Publicado el

Minerales aliados de tu corazón

Minerales aliados de tu corazón

Hoy quiero hablarte de tres minerales que constituyen una ayuda ejecutiva para la salud cardiovascular y que no pueden faltar en cualquier estrategia que nos brinde una cobertura de protección en un mundo donde este tipo de enfermedades se cobra más vidas que cualquier otra; del mismo modo, constituyen amigos infaltables de aquellos que, ¡a todo corazón!, buscan mejorar su rendimiento competitivo en los deportes.

Magnesio

El magnesio podría evitar por sí solo muchas de las intervenciones quirúrgicas o farmacológicas en el campo de la cardiología. ¡Esto lo digo sin lugar a dudas!

Su presencia ha disminuido muchísimo en los alimentos y está prácticamente ausente en la comida chatarra ultraprocesada que se ha instalado en las mesas de la mayoría de los hogares; se ha calculado que aproximadamente el 80% de las personas en EE UU lo consume por debajo de las necesidades.

El magnesio, que tiene muchas funciones en el organismo, es considerado el mineral más importante para el corazón y hoy en día nuestro cuerpo lo demanda más que nunca para desintoxicarse del smog, los agrotóxicos y otras toxinas.

Invito al lector a que haga un pequeño experimento: pregúntele a cada persona con una afección cardiovascular si su médico le prescribió magnesio en tratamiento prolongado. ¡Seguramente se encontrará con que en la mayoría de los casos no es así!

En principio, salvo alguna excepción puntual, todos los cardiópatas se benefician con un suplemento de alguna forma de magnesio.

¿Qué puede hacer el magnesio por una persona con trastornos cardíacos?

Beneficios del Magnesio

¡Y todo esto por muy poco dinero y con un montón de efectos secundarios beneficiosos para la salud integral!

Alimentos ricos en magnesio

Entre los alimentos ricos en magnesio destacamos los granos integrales -maíz blanco, arroz, quinoa, mijo-, los frutos secos -en especial anacardos, pistachos y cacahuetes-, semillas -principalmente sésamo, sandía, lino o calabaza-, cacao, verduras de hojas verdes, cilantro, higos secos y cítricos.

Sugerencia para complementos

La dosis más habitual y segura suele ser de 400 mg, aunque el especialista puede sugerir elevarla a 800 o 1000 mg hasta obtener resultados.

La forma menos eficiente de elevar su presencia en el suero sanguíneo es el óxido de magnesio, la cual suele ser una forma muy común en complementos baratos; si no hay otra opción, igual es útil para este fin.

Otras formas más eficientes, son orotato de magnesio, gluconato de magnesio y aspartato de magnesio.

Mi forma preferida, por su relación costo beneficio, es el cloruro de magnesio. Viene en comprimidos, que se tomarán de acuerdo a la sugerencia del fabricante según su potencia.

O en forma de sales que se preparan a razón de 33 gr por litro de agua en una botella de vidrio; luego, se bebe una taza de café en ayunas, pudiéndose sumar otra toma antes del almuerzo en adultos. Es importante agitar el líquido antes de servir.

Es normal que durante los primeros días se manifieste una mayor motilidad intestinal e incluso alguna diarrea ligera, que puede aliviarse reduciendo la dosis o suspendiéndola un día.

La única contraindicación que tiene el magnesio en el rango de dosis segura es la insuficiencia renal.

En estos casos, y en cualquier otro, se puede recurrir a un baño de Sales de Epsom o sulfato de magnesio y el cuerpo asimilará la cantidad que necesite.

Si deseas saber más sobre este tema, puedes leer Beneficios del magnesio.

Cromo

Los desequilibrios de la glucosa y la insulina, así como el sobrepeso, suman factores de riesgo cardiovascular; en ambos casos, en especial cuando se combina con actividad física, un complemento de cromo contribuye a reducir su impacto.

La deficiencia de cromo se ha asociado con una mayor probabilidad de riesgos cardíacos, tanto por las razones enunciadas como por su capacidad coadyuvante para regular los niveles de colesterol.

Otro punto importante, es que más de la mitad de los casos de hipertensión arterial se han asociado a hiperinsulinemia y resistencia a la insulina, donde también el cromo es de utilidad.

Alimentos ricos en cromo

Probablemente el súper alimento más rico en cromo sea la levadura de cerveza dietética, de la cual podemos incorporar el consumo de una o dos cucharadas soperas al día junto con ensaladas, zumos o batidos.

Otros alimentos con aporte notable son carne, pollo, hígado, huevos y ostras, citando los de origen animal; en este caso debemos procurar que no sean provenientes de producciones industriales intensivas como feedlots o piscifactorías, sino de animales de pastoreo o recursos marinos silvestres.

El brócoli y el germen de trigo son dos valiosas fuentes vegetales.

Sugerencia para complementos

Los complementos de picolinato y polinicotinato de cromo han demostrado ser seguros en dosis de 200 mcg; un profesional de la salud puede recomendar una mega dosis de hasta 1.000 mcg.

Selenio

Se ha encontrado que las personas con niveles bajos de selenio tienen un riesgo 70% mayor de padecer coronariopatías.

El selenio protege al corazón tanto por su fuerte actividad antioxidante como por su capacidad para restringir la carga de metales pesados en el organismo, los cuales también son altamente dañinos para el tejido cardiaco.

Alimentos ricos en selenio

La presencia de selenio en los alimentos dependerá de la riqueza de los suelos. Entre los que más contenido tienen citamos carnes rojas y pescado, hortalizas, nueces de Brasil, piñones, huevos, ajo, champiñón o levadura de cerveza.

Sugerencias para complementos

Entre los complementos más utilizados están la seleniometionina y el seleniato de sodio, los cuales son seguros a dosis de 100 mcg, adecuada para proteger el corazón.

En el corto plazo, se han utilizado dosis de hasta 1.000 mcg, en especial para neutralizar metales pesados y no ha habido complicaciones por toxicidad; pero esta dosis no debería sostenerse mucho tiempo. En cualquier caso, si necesitamos extraer metales pesados del organismo, podemos combinar dosis más seguras de selenio con zeolita, alimentos con ácido fítico o chlorella y esta sinergia será aún más profunda y eficaz.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Beneficios del magnesio

Beneficios del Magnesio

Beneficios del magnesio

Los beneficios del magnesio han de ser muy bien considerados en un programa de salud hoy día; potencialmente hay muchos alimentos con magnesio, pero dada la degradación de los suelos, su presencia en ellos se ha vuelto pobre.

Se trata de un mineral esencial para el ser humano que debemos incorporar a diario y en forma suficiente. Debido a nuestro estilo de vida estresante, necesitamos mayores cantidades que las que demandaban nuestros abuelos; como contrapartida, debido a los métodos de producción de alimentos, nuestra dieta lo aporta en cantidades insuficientes actualmente. Por ejemplo, el 90% de los estadounidenses son deficientes en magnesio. En Francia, una mujer cada cuatro y un hombre cada 6.

Pan, su caída a los infiernos ultraprocesados

Antes de la refinación, el pan era uno de los alimentos cotidianos más ricos en magnesio; junto con la sal, eran símbolo de la hospitalidad.

Lamentablemente, la refinación destruyó el valor de ambos; en consecuencia, hoy se ha multiplicado su capacidad de daño en la presentación como ultraprocesados ricos en azúcares simples y grasas malas. La refinación del trigo y su presentación como harina blanca, lo ha convertido en un alimento excedido en calorías y pobre en nutrientes; a esto debemos sumarle una mayor concentración de gluten, lo cual acarrea más problemas. La presencia y los beneficios del magnesio han quedado muy reducidos mientras que los aditivos tóxicos se han multiplicado.

La harina -como el azúcar y la sal- se refina por una cuestión de conveniencia comercial: que tenga mayor duración. Los ácidos grasos presentes en la harina integral se enrancian, la refinada dura años; así tampoco es atractiva para los gorgojos y otros bichitos que se alimentan de los cereales. ¡Y como no, si es una porquería que solo toleran los humanos!

Así fue como el pan, símbolo bíblico del alimento por excelencia, se fue degradando en términos nutritivos; no solo ha perdido los beneficios del magnesio, también fibra, vitamina E, ácidos grasos esenciales, etc. Sumemos la concentración de gluten, los aditivos y los menúes cada vez más ultraprocesados: el desastre está en la mesa.

Poco magnesio en los alimentos

El médico francés Pedro Delbet señaló otra causa por la cual la alimentación actual es más pobre en magnesio:

«La primera es el refinamiento de la sal. Antes se usaba en la mesa y en la cocina la sal gruesa y gris, es decir, la sal sin especial refinamiento. En tiempo húmedo se licuaba, en tiempo seco y caluroso se convertía en masa un poco dura. Esta delicuescencia de la sal se debía a la presencia del cloruro de magnesio.»

«El análisis de dicha sal gruesa y gris mostró que contenía por kilogramo 1.7 gramos de magnesio. Para evitar la incomodidad que representa el humedecimiento de la sal, se comenzó a eliminar una gran parte del cloruro magnésico, de suerte que ahora la sal refinada sólo contiene de 0.35 a 0.45 gramos de magnesio, en vez de 1,7 que tenía antes, o sea una cuarta parte. De sólo este hecho resulta que la ración magnesiana ha disminuido unos 50 gramos cada año por persona.»

Síntomas de carencia de magnesio

Entre las llamadas de atención que avisan posible carencia de magnesio, encontramos:

  • Fatiga.
  • Calambres.
  • Energía baja.
  • Dificultad para dormir.
  • Síndrome premenstrual y desequilibrios hormonales.
  • Dolores de cabeza.
  • Ansiedad.

La suplementación de este mineral tiene como única contraindicación los casos de insuficiencia renal; entonces, considerando esto, la suplementación rápidamente nos brindará los beneficios del magnesio ante algunos de estos síntomas. Por supuesto, la visita a un profesional de la salud es muy importante, especialmente si persisten.

Funciones del magnesio

Su presencia en nuestro cuerpo es relativamente elevada: aproximadamente 25 grs. El 70% está en en los huesos, el 29% en los tejidos blandos y el 1% en los líquidos orgánicos. Su reposición diaria es esencial para la salud general y el bienestar.

Entre las funciones del magnesio destacamos las siguientes:

  • Contracción y relajación muscular.

  • Funcionamiento de ciertas enzimas en el organismo.

  • Producción y transporte de energía.

  • Metabolismo de las proteínas.

  • Crecimiento y mantenimiento del tejido óseo, nervioso y muscular.

  • Neutralización del exceso de acidez estomacal.

  • Regularización del intestino.

  • Protección del sistema cardiovascular.

Es considerado el mineral anti estrés por excelencia; ayuda a prevenir ansiedad, fobias, tics, depresión, facilita un buen descanso, relaja los músculos y el sistema nervioso. Resaltemos su importancia para descontracturar los músculos y prevenir los calambres; los niveles bajos de magnesio favorecen la acumulación de ácido láctico causando rigidez y dolor.

Mejor rendimiento deportivo

Entre los beneficios del magnesio, su aporte suficiente favorece un mejor rendimiento deportivo. ¡Los atletas que no vigilan sus niveles de magnesio están dando ventaja! Mucha ventaja.

Ana María Lajusticia es una bioquímica española que ha dedicado su vida al estudio de este mineral, es una voz autorizada; llama la atención sobre el punto señalando una evidencia importante:

”¿Quiénes son los atletas que ganan las competiciones de fondo? Los etíopes y kenyatas, estos son los que viven en el Rift, en la herida de África, que está formada por cadenas de volcanes que durante siglos vomitaron cenizas que constituyen sus suelos y también el limo que arrastra el Nilo azul que hace que las tierras de Egipto bañadas por el mismo, sean las más fértiles del mundo. Y ese hecho, precisamente eso, es lo que hace que los suelos de esa zona al ser cenizas muy abundantes en magnesio ofrezcan a esos pueblos alimentos muy ricos en este elemento; también sabemos que éste se encuentra sobre todo en las semillas, que son un alimento básico de las etnias que baten todos los récords en las competiciones más duras.”

Propiedades del magnesio contra la diabetes

Un dato de gran interés para los diabéticos es que su administración suficiente favorece la producción de insulina.

Es una gran noticia para este colectivo que suele ver rápidos beneficios cuando se administra suficientemente. Además, entre las propiedades del magnesio, contamos con la protección de los sistemas nervioso y cardiovascular, habitualmente muy afectados por la diabetes.

El magnesio ayuda a evitar la acumulación de azúcar e insulina en la sangre; cuando esto ocurre se producen daños en los tejidos de los sistemas nervioso y cardiovascular, causando disfunciones en la vista, las arterias, etc.

Si eres diabético, ¡no te prives de los beneficios del magnesio! Una de las primeras opciones a considerar después de una alimentación saludable y específica; en este punto cuentas con la guía del libro Detené la Diabetes (Grijalbo).

Síntesis proteica

Ana María Lajusticia también señala que:

“el magnesio es IMPRESCINDIBLE en la síntesis de proteínas y por lo tanto en la formación del colágeno de los huesos, cartílagos, tendones y ligamentos. Se necesita para la formación del ARN mensajero, en tres pasos más de la formación del enlace peptídico y en la estabilidad de los ribosomas, que son los corpúsculos en los que se forman la cadenas proteicas. Es decir, en cinco pasos y viene la pregunta: ¿Quiénes están formando más proteínas los jóvenes o los adultos? No hace falta saber mucho, para decir que son los jóvenes en situaciones de crecimiento rápido, las necesidades de magnesio se triplicanátiles eso también es lo que nos dice nuestro sentido común cuando entramos en el papel que juega este elemento en nuestro organismo.”

Otras propiedades

Un dato muy importante, ahora que se enfatiza tanto la necesidad de evitar la acidificación de los tejidos, es que el magnesio ayuda a restaurar el pH del organismo por sus propiedades alcalinas.

Otro punto a tener muy en cuenta es el Magnesio durante el embarazo y para cuidar la salud ósea.

Alimentos con magnesio

Les dejo una referencia para que tengan presente los alimentos con magnesio; los valores están expresados en mg/100gr:

Dátiles: 585

Semillas de girasol: 387

Semillas de zapallo: 262

Almendras sin cáscara: 258

Avellana sin cáscara: 258

Caracoles: 250

Germen de trigo: 250

Levadura de cerveza: 230

Perejil: 200

Cacao: 191

Mani sin cáscara: 174

Garbanzos: 160

Porotos blancos, pintas: 160

Pistachos: 158

Trigo, grano entero: 147

Harina integral: 140

Nueces sin cáscara: 140

Calamares y similares: 139

Castañas secas: 138

Piñones sin cáscara: 132

Arroz integral: 106

Camarones: 96

Higos secos: 86

Espinaca: 60

Pan integral: 91

Arvejas frescas: 50

Una regla de oro: primero los buenos alimentos y después los complementos. ¡Qué para eso son complementos!

Necesidades diarias

Para orientarnos, la dosis diaria recomendada de magnesio ronda entre los 300 y 350 mg/día para los hombres, 280 mg/día para las mujeres y entre 320 a 350 mg/día para las embarazadas. Sin embargo los especialistas independientes sostienen que las necesidades diarias se ajustan mejor a una dosis de 600 a 900 miligramos y se absorbe en el intestino delgado; esta absorción es bastante incompleta y representa solo alrededor de un tercio de magnesio que tomamos.

Es importante reconocer la diferencia entre aportar las necesidades mínimas y obtener lo suficiente para aprovechar todos los beneficios del magnesio. Nosotros podemos ocuparnos del primer punto con buenos alimentos ricos en magnesio y dosis habituales de complementos; un especialista nos guiará mejor si tenemos necesidades especiales.

Complementos de magnesio

Beneficios del magnesio marinoLa sal de magnesio más utilizada como complemento nutricional es el cloruro de magnesio, aunque también se aconseja el sulfato o el carbonato de magnesio con mucha frecuencia; todas están disponibles en farmacias y dietéticas en presentaciones de venta libre, aunque, para su mejor aprovechamiento, es conveniente seguir el consejo personalizado de un especialista en el tema.

El cloruro de magnesio se prepara a razón de 33 gramos por litro de agua y se almacena en una botella de vidrio; habitualmente se toma un pocillo de café en ayunas, eventualmente otro antes del almuerzo. Para mayores cantidades, consultar con un profesional.

Otra opción para incorporar las propiedades del magnesio es a través de un baño de inmersión; las sales de sulfato de magnesio, más conocidas como sales de Epsom, son ideales para este propósito. Lo habitual es darse un baño de magnesio 2 o 3 veces por semana. El agua debe estar tan caliente como puedas aguantarla y colocaremos entre una y dos tazas de sales de sulfato de magnesio (eventualmente también son de utilidad para este propósito las de cloruro de magnesio); el tiempo para permanecer en el baño es aquel con el que te sientas a gusto en un rango de 10 a 40 minutos.

Allí donde esté disponible, el magnesio marino es una presentación muy valiosa. El mismo se extrae y se concentra a partir del agua de mar y se presenta bajo sus diferentes formas naturales: óxido, hidróxido, sulfato y cloruro, permitiendo una asimilación óptima.

¡No te prives de los beneficios del magnesio! Uno de los nutrientes más accesibles y que pueden marcar una gran diferencia en la vida de la mayoría de nosotros.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Estimula tu inmunidad natural

Estimula tu inmunidad natural

Estimula tu inmunidad natural. ¡En cualquier escenario!

Siempre, estimula tu inmunidad natural. Ya sea para prevenir o tratar una infección por virus o bacterias. No importa si estás siguiendo un tratamiento farmacológico o no.

Lo importante es fortalecer tus defensas y no dejarte arrastrar por el miedo; luego haz lo que quieras.

¡Qué no te infecte el miedo!

No importa cuantas veces ocurra, el miedo se ha vuelto la respuesta colectiva habitual con cada bacteria o virus que aparece como una amenaza.

Y los que saben aprovecharlo tienen claro que el miedo es una eficaz herramienta de manipulación; manipulación que es un punto de apoyo para excelentes campañas de marketing.

En lugar de gastar tus energías dándole identidad al miedo, mi propuesta es simple: estimula tu inmunidad natural.

En fin, no me voy a detener a rezongar viendo como los corderos van felices y agradecidos al matadero. Después de todo parece que nuestra sociedad, tal como está planteada, se alimenta de eso: enfermedad, sufrimiento innecesario y muerte anticipada.

¡No exagero! Nada más mirar las principales causas de muerte: enfermedades del corazón, cáncer y diabetes. Enfermedades creadas y estimuladas por nuestros hábitos y elecciones; todas se pueden prevenir en torno al 90%, según la propia OMS.

En el caso de la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, comiendo sano y limpio. Lo mismo ocurre en el cáncer, aunque además aquí es importante fortalecer tus defensas sistemáticamente.

En cambio, las enfermedades infecciosas son usadas para meter mucho más miedo y sacar dinero aún con incidencias menores. ¡También se pueden prevenir! ¿Cómo? ¡Fortalecer tus defensas!

Preguntas necesarias para ovejas blancas

Simplemente voy a plantear algunas preguntas que tampoco son necesarias para quienes ya nos graduamos de “ovejas negras”; aunque tal vez sean útiles para quienes aún puedan desengancharse -en la medida de lo posible- de esta matriz absurda o incorporar recursos para fortalecer las defensas. La idea es como un mantra: estimula tu inmunidad natural.

Estas preguntas son útiles en cualquier escenario. Puede ser una epidemia de hantavirus, ébola o fiebre amarilla; por supuesto, si se trata de enfermedades sencillas como el sarampión o la gripe pero que hoy aterran a tantos inmunodeprimidos:

👉 ¿Resistencia bacteriana y/o inmunidad deprimida?

👉 ¿Cuál era el estado general de los fallecidos o las personas afectadas? ¿Estaban bien hidratados? ¿Pertenecían a la mayoría que se alimentaba a base de gaseosas y excesos de carnes, harinas refinadas y lácteos? ¿Habían recibido una vacuna en los últimos días? ¿Han sido sometidos a prolongados tratamientos de antibioticoterapia? ¿La salud de su microbiota era mínimamente adecuada? ¿Estaban infestados de parásitos? ¿Tenían infecciones secundarias?

Preguntas muy simples como para que una iluminada dirigencia política y sanitaria se haga para obtener mejores respuestas. Habitualmente encontramos entre ellos gente que está convencida que se las sabe todas, que no tiene nada que aprender, que alguna vez tendrán éxito haciendo lo que siempre fracasó y pueden darse el lujo de seguir funcionando en piloto automático. Mi consejo para que la marea de ignorancia no te ahogue antes de tiempo: estimula tu inmunidad natural.

Fortalecer tus defensas

 Siempre, estimula tu inmunidad natural. Ya sea para prevenir o tratar una infección por virus o bacterias. No importa si estás siguiendo un tratamiento farmacológico o no. Lo importante es fortalecer tus defensas y no dejarte arrastrar por el miedo; luego haz lo que quieras.Hagas lo que hagas y estés como estés, tienes que fortalecer tus defensas; no diré mucho porque las soluciones básicas son simples y cualquiera con dos dedos de frente puede hacerse cargo: propóleo, plata coloidal, lapacho, uña de gato, equinácea, llantén, ajo, vitamina C…

En el año 2003, viendo lo que pasaría en los años siguientes -y efectivamente pasó, está pasando y se profundizará-, he escrito la primera versión de un libro conocido como “Estimula tu inmunidad natural” (editado ahora por Kepler y antes por Obelisco); sus consejos no son una garantía absoluta en este mundo de locos pero ha demostrado ser un salvavidas eficaz  para mucha gente durante quince años.

No pretendo con estas palabras quitarle mérito a las infecciones, el cáncer u otras enfermedades; simplemente creo que no vale la pena caer infectado en cada epidemia de miedo.

El miedo nunca suma, más allá de unos instantes en los que hay que decidir huir o luchar; al contrario, deprime la inmunidad natural. Mucho mejor, fortalecer tus defensas.

Nada más, nos vemos en la próxima reunión de ovejas negras. Lamentablemente, en la orden del día tocará seguir llorando unos cuantos corderos que sufren por no utilizar todos los recursos que disponen; incluso lamentar su temprana llegada al matadero.

Pablo de la Iglesia