Publicado el

Lácteos y diabetes insulinoependiente

Lácteos y diabetes insulinodependiente

Uno de los inconvenientes para la salud asociado a los lácteos, al menos en su consumo excesivo e industrializado, es la diabetes insulinodependiente que suele comenzar a temprana edad.

Ya en la década del 90 los investigadores observaron que algunas proteínas de los lácteos estimulan la producción de anticuerpos que destruyen las células pancreáticas productoras de insulina; estos anticuerpos podían estar presentes en niños no diagnosticados de la enfermedad pero en mucho menor medida.

Como lo he señalado tantas veces, los lácteos pueden evitarse sin ningún riesgo y muchos beneficios para la salud. Justamente donde más énfasis deberíamos poner en suprimirlos, o al menos llevar a mínimos ocasionales de consumo, es en los niños.

El Dr. Mark Hyman, autor de The Blood Sugar Solution (La solución al azúcar en la sangre), afirmó:

 Normalmente aconsejo a la mayoría de mis pacientes que eviten completamente los productos lácteos … Desde el punto de vista evolutivo, la leche es un alimento extraño para los seres humanos. Hasta hace 10.000 años no domesticamos animales y no logramos beber leche … La mayoría de los seres humanos dejan naturalmente de producir cantidades significativas de lactasa – la enzima necesaria para metabolizar la lactosa, el azúcar en la leche – en algún momento entre las edades de dos y cinco.

Como contrapartida, tenemos organizaciones como la Asociación Americana de Diabetes (American Diabetes Association – ADA) y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) afirman que la leche es saludable para diabéticos.

La ADA recomienda consumir diariamente entre dos y tres porciones de leche baja en grasa u otros lácteos derivados como el queso y yogur. Por otra parte el USDA, en la misma línea, recomienda tres tazas al día de leche  o derivados para las personas de nueve años de edad o más.

Y así, podríamos enumerar fuentes independientes y oficiales, claramente contradictorias.

Mi punto de vista es que la leche ni sus derivados constituyen un alimento esencial; quien quiera evitarlos, no tendrá inconvenientes de ningún tipo para alcanzar una alimentación equilibrada.

Definitivamente, las recomendaciones oficiales son exageradas y una tercera parte del consumo sugerido sería razonable. Mi postura es que cantidades pequeñas de lácteos fermentados o quesos duros podrían llegar a ser aceptables en determinados contextos, siempre y cuando sean de pastoreo, agroecológicos y preferentemente sin pasteurizar y homogeneizar; evitaría los lácteos industrializados en cualquier escenario.

En caso de una diabetes, una enfermedad autoinmune o un cáncer, suprimirlos un tiempo para desintoxicar y restaurar un funcionamiento óptimo de la inmunidad, definitivamente es una opción muy recomendable.

Tengamos en cuenta que la Diabetes Tipo I es una enfermedad con un fuerte componente autoinmune, y el secreto no pasa por sumar o restar carbohidratos en lo que a lácteos refiere, sino en su capacidad para obstaculizar el funcionamiento inmunológico y/o crear escenarios alérgicos por la lactosa.

Alternativas a la leche

¿Una alternativa saludable a los lácteos y de valor para la prevención de la diabetes o como parte del programa nutricional si ya se la padece? ¡La leche de almendras! Tiene menos calorías, nada de colesterol o grasas saturadas, es una excelente fuente de calcio, vitaminas D y E, ácidos grasos esenciales, enzimas y mucho más.

Ahí les dejo una receta de Leche de Almendras Activadas para niños de hasta ciento siete años de edad:

Ingredientes (1 porción):

* Almendras, 20 unidades
* Agua fría, 1 vaso
* Stevia, 5 gotas

Procedimiento:

* Lavar las almendras y dejarlas activarse en el agua durante doce horas.
* Pelarlas y licualas junto a la stevia.
* Se puede colar o tomar todo que es más nutritivo.
* Tratar de no calentarla mucho porque si no se pierde gran parte de sus nutrientes.

Ten presente que si deseas darle más cremosidad a esta o cualquier leche vegetal, puedes agregarle aceite de coco, lecitina, aceite de sésamo o cualquier otro lípido saludable que enriquezca la preparación.

Y para que nos inspiremos a crear muchas variedades de leches vegetales sanas, nutritivas y deliciosas, te dejo un inspirador vídeo:

👉 Comprar BOLSA PARA LECHES VEGETALES

Con frecuencia, cuando desafío a mis seguidores en Facebook diciéndoles que la DIABETES SE PUEDE CURAR, muchos de los que la padecen reaccionan al primer impulso y me responden textuales como los siguientes:

***
“Si usted conoce la cura a la diabetes , porque no ha recibido un Nobel ?? Conozco mamas y papas luchando a diario por sus niños , buscando todo tipo de ayuda estaría bueno comenzar a brindarla…”

“La diabetes no se cura hay que tomar los remedio y cuidarse con lo que comemos y lo tenes controlada pero es puro chamuyo que te curas.”

Y alguien remata: “!!!!es verdad no se cura!!!!”
***

Me apena que sean tantos los que acepten las limitaciones impuestas sin chistar. Me apena que muchos presuman la mentira en lugar de al menos abrirse a la oportunidad de averiguarlo o, mejor aún, de intentarlo. Me apena que haya tantos robots programados para comer, defecar, dormir, vacunarse, hacerse la mamografía, tomar las pastillas azules y morir en vida mientras les llega la carroza.

Pero me alegra mucho más saber que hay personas como tú, que has tomado la pastilla roja y estás dispuesto a ver sin prejuicios, aceptar la realidad como es y enfrentar el desafío con tus mejores recursos para que este tránsito sea de puro crecimiento.

El resultado no está garantizado, lo que le da sentido a la vida es ponerse a andar.

Puedes encontrar valiosa información para ponerte andar en el libro que escribiéramos junto al chef Pablo Martín: Detené la diabetes (Grijalbo). La diabetes tipo II puede curarse en muchos casos y mejorar siempre, mientras que la diabetes tipo I puede mejorar y gestionarse mucho mejor, sin descartar nunca la esperanza realista de curarla.

México 👉 http://bit.ly/2fsbCK5 (eBook)
Amazon 👉 http://amzn.to/2fJfA0v (kindle)

¡Qué vivas cada día mejor!

Pablo de la Iglesia

Print