Publicado el

Frutarianismo, una variante del veganismo

No es mi intención promover una escuela de salud natural, sino más bien mostrar que hay opciones y que todos tenemos el desafío de encontrar nuestro propio camino, aquel que nos vuelve íntegros, felices y plenos.

Si buscamos entre los grandes atletas, encontraremos todo tipo de dietas exóticas. Por ejemplo, el nadador estadounidense Michael Phelps ha gando más medallas olímpicas que nadie y nos resultaría difícil entender como lo ha hecho: consume más de 8000 calorías por día. Y gran parte proviene de McDonald’s. ¡No te lo recomendaría jamás!

El atleta jamaiquino Usain Bolt, el más rápido de todos los tiempos, come batatas, batatas y más batatas, en todo tipo de preparaciones como estofados, sopas y pasteles; esta es su opción porque las batatas tienen altas cantidades de alcaloides y esteroides naturales que mejoran su rendimiento.¡Aquí me gusta más! Creo que puede ser un buen aprendizaje para atletas aficcionados y profesionales que buscan mejorar el rendimiento a través de una dieta equilibrada.

O el caso del maratonista Michael Arnstein que ha optado por un estilo de vida completamente frugívoro y en Estados Unidos es apodado “the fruitarian” pues se alimenta con frutas.

 

Entiendo que la mayoría de mis lectores esta no será una opción de vida pero sin duda podemos extraer una lección que podemos llevar a la práctica de manera ocasional durante uno o varios días para darle reposo fisiológico a nuestro organismo o desintoxicar nuestros tejidos con una monodieta de frutas.

Sobre el valor nutricional de las frutas, también puedes leer el siguiente artículo:

Frutas, ¡perfectas por naturaleza! / Más info: aquí

Pablo de la Iglesia

print