Publicado el

¿El DIÓXIDO DE CLORO cura el COVID-19?

¿El DIÓXIDO DE CLORO cura el COVID-19?

¿Me preguntan una y otra vez mi opinión sobre DIÓXIDO DE CLORO y si cura o no el COVID-19?

El dióxido de cloro es una sustancia que venimos utilizando con éxito en naturopatía desde fines de los 90, más o menos. Hay millones de experiencias acumuladas acerca de su inocuidad (lo que no niega algunas molestias en su consumo por la movilización de toxinas y muerte masiva de microorganismos: crisis curativas le llamamos los naturópatas).

¿Si cura el COVID-19? Es un dato de menor importancia, en medicina natural dedicamos muy poco esfuerzo a combatir enfermedades y nos enfocamos a crear salud: oxigenar, depurar, nutrir, estimular. Creamos condiciones para que este y muchos microorganismos no colonicen nuestros tejidos y, en tal sentido, el dióxido de cloro es una sustancia más que favorece este escenario.

Lo que está claro es que esta mirada alopática de «bala mágica» para las sustancias naturales funciona poco o nada, reduce sus potenciales reales; no actuará de la misma manera en quien come ultraprocesados que en alguien que además se preocupa por su salud alimentaria.

Por último, hoy es el producto de moda: un año son las dietas altas en gluten, un poco después son las dietas bajas o sin gluten, a veces el propóleo, el año pasado era el aceite de cannabis y ahora es el dióxido de cloro. Cada uno de ellos es un factor útil -menos las dietas altas en gluten que son una porquería-, pero la salud es una conjunción armónica de factores. ¿Se entiende la diferencia?

Lo que está claro es que lo único que no cura ni el COVID-19, ni la gripe, ni el sarampión, ni casi nada, es la medicina farmacológica. Lo cual no es tan grave porque estas enfermedades de tipo infeccioso se curan solas en las personas más o menos saludables; lo triste es que las intervenciones alopáticas basadas en fármacos tóxicos y vacunas, agravan la condición general, crean otras enfermedades y favorecen las defunciones innecesarias. ¡Y seguimos apostando por ello a pesar de la pesada evidencia!

¡Yo tomo dióxido de cloro! Con tantas otras cosas y en el marco de un estilo de vida saludable. Me da igual si cura o no cura el COVID-19; ese es un tema al que se dedican los especialistas como Andreas Kalcker en este caso y cuyo trabajo te recomiendo leer, o aquellos terapeutas y médicos que recién comienzan a andar el camino de la medicina natural, tienen un martillo y solamente tratan clavos.

Además del dióxido de cloro, es importante considerar la buena alimentación, otras sustancias naturales como el propóleos, la equinácea, la cúrcuma, entre otros y, por supuesto, un estilo de vida que acompañe al bienestar.

Yo soy naturópata, me ocupo de dominar ampliamente todos los recursos que abundantemente nos dispensa la naturaleza y los administro según la disponibilidad y necesidad. Lo importante es que mi estilo de vida favorezca la salud y el bienestar en todos sus aspectos; no pierdo mi tiempo dándole centralidad a un bichito del montón.

Las únicas pandemias que encuentro peligrosas son las del miedo y la locura que nos rodean por todos lados. Y por supuesto, la de los agrotóxicos, la contaminación ambiental y los alimentos ultraprocesados; estas sí que nos matan como pajaritos unos tras otros.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Vitamina C: segura y eficaz

Vitamina C: segura y eficaz

Dice la Dra. Suzanne Humphries, cuyas acreditaciones pueden encontrarse con una simple búsqueda en Google:

🍊 La vitamina C es una de las maravillas médicas más seguras del planeta. La información acumulada sobre esta vitamina se ha publicado en la literatura médica desde la década de 1940.

🍅 A pesar de la evidencia de que las moléculas promueven la vida, la vitamina C como terapia ha sido exhortada por muchas entidades médicas, pese a que es terapéutica y muy segura, incluso en dosis altas. El dogmatismo de que las personas únicamente requieren de 75-90 mg de ascorbato al día es incorrecto.

🍋 Los médicos convencionales no reciben información sobre los mecanismos de acción y los beneficios de la vitamina C en la escuela de medicina. Si fuera así, no solo serían innecesarios muchos otros medicamentos, sino que no habría tos ferina grave.

🥕 Las vitaminas A y C facilitarían el tratamiento del sarampión. Si los médicos usaran ascorbato de manera regular, las complicaciones meningocócicas disminuirían y los problemas de coagulopatía serían inusuales.

🌶 Entonces, el ACIP no podría utilizar las complicaciones meningocócicas y los fallecimientos para que las personas se vacunaran, porque no les aterrorizarían dichas infecciones que causan morbilidad y mortalidad.

🥗 Sin la vitamina C, el sistema inmunológico se paraliza y no puede regenerar la capacidad de disolver los elementos que causan enfermedades en el cuerpo. La vitamina C es importante para combatir las enfermedades mediadas por toxinas, como la tos ferina y el tétanos».

Alimentos y suplementos

Agrego que es fundamental priorizar la vitamina C de los alimentos y complementar su aporte con suplementos; el aporte suplementario puede ser en condiciones normales de 500 o 1000 mg una o dos veces al día, según los escenarios personales y con el propósito de prevenir infecciones estimulando la inmunidad natural, controlar los radicales libres o favorecer una buena síntesis del colágeno.

Alimentos ricos en vitamina C

Luego, el uso de las megadosis de vitamina C será requerida para tratar enfermedades como infecciones e inflamación, sepsis y cuidados críticos, traumatismos, cirugía y quemaduras, procesamiento de endotoxinas, integridad vascular, alergias, tos ferina y reacciones a las vacunas; más que un suplemento, la Dra. Suzanne Humphries y el Dr. Joseph Mercola consideran que la vitamina C es el medicamento más seguro del planeta al cual podemos recurrir toda vez que es necesario para aliviar las enfermedades mencionadas.

Pablo de la Iglesia
Mentor del Diplomado en
Coaching Nutricional

Publicado el

Propiedades de la vitamina K

Propiedades de la VITAMINA K

Funciones

Interviene en la coagulación sanguínea y en los distintos factores implicados en el proceso; si no tenemos suficiente vitamina K aumenta la predisposición a padecer una hemorragia, sangrados frecuentes de nariz, encías o hematomas.

También es necesaria en la formación de huesos y tejidos saludables. Además, su consumo adecuado se asocia a la prevención de problemas cardíacos, dado que activa la proteína que previene la formación de placas de calcio en las arterias manteniendo su elasticidad.

Tengamos en cuenta que cuando la ingesta no es óptima nuestro organismo utilizará la vitamina K para su función principal de supervivencia, es decir que priorizará la coagulación de la sangre; en tanto que pueden quedar desatendidos el mantenimiento óseo y cardiovascular. (1)

Esto se conoce como teoría del triaje la cual postula que algunas funciones de los micronutrientes (las aproximadamente 40 vitaminas, minerales, ácidos grasos y aminoácidos esenciales) se ven limitadas durante la escasez y que las funciones requeridas para la supervivencia a corto plazo serán prioritariamente contempladas sobre aquellas que son menos esenciales.

Presentación

La vitamina K al ser una vitamina liposoluble se absorbe gracias a la acción de las sales biliares y su eliminación también se realiza a través de las vías biliares, aunque pueden aparecer metabolitos en orina.

Para tipificar la vitamina K existen tres grupos: la K1, la K2 y la K3:

  • K1 o filoquinona, se encuentra en las verduras de hoja verde, supone del 70 al 90% de la vitamina K total.
  • K2 o menaquinona, se produce gracias a la flora intestinal y en alimentos fermentados; además de otros alimentos de origen animal como puede ser la carne o algunos quesos.
  • K3 o menadiona, es sintética; se conoce desde hace unos cien años y en aquellos estudios pioneros se observó que los animales que sufrían hemorragias tenían déficit de vitamina K.

Los estudios señalarían como más efectiva la vitamina K2 que la vitamina K1.

Fuentes

Las principales fuentes alimentarias de vitamina K son alimentos de origen vegetal como col, coliflor, judías verdes, guisantes, nabos, coles de Bruselas, espinacas, lechugas, etc.

Los alimentos de origen animal no contienen una elevada cantidad de vitamina K con excepción del hígado, huevos, quesos y algunos alimentos fermentados en donde la cantidad aportada tiene una gran variabilidad.

Precauciones

La vitamina K necesita la absorción de bilis y grasas para poder absorberse, además se almacena por poco tiempo en el hígado.

A pesar de ser una vitamina liposoluble, no se han descrito casos de toxicidad por sobredosificación por medios naturales, sin embargo es importante saber que si se está tomando anticoagulantes hay que tener cuidado con la cantidad de vitamina K que consume evaluando con su proveedor de salud los riesgos y beneficios.

Quienes padecen enfermedad de Crohn o intolerancia al gluten pueden padecer una carencia debido a los problemas de absorción en el intestino.

Recomendaciones

La ingesta recomendada según la RDA americana es de 90µg/día para las mujeres y 120 µg/día para los hombres, sin embargo en las ingestas recomendadas para la población española, se recomienda un aporte menor de 80 y 65 µg/día para hombres y mujeres respectivamente.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Magnesio, regulador de la presión arterial

Magnesio, regulador de la presión arterial

Una nueva investigación identifica al magnesio como una alternativa inocua para controlar la hipertensión.

Con ligeras variaciones estadísticas, aproximadamente la tercera parte de las personas adultas que viven en países desarrollados con alimentación basada en ultraprocesados  tiene presión arterial y aproximadamente la mitad no recibe ningún control; en el mundo mueren 10.000.000 de personas anualmente por su causa.

La presión arterial elevada aumenta el riesgo de dos de las principales causas de muerte en la actualidad: enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular; es importante señalar que hay una abrumadora evidencia que en la amplísima mayoría de los casos esta es una enfermedad que se puede prevenir y controlar con hábitos saludables; es decir, por acción u omisión, generalmente es un padecimiento derivado de nuestras elecciones vinculadas al estilo de vida.

Ha sido llamada como la “asesina silenciosa“ porque no presenta síntomas claros que adviertan su manifestación, sin embargo es una enfermedad frecuente y peligrosa que puede detectarse fácilmente con una medición frecuente con un simple tensiómetro.

En lo que respecta a la presión arterial, cuanto más baja, mejor. El límite de 140/90 que probablemente hayas oído más de una vez es arbitrario. Incluso quienes empiezan con unos niveles de 120/80 pueden beneficiarse de una reducción de la presión arterial. Es probable que tu médico se quede contento con niveles de 120/80, pero los estudios indican que la presión arterial ideal, es decir, la que no se beneficiaría de una reducción, podría ser 110/70.

Dr. Michael Greger

Nuevos datos

Un meta-análisis realizado por la Iniciativa de Investigación Estratégica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Indiana, ha observado resultados positivos que muestran una asociación entre una ingesta diaria de magnesio y una reducción de la presión arterial cuando esta está elevada.

Además, para mayor beneficio, ya se ha demostrado previamente y sin lugar a dudas que los niveles adecuados de magnesio en la dieta y/o su suplementación contribuyen a estabilizar el sistema nervioso y muscular, mantener un latido del corazón regular, una inmunidad robusta, una estructura ósea sólida, proteger de la diabetes o mejorar el rendimiento deportivo; demasiados puntos a favor para un nutriente cuya complementación únicamente debe ser cuidadosamente evaluada cuando se padece insuficiencia renal.

Suplementos de magnesio contra la hipertensión

La investigación incluye datos de 34 ensayos clínicos con un total de 2.028 participantes y ha sido publicada en la revista Hypertension de la American Heart Association (AHA) en el 2016,

Los investigadores observaron que los participantes que tomaban una media de 368 mg de magnesio al día durante un promedio de 3 meses registraron una disminución de la presión arterial sistólica de 2,00 mmHg y una disminución de la presión arterial diastólica de 1,78 mm Hg; también observaron que los pacientes que tenían una ingesta de 300 mg de magnesio por día habían elevado los niveles de magnesio en la sangre y reducido la presión arterial en el plazo de un mes.

 

«Con su relativa seguridad y bajo coste, los suplementos de magnesio podrían ser considerados como opción para disminuir la presión arterial en personas de alto riesgo o en pacientes con hipertensión.»

Yiqing Song, M. D., Sc.D.,
Universidad de Indiana, Indianapolis.

Los niveles elevados de magnesio en sangre se asociaron a una mejora en el flujo sanguíneo, lo que ha sido considerado como un factor relacionado con la presión arterial baja.

¿Alimentos o complementos?

Es muy difícil adquirir los niveles adecuados de magnesio a través de la dieta, sobre todo en quienes consumen pocos vegetales o siguen dietas desequilibradas basadas en alimentos ultraprocesados y con alta ingesta de alcohol; del mismo modo le ocurre a quienes padecen problemas de absorción intestinal como el intestino permeable o los deportistas que no hacen foco e la alimentación.

Sin embargo la portavoz de AHA, Penny Kris-Etherton, Ph.D., Profesora de Nutrición de la Universidad de Pensilvania, ha manifestado una posición que interpreta de manera diferente los resultados: «Este estudio pone de relieve la importancia de consumir una dieta saludable que proporcione la cantidad recomendada de magnesio como una estrategia para ayudar a controlar la presión arterial.»; añadiendo que «Es importante destacar que esta cantidad de magnesio (368 mg / día) se puede obtener a partir de una dieta saludable que vaya acorde con las recomendaciones dietéticas de la AHA.»

Es verdad, podemos cubrir las necesidades mínimas de magnesio con la dieta, pero el riesgo de no hacerlo es muy alto; ni hablar si llevamos el debate a la búsqueda de cantidades óptimas. En cambio, un sencillo y económico suplemento de magnesio aporta enormes beneficios de forma inocua que van más allá de su papel regulador de la presión arterial; entre ellos mencionemos la integridad cardiovascular, la síntesis proteica, la salud intestinal, el rendimiento físico, la salud mental, entre otros. Recomiendo leer más sobre el tema en nuestro artículo Beneficios del Magnesio.

Yiqing Song, líder del estudio, ha señalado: «De acuerdo con estudios anteriores, nuestra evidencia sugiere que el efecto antihipertensivo del magnesio podría ser sólo es eficaz en personas con deficiencia o insuficiencia de magnesio»; observo que la mayoría de nosotros no recurrimos habitualmente a un análisis bioquímico de los niveles de cada nutriente, pues en general resulta más simple recurrir a una estrategia eficaz, económica e inocua como un complemento nutricional. Lo cual se aplica rigurosamente al uso suplementario de magnesio.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Glutamina, regenerador muscular y reconstituyente intestinal

La glutamina es un regenerador muscular utilizado como suplemento deportivo y un reconstituyente intestinal que mejora las digestiones.

La glutamina o L-glutamina, es uno de los 20 aminoácidos que intervienen en la composición de las proteínas; es un aminoácido no esencial y el organismo lo sintetiza a partir de sustancias presentes en los alimentos, sin embargo en determinados escenarios su suplementación se vuelve necesaria para prevenir la disminución del músculo debido a diferentes manifestaciones de estrés.

La glutamina representa casi el 60% de los aminoácidos presentes en los músculos; también es muy importante para el metabolismo cerebral, la médula espinal y el plasma sanguíneo; también ayuda a controlar impulsos adictivos.

Regulación del pH

Hay que destacar que es el aminoácido más importante para la regulación del pH o del equilibrio ácido-base, puesto que contribuye a disociar el amoníaco en los riñones (proceso conocido como reacción de la glutaminasa) en el cual se elimina el ácido por un lado y se ahorra bicarbonato por el otro. Su capacidad para “limpiar” amoníaco de los tejidos también favorece la salud del cerebro, desde donde lo transporta a otras zonas de nuestro cuerpo.

Debido a un efecto tampón que neutraliza el exceso de ácido en los músculos generado especialmente en la práctica del ejercicio anaeróbico intenso, ayudando a retrasar la fatiga y prevenir el catabolismo muscular.

Síntesis proteica

La razón por la cual los resultados se notan más rápidamente que con otros suplementos es porque proporciona nitrógeno más rápidamente que cualquiera de los demás aminoácidos; en cualquier situación de crisis provocada por una enfermedad o una lesión, el cuerpo necesitará mayor disposición de proteínas, y sin importar cual, todas pueden obtenerse y elaborarse con más eficiencia gracias a la glutamina.

Esto se debe a que posee un átomo extra de nitrógeno, el cual libera fácilmente para la síntesis de otros aminoácidos; esta es la razón por la que se lo conoce como el transportador de nitrógeno. La glutamina toma proteínas allí donde están disponibles y las moviliza hacia donde se necesitan más; además, ayuda al cuerpo a crear nutrientes de gran valor como glutatión, glucosamina o vitamina B3.

Suplemento deportivo

Cuando hablamos de este aminoácido a la mayoría se les vendrá a la mente la práctica deportiva, ya que su suplementación es muy corriente entre los atletas de alto rendimiento y quienes desean ganar o conservar masa muscular. La complementación nutricional de glutamina es de utilidad para que los músculos ejercitados no pierdan volumen y los culturistas lo emplean por su capacidad de construir músculo.

Dado que es un aminoácido no esencial y el cuerpo la produce a partir de otros elementos, su uso complementario es controvertido, sin embargo, y sobre todo considerando su práctica ausencia de contraindicaciones, vale la pena probarlo y hacer la propia experiencia; personalmente, dada la observación de los efectos en mi mismo y en personas cercanas, no tengo dudas de su eficacia.

Otras indicaciones

También, como complemento, se utiliza en casos en los que una persona debe permanecer postrada durante un largo tiempo así como en casos de cáncer y sida dado que las situaciones de trauma, cirugía y estrés provoca que los músculos liberen glutamina al torrente sanguíneo afectando la masa muscular.

En general se han descripto beneficios en casos de artritis, inmunidad deprimida, fibrosis, desordenes intestinales, úlceras pépticas, daños en los tejidos debido a radiación, cáncer, etc.; se ha observado que su carencia predispone a las infecciones y a su recuperación más lenta. Simplemente debemos tener las expectativas adecuadas, no se trata de un complemento milagroso, sino que -en general- va sumando pequeñas diferencias acumulativas que a su debido tiempo pueden hacer una gran diferencia.

Personalmente la empecé a utilizar hace unos por recomendación del profesor de educación física que me guía en el gimnasio, dado que, como muchos de mis lectores saben, debo lidiar con las secuelas de una esclerosis múltiple y la pérdida de masa muscular es un problema en estos casos si no se toman todos los recaudos. Un beneficio adicional que obtuve fue un funcionamiento notablemente mejor del intestino.

Una experiencia personal

A pesar de una dieta sana, hasta hace no muchos años y de manera crónica he padecido problemas de inflamación, gases y mala asimilación intestinal debido a una relativa predisposición a padecer permeabilidad intestinal -seguramente por malos hábitos de la infancia y la adolescencia- y quizá una insuficiente masticación y ensalivación. A pesar de mi alimentación preferentemente vegetariana basada en alimentos integrales durante más de dos décadas -últimamente he incorporado algunos alimentos de origen animal- y una cuidada selección de los alimentos y la exclusión total de los lácteos en la mayor parte de los últimos veinticinco años, la toma de consciencia del impacto negativo del gluten no se generalizó hasta hace muy pocos años.

Si bien he sido férreo opositor a los alimentos glutinados, absurda moda que surge en los 90’s y que provocó desastres en nuestra salud intestinal e inmunológica, no fue hasta hace cuatro o cinco años que realicé durante más de un año una dieta completamente libre de gluten; los resultados fueron muy buenos aunque en absoluto espectaculares como suele ocurrir dado que no tengo intolerancia manifiesta al gluten. Sin embargo, no fue hasta un tiempo después que incorporé la glutamina cuando mis intestinos realmente empezaron a experimentar un funcionamiento mejorado y esto puede deberse a la regeneración de la membrana intestinal que favorece la glutamina; la glutamina es un regenerador intestinal por excelencia, al punto que es conocida como “factor de permeabilidad intestinal”.

Mi dieta no es libre de gluten, aunque sí muy baja, puesto que he optado por consumir dosis horméticas del mismo. En toxicología, la hormesis define un proceso de respuesta a dosis, caracterizado por una estimulación por dosis mínima y una inhibición para dosis altas; en la práctica esto implica un contaminante o toxina que produzcan el efecto de hormesis tiene a bajas dosis el efecto contrario al que tiene en dosis más elevadas. Mientras que la corriente dominante opta por evitar la exposición a sustancias aparentemente nocivas, yo considero que esta obsesión por evitarlo todo nos debilita en muchos sentidos. Un ejemplo claro es la cantidad de enfermedades producidas por falta de exposición al sol, al cual no solo lo evitamos en exceso, sino casi por completo con protectores solares artificiales y otras barreras.

Por supuesto, este es un conocimiento que cada quien debe aplicar en base a su propia experiencia dado que, si bien el gluten al parecer es nocivo para todos en exceso, hay gente que es absolutamente intolerante siendo absolutamente imprescindible su evitación y otros toleran pequeñas cantidades sin problemas.

Mi consejo es evitar las conclusiones extremas tan típicas de estos tiempos y hacer la propia experiencia; lo que sugiero fervientemente es realizar una dieta libre de gluten y bien equilibrada durante un periodo no menor a tres meses para registrar de primera mano los cambios que se producen y que con bastante frecuencia son espectaculares. La suplementación con glutamina, ayudará a obtener mejores resultados, eso es seguro.

Fuentes alimentarias y complementación

 

La glutamina está ampliamente difundida en alimentos de origen animal (huevos, cerdo, pollo, pavo, salmón) y vegetal con alto contenido proteico, sin embargo hay que tener en cuenta que se destruye con la cocción de los mismos; en tal sentido señalamos el perejil, las espinacas, la col y los frutos secos en crudo como buenas fuentes de glutamina. En el caso de las fuentes de origen animal, la mejor opción sería el huevo de gallinas de pastoreo pasado por agua, para evitar que el exceso de cocción desnaturalice las proteínas.

Las dosis habituales para complementos suelen ser de entre dos y cinco gramos, sin embargo para restaurar la inmunidad pueden ser necesarios entre cinco y veinte gramos y para regenerar la mucosa intestinal se han dispuesto hasta cuarenta gramos; lo habitual es consumir entre cinco y diez gramos en tres tomas, antes y después de la actividad deportiva y antes de dormir. Aunque ha demostrado ser segura aún con consumos de cuarenta gramos en durante situaciones críticas, para dosis mayores a las recomendadas es fundamental consultar con un profesional especializado.

Pablo de la Iglesia