculadas al estilo de vida.

Ha sido llamada como la “asesina silenciosa“ porque no presenta síntomas claros que adviertan su manifestación, sin embargo es una enfermedad frecuente y peligrosa que puede detectarse fácilmente con una medición frecuente con un simple tensiómetro.

En lo que respecta a la presión arterial, cuanto más baja, mejor. El límite de 140/90 que probablemente hayas oído más de una vez es arbitrario. Incluso quienes empiezan con unos niveles de 120/80 pueden beneficiarse de una reducción de la presión arterial. Es probable que tu médico se quede contento con niveles de 120/80, pero los estudios indican que la presión arterial ideal, es decir, la que no se beneficiaría de una reducción, podría ser 110/70.

Dr. Michael Greger

Nuevos datos

Un meta-análisis realizado por la Iniciativa de Investigación Estratégica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana, ha observado resultados positivos que muestran una asociación entre una ingesta diaria de magnesio y una reducción de la presión arterial cuando esta está elevada.

Además, para mayor beneficio, ya se ha demostrado previamente y sin lugar a dudas que los niveles adecuados de magnesio en la dieta y/o su suplementación contribuyen a estabilizar el sistema nervioso y muscular, mantener un latido del corazón regular, una inmunidad robusta, una estructura ósea sólida, proteger de la diabetes o mejorar el rendimiento deportivo; demasiados puntos a favor para un nutriente cuya complementación únicamente debe ser cuidadosamente evaluada cuando se padece insuficiencia renal.

Suplementos de magnesio contra la hipertensión

La investigación incluye datos de 34 ensayos clínicos con un total de 2.028 participantes y ha sido publicada en la revista Hypertension de la American Heart Association (AHA) en el 2016,

Los investigadores observaron que los participantes que tomaban una media de 368 mg de magnesio al día durante un promedio de 3 meses registraron una disminución de la presión arterial sistólica de 2,00 mmHg y una disminución de la presión arterial diastólica de 1,78 mm Hg; también observaron que los pacientes que tenían una ingesta de 300 mg de magnesio por día habían elevado los niveles de magnesio en la sangre y reducido la presión arterial en el plazo de un mes.

 

«Con su relativa seguridad y bajo coste, los suplementos de magnesio podrían ser considerados como opción para disminuir la presión arterial en personas de alto riesgo o en pacientes con hipertensión.»

Yiqing Song, M. D., Sc.D.,
Universidad de Indiana, Indianapolis.

Los niveles elevados de magnesio en sangre se asociaron a una mejora en el flujo sanguíneo, lo que ha sido considerado como un factor relacionado con la presión arterial baja.

¿Alimentos o complementos?

Es muy difícil adquirir los niveles adecuados de magnesio a través de la dieta, sobre todo en quienes consumen pocos vegetales o siguen dietas desequilibradas basadas en alimentos ultraprocesados y con alta ingesta de alcohol; del mismo modo le ocurre a quienes padecen problemas de absorción intestinal como el intestino permeable o los deportistas que no hacen foco e la alimentación.

Sin embargo la portavoz de AHA, Penny Kris-Etherton, Ph.D., Profesora de Nutrición de la Universidad de Pensilvania, ha manifestado una posición que interpreta de manera diferente los resultados: «Este estudio pone de relieve la importancia de consumir una dieta saludable que proporcione la cantidad recomendada de magnesio como una estrategia para ayudar a controlar la presión arterial.»; añadiendo que «Es importante destacar que esta cantidad de magnesio (368 mg / día) se puede obtener a partir de una dieta saludable que vaya acorde con las recomendaciones dietéticas de la AHA.»

Es verdad, podemos cubrir las necesidades mínimas de magnesio con la dieta, pero el riesgo de no hacerlo es muy alto; ni hablar si llevamos el debate a la búsqueda de cantidades óptimas. En cambio, un sencillo y económico suplemento de magnesio aporta enormes beneficios de forma inocua que van más allá de su papel regulador de la presión arterial; entre ellos mencionemos la integridad cardiovascular, la síntesis proteica, la salud intestinal, el rendimiento físico, la salud mental, entre otros. Recomiendo leer más sobre el tema en nuestro artículo Beneficios del Magnesio.

Yiqing Song, líder del estudio, ha señalado: «De acuerdo con estudios anteriores, nuestra evidencia sugiere que el efecto antihipertensivo del magnesio podría ser sólo es eficaz en personas con deficiencia o insuficiencia de magnesio»; observo que la mayoría de nosotros no recurrimos habitualmente a un análisis bioquímico de los niveles de cada nutriente, pues en general resulta más simple recurrir a una estrategia eficaz, económica e inocua como un complemento nutricional. Lo cual se aplica rigurosamente al uso suplementario de magnesio.

Pablo de la Iglesia

print