Publicado el

La importancia de un buen descanso

Durante el descanso nuestro metabolismo puede eliminar con más eficiencia las toxinas que genera durante la vigilia.

La importancia de un buen descanso, para el médico vasco, Eneko Landaburu, implica una suerte de reseteo celular:

Nuestras células se limpian solas durante el descanso. / Eneko Landaburu

Las células de nuestro organismo trabajan y trabajan sin parar.

Oxigenan y nutren los tejidos.

Los limpian y eliminan las sustancias tóxicas.

La cantidad y la calidad de trabajo que tengan es dependiente en forma determinante de nuestro estilo de vida.

Si incorporamos permanentemente diferentes estresores, nuestras células acabarán agotadas y enfermas.

También es importante comprender que durante la vigilia y la actividad nuestro metabolismo incorpora y genera toxinas. Durante el descanso las elimina. ¡De aquí la importancia de una buena calidad de sueño!

Y Eneko Landaburu, en su libro ¡Cuídate compa! agrega:

Después del descanso nocturno, nuestras células están más limpias que antes de acostarnos. Cuando el descanso no es suficiente en relación al esfuerzo realizado, la célula no tiene la oportunidad de sacar todos los residuos, y se intoxican. Su actividad se ve entorpecida y se va deteriorando antes de tiempo. Sin descanso, no es posible la actividad.

Descansando a tiempo hago más y mejor trabajo. El cuerpo saca sus fuerzas:

– del oxigeno del aire,
– de los alimentos,
– pero sobre todo del descanso.

Cuando se trata de cuidar de tu salud y bienestar, el sueño es casi siempre parte de la respuesta.


Dormir lo suficiente y procurar un descanso de buena calidad contribuye a que tu sistema inmunológico siga funcionando al máximo para combatir infecciones como las causadas por el coronavirus, la gripe, una neumonía, etc. De hecho, hay aspectos de la respuesta inmune del cuerpo o de su reparación general, que ocurren solo durante el sueño.


Los científicos saben que el sueño también es una de las principales formas en que podemos ayudar a mantener el estrés bajo control, ya que la privación del sueño puede hacernos más sensibles a los efectos del estrés, colocándonos en estados de sensibilidad desproporcionada.

Finalmente, el cerebro necesita dormir para funcionar; sin un buen descanso, serás menos paciente y concentrado, tomarás malas decisiones y estarás más malhumorado, irritable y emocional.

Calidad de sueño para mejorar nuestra inmunidad

La higiene del sueño también es un valor esencial para mantener una buena respuesta inmunológica que nos proteja de todo tipo de infecciones.

Aunque las necesidades pueden variar entre diferentes individuos, la generalidad requiere de siete a ocho horas buen descanso nocturno y una pequeña siesta por la tarde para que su inmunidad se desempeñe de manera óptima.

Tener una o dos malas noches no nos hará mayor daño, sin embargo, si nuestra calidad de descanso no es buena durante unos cuantos días o de forma crónica, sin lugar a dudas nuestra inmunidad natural perderá su capacidad para funcionar adecuadamente y protegernos de todo tipo de infecciones y procesos degenerativos como el cáncer y las enfermedades autoinmunes.

La privación o falta de sueño aumenta los niveles de una citocina proinflamatoria conocida como CXCL9 y que predispone a un mayor daño oxidativo, que a su vez agrava la crisis inflamatoria que necesariamente alimenta el fuego para el desarrollo de enfermedades infecciosas, autoinmunes y alergias.

Esenciales para un buen descanso

Hay algunas pautas sencillas que podemos seguir para asegurarnos una calidad de sueño consistente y que con frecuencia resultan suficientes para nuestro propósito:

  • Acostarse y levantarse a la misma hora todos los días.
  • Mantener la habitación oscura.
  • Antes de acostarse, apagar las pantallas electrónicas que emiten luz azul y campos electromagnéticos (teléfonos, computadoras y televisores).
  • Durante el día, ventilar bien la habitación.

Plantas medicinales para apoyar el descanso

Si la calidad de sueño para un buen descanso llega naturalmente, maravilloso.

Estemos agradecidos y cultivemos el hábito de darnos el tiempo y los espacios para hacerlo adecuadamente por la noche y una pequeña siesta por la tarde.

Si no llega fácilmente, la meditación y las hierbas medicinales como la valeriana, el tilo o la pasiflora pueden ser de gran utilidad; incluso la melatonina es sumamente eficaz en los casos más difíciles.

Para sumar más recursos que te ayuden a tener un buen descanso, también puedes leer los siguientes artículos:

¡Que vivas cada día mejor!

Pablo de la Iglesia

Print