Publicado el

Moringa, el árbol de la vida

Plantas medicinales: MORINGA

Nombres botánicos: Guilandina moringa, Hyperanthera moringa, Moringa oleifera, Moringa pterysgosperma, Moringa zeylanica

Castellano: moringa

Alemán: Behenbaum, Behennussbaum, Klärmittelbaum, Meerrettichbaum, Moringa, Pferderettichbaum, Trommelstockbaum, Wunderbaum

Catalán: arbre de l’oli de ben, moringa

Francés: moringa

Inglés: ben oil tree, benzolive tree, drumstick tree, horseradish tree, moringa

Italiano: moringa

Portugués: acácia-branca, cedro, moringa, moringueiro, quiabo-de-quina, árvore-rabanete-de-cavalo

La moringa es un árbol originario de la India cuyo nombre científico es  Moringa oleifera; se ha multiplicado en todos los países subtropicales del continente asiático y africano, así como en los últimos años ha sido una especie cada vez más demandada en todo el mundo dadas sus reconocidas propiedades nutricionales y medicinales.

Es reconocido como el árbol de la vida y con seguridad no es un atributo para nada exagerado si consideramos que sus hojas, vainas, semillas, aceite, flores, raíces, ramas y cortezas tienen alguna utilidad como fitofármaco, alimento para los seres humanos o para el ganado.

Estos valiosos recursos nutricionales y energéticos, sumados a su gran capacidad para combatir la fatiga o mejorar el rendimiento deportivo sin ser un estimulante propiamente dicho, califican a la moringa como uno de los nuevos adaptógenos.

Prevenir carencias

En el mundo actual, los estados carenciales y subcarenciales son una epidemia. Obviamente, esto es notable en los lugares donde el acceso a los alimentos es un problema pero también, en razón de nuestra desequilibrada forma de comer, las carencias, junto con los excesos, son elevadas allí donde sobran alimentos.

Hoy en día, quienes tenemos la suerte de estar socialmente integrados, tenemos acceso a muchos alimentos malos y baratos que generan todo tipo de problemas de salud como la carencia de los valiosos minerales hierro, magnesio o calcio.

Estas carencias no se deben a la falta de estos nutrientes en todos los casos, más bien a la falta de información a la hora de elegir lo que comemos y al exceso de antinutrientes como el azúcar blanco, los carbohidratos refinados o las proteínas que acidifican la sangre y los tejidos impidiendo la correcta absorción de los mismos, e incluso creando condiciones para su eliminación de los tejidos donde están acumulado -por ejemplo, los huesos liberan el calcio -mineral alcalino- para compensar el exceso de acidez sanguínea, debilitándose de esta manera-.

Por supuesto, estos problemas no serán resueltos únicamente por la moringa ni por ninguna otra planta, sin embargo puede ser muy útil como punta de lanza a la hora de transitar una transformación en nuestro estilo de vida; su consumo nos aporta una cantidad extraordinaria y equilibrada de vitaminas, minerales, ácidos grasos, aminoácidos, polifenoles y flavonoides cuyo mix le otorgan más de una decena de propiedades medicinales bien constatadas.

Todas estas propiedades han convertido a la moringa como uno de los alimentos en los cuales más se han fijado los investigadores para combatir el hambre, o mejor dicho la desnutrición, en el mundo.

 Principios activos

Un detalle de sus principios activos contiene los siguientes aportes:

  • Vitamina C: tiene hasta siete veces más vitamina C que las naranjas, tres veces más potasio que los plátanos, cuatro veces más betacaroteno que las zanahorias.
  • Minerales: entre los de mayor presencia destacan potasio, hierro, cobre, calcio, zinc y magnesio.
  • Aminoácidos: destacan metionina (aporte de azufre, regula el colesterol, protege el hígado graso y los riñones, regenera las articulaciones), triptófano (fundamental para la liberar serotonina -hormona encargada de la regulación del placer y el sueño-), arginina (favorece regeneración hepática, muscular y tisular), treonina (necesario para la integridad de la elastina, colágeno, proteínas y esmalte), prolina (esencial para el buen funcionamiento de las articulaciones y los tendones, fortalece los músculos del corazón), trirosina (mejora la memoria, alivia la depresión y promueve el funcionamiento normal de las tiroides), lisina (facilita la asimilación del calcio y es esencial en la formación de los tejidos conectivos) y cistina (brinda protección contra las radiaciones, la contaminación y los procesos de envejecimiento prematuro).

Valor antioxidante

Las hojas, idealmente consumidas frescas o su extracto fitomedicinal, aportan vitamina C, E, betacaroteno, alfacaroteno, luteína, rutina, selenio, zinc, entre otros antioxidantes que contribuyen a reducir el estrés oxidativo que acelera el envejecimiento y predispone a todo tipo de enfermedades.

Calcio en cantidad y calidad

Las hojas frescas, gramo por gramo, contienen cuatro veces más calcio que la leche, si están secas esa cantidad se multiplica a diecisiete.

Junto con el mayor consumo de frutas, verduras, semillas y algas, tomar sol y hacer deporte, la moringa puede ser una eficaz ayuda para proteger la masa ósea y tener huesos fuertes ¡hasta los 100 años!

Alivio para la diabetes

Junto al chef y periodista Pablo Martín hemos escrito un libro muy extenso sobre los cuidados naturales para controlar esta enfermedad: Detené la diabetes (Grijalbo).

Este trabajo muestra un mix de recursos que se potencian sinérgicamente para aliviar esta condición de manera eficaz y entre las maravillas de la naturaleza para este fin, debemos sumar la moringa; entre sus numerosos principios activos encontramos hipoglucemiantes que favorecen el equilibrio de la glucosa sanguínea e incluso que pueden reducir mientras tanto el daño que produce el exceso de azúcar a nuestros sistemas nervioso y circulatorio.

Antiácido natural

El reflujo ácido o enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) llega a afectar a más del 50% de la población en Estados Unidos y en América y Europa ronda en torno al 20%. Entre sus síntomas podemos citar acidez, ronquera, sensación que el alimento atora la garganta, dificultad para respirar, problemas dentales, mal aliento, tos crónica.

Los medicamentos utilizados habitualmente tienen efectos secundarios y sin embargo se expenden sin receta; con todo, hay ensayos clínicos en los que ni los antiácidos ni los inhibidores de la bomba de protones han demostrado ser más eficientes que un simple vaso de agua.

No pretendo desacreditar la función de estos medicamentos ni la importancia del consejo médico, sin embargo, un buen vaso de agua o un simple protocolo de dos o tres semanas bebiendo un té de moringa junto con una alimentación saludable, pueden ser suficientes para crear las condiciones que permitan restaurar el equilibrio.

A estos sencillos recursos, para mejores resultados, podemos sumarle otros como el Aloe vera, el bicarbonato de sodio o el propóleo.

Protector cardiovascular

Por un lado tenemos los lípidos saludables presentes en las semillas y por el otro una consistente presencia de nutrientes antioxidantes y antiinflamatorios en las hojas.

Digamos que, dados nuevos conocimientos acaecidos por las actuales investigaciones, muchas de las indicaciones dietéticas y, aún más, farmacológicas sobre el colesterol y el metabolismo de los lípidos en general están sujetos a revisión; sin embargo, este escenario de confusión e ineficiencia que se da en el mundo de la medicina alopática no ocurre en el de la naturista debido a que nuestros consejos siempre han estado basados tanto en la ciencia como en la observación de la naturaleza, habiendo imperado la prudencia y la ventaja de haber aconsejado el uso de sustancias reguladoras perfectamente adaptadas durante miles de años a los equilibrios biológicos de la naturaleza humana en unidad con todo el ecosistema.

Desde tiempos lejanos ya encontramos en la bibliografía de la medicina ayurvédica la indicación de la moringa para prevenir placas ateromatosas y regular los lípidos en nuestra sangre; actualmente también se han hecho estudios que afirman estas propiedades.

Se ha observado que, cuando es necesario, las hojas de moringa  pueden elevar el colesterol HDL (conocido como “bueno”) y reducir el LDL (también llamado “malo”). En estudios con animales -con los que en general estoy en desacuerdo como método de investigación por el sufrimiento generado-, se verificó que en conejos alimentados con una dieta alta de colesterol, el uso de las hojas bajo notablemente sus niveles de colesterol y triglicéridos.

Su consumo también es beneficioso para las personas que padezcan hipertensión arterial, la cual si no se trata adecuadamente es muy nociva y conlleva dolor de piernas al caminar, impotencia sexual, problemas de vista, insuficiencia renal, daños del corazón, arritmias, insuficiencia coronaria, angina de pecho, dolor de cabeza, confusión o sangrado nasal.

Potente antiinflamatorio

La moringa es una planta repleta de principios activos antiinflamatorios, destacando los isotiocianatos, los flavonoides y ácidos fenólicos en hojas, vainas y semillas.

De acuerdo a un artículo de Connan Miller en el Epoch Times, titulado The incredible moringa tree:

“Tradicionalmente se ha utilizado por su fuerte acción antiinflamatoria para tratar úlceras estomacales. El aceite de Moringa (a veces llamado Ben) ha mostrado proteger al hígado de la inflamación crónica; su característica única es que, a diferencia de la mayoría de los aceites vegetales, la moringa resiste la rancidez.

Su calidad lo convierte en un buen conservador para los alimentos que pueden descomponerse rápidamente. Se utiliza este aceite dulce para freír alimentos o como aderezo para ensaladas. También de forma tópica para tratar problemas fúngicos, artritis, y es un excelente humectante para la piel”.

Gran aliada de los deportistas

La práctica deportiva, en especial la de alto rendimiento, aumenta la demanda de nutrientes, y pocos alimentos pueden compararse a la moringa en relación a su densidad nutritiva.

Un punto que destaca en la moringa es que potencia la producción de glóbulos rojos y mejora la oxigenación de la sangre, brindando así mejor respuesta y resistencia física.

La práctica deportiva aumenta el ritmo respiratorio y con ello los radicales libres, la degradación muscular y la fatiga; un buen aporte de antioxidantes, como los que aporta la moringa, neutraliza los radicales libres, prolonga la respuesta eficaz y favorece la recuperación.

Como consumirla

Hay mucho más para hablar de la moringa y seguramente retomaremos sobre ella en otros escritos dado el caudal de investigaciones y conocimientos en constante renovación; por el momento les dejo las indicaciones de cómo se recomienda consumirla habitualmente; por supuesto el consejo profesional nos brindará una dosis ajustada a nuestras necesidades.

Podemos optar por su presentación en cápsulas o comprimidos, caso en el cual se tomará según la indicación del fabricante o del prescriptor. También suele venir en gotas, las cuales suelen sugerirse a razón de 30 gotas en un vaso de agua, tres veces al día.

La tisana se prepara con 4 o 5 hojas por taza. Se hierven durante unos 10 minutos, se deja reposar otros 10, se cuela y se bebe. Se suele recomendar un té durante treinta días para obtener buenos resultados; naturalmente, esto variará según la condición de cada uno y el consejo profesional.

También puede consumirse en simple infusión evitando hervir el agua; de esta manera será menos eficaz extrayendo determinados nutrientes pero conservará el valor de otros.

Las semillas también tienen valiosas propiedades, siendo muy ricas en zinc y ácidos grasos monoinsaturados que protegen al sistema cardiovascular; así mismo posee una proteína con la facultad de adherirse a muchas moléculas ayudando a desintoxicar nuestros tejidos, sin embargo no es conveniente consumir más de 3 o 4 semillas al día.

Las hojas frescas pueden consumirse en ensaladas crudas o cocidas para algún relleno, como cualquier verdura de hoja de uso habitual para este fin.

Hay muchas formas de consumir moringa, quien tenga la posibilidad de plantar un árbol en su casa y disponerlo para su consumo fresco, obtendrá sus múltiples beneficios; recuerda, un plantín de moringa también puede ser un excelente regalo para alguien que si disponga lugar para verlo crecer, beneficiarse de él por mucho tiempo y aportar nuestro granito de arena para la salud del planeta en su conjunto.

ADAPTÓGENOS, aliados para una puesta a puntoEspero que esta información te sea útil para considerar la incorporación de la moringa a tu estrategia de salud con plantas medicinales; si este artículo te resultó de interés, te gusta la fItoterapia y te gustaría trabajar como educador en el área, seguramente te interesará nuestro curso EXPERTO EN FITOTERAPIA PRÁCTICA.

También dispones la guía ejecutiva ADAPTÓGENOS, aliados para una puesta a punto en AMZN, en la que dispones información compilada sobre estos poderosos recursos para el bienestar.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

REISHI, aliado de tu inmunidad

REISHI, aliado de tu inmunidad

¡Tengamos presente el REISHI en nuestra estrategia de salud! Hoy más que nunca tenemos que fortalecer la inmunidad natural con la mayor cantidad de recursos auspiciosos a nuestro alcance y esta seta, cuyo nombre científico es Ganoderma lucidum, es uno de nuestros grandes aliados.

Se trata de un hongo comestible que es utilizado en Japón y China desde al menos hace 2.000 años y probablemente haya sido el primero o unos de los primeros hongos en ser utilizado como medicina; ha sido conocido por mucho tiempo como el alimento que cura o la seta de la inmortalidad.

Más allá de su reconocimiento como una de las panaceas de estas medicinas tradicionales milenarias, en las últimas décadas ha sido ampliamente estudiado y sus efectos reafirmados; en cualquier caso, digamos que cuenta con cientos de principios bioactivos y los mecanismos de acción de muchos de ellos aún son desconocidos.

Sumar auspicios

El miedo nunca es un buen aliado o consejero; es más, si canalizamos esa energía y la transformamos en acción positiva para estimular nuestra inmunidad natural con hechos, estaremos ganando seguridad a la hora de vivir con la confianza de hacer lo que esté a nuestro alcance para mantenernos sanos. 

En estos tiempos hemos aprendido mucho sobre la equinácea, el zinc, la vitamina D, el CDS, la vitamina C, el propóleo, etc. Sin embargo, hay un hongo con poderosas propiedades adaptógenas que puede ser muy útil y del cual se ha hablado bastante menos…

Múltiples usos del reishi

El hongo reishi es un conocido adaptógeno que brinda muchos beneficios para la salud, incluyendo los siguientes impactos positivos:

  • Equilibrio hormonal.

  • Mejor función cerebral. 

  • Antibacteriano y antivírico.

  • Antiinflamatorio.

  • Antialérgico.

  • Antioxidante.

  • Regulador de la glucosa.

  • Inmunoestimulante.

  • Tónico nervioso.

  • Protector hepático.

  • Anticancerígeno.

El reishi no es un cuento chino

Uno de los usos más corrientes de este hongo medicinal, los cuales se remontan a tradiciones médicas ancestrales en Asia, es el tratamiento de infecciones, incluidas las virales como la gripe.

Hay una serie de aspectos que hacen a la utilidad profunda de este complemento nutricional y que le brindan una funcionalidad integral: previene la oxidación de los lípidos, protege la integridad del ADN y es un antiinflamatorio potente -que a diferencia de los corticoides que lo deprimen, regula la inmunidad y optimiza las defensas-.

Sus aportes en el cáncer también están bien validados.

Potente adaptógeno

En escenarios de astenia, el reishi no solo estimula la inmunidad y ayuda a controlar la inflamación que acompaña a la mayoría de las enfermedades  facilitando el retorno a la homeostasis, sino que también aportará potencia para superar el cansancio; uno de los mecanismos es a través de la mejora en el mecanismo muscular para alimentarse de glucosa.

Paralelamente, el consumo de reishi mejora la calidad de descanso, incluso contribuyendo a conciliar el sueño en quienes tienen dificultades; esto no solo hace la diferencia en la recuperación vital, sino que además mejora la reparación de tejidos.

Complementos nutricionales

Lo conseguiremos en dietéticas y tiendas de salud en forma de extracto en diferentes presentaciones: líquido, polvo, comprimidos, café, jarabe…

En el caso del reishi, un punto de referencia es la información del contenido en polisacáridos y betaglucanos; el que a continuación te recomendamos está  titulado al 30% en polisacáridos y 15% en beta glucanos y, en todo caso, lo puedes utilizar como referencia para buscar alternativas.

Normalmente se consume entre 600 y 1000 mg al día en una toma por la mañana o divida en dos por la mañana y por la tarde.

Sugerencias orientativas

Reishi Ecológico

Marca: Anastore
Origen Francia / Mercado Europeo

Descripción: contribuye a las defensas naturales. Reishi rojo bio titulado al 30% en polisacáridos (15% beta glucanos).

Más información:

Reishi

Marca: Vegavero
Origen Alemania / Mercado Europeo

Descripción: extracto concentrado de alta potencia 20% de polisacáridos y 6% betaglucanos (2000 mg / 120 cápsulas).

Más información:

Reishi Bio Extract

Marca: Vegavero
Origen Alemania / Mercado Europeo.

Descripción: extracto 10:1 = 7000 mg; 40% polisacáridos + 20% betaglucanos. (Equivalente a 700 mg / 60 cápsulas).

Más información:

En su presentación en polvo, se aconseja consumir entre 1.5 y 5 gramos al día.

Precauciones: se desaconseja su uso para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. No exceder la dosis diaria recomendada por el fabricante.

Espero que esta información te sea útil para considerar la incorporación del reishi a tu estrategia de salud con plantas medicinales; si este artículo te resultó de interés, te gusta la fItoterapia y deseas trabajar como educador en el área, seguramente te interesará nuestro curso EXPERTO EN FITOTERAPIA PRÁCTICA.

¡Qué estés bien!

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Espárragos contra el cáncer

Espárragos contra el cáncer

Los espárragos son una rica fuente de glutation, un poderoso antioxidante intracelular que desempeña una activa función en la promoción de ciertas enzimas y en la destrucción de sustancias tóxicas que dañan los tejidos; en ese sentido, los espárragos son un elemento eficaz que suma en la lucha contra el cáncer.

En un artículo de Sonia Barahona en la revista DSalud, titulado Espárragos: antioxidantes y antitumorales, puede leerse:

El glutatión ayuda a afrontar el cáncer de tres formas: como preventivo, como herramienta terapéutica frente a las células tumorales y como adyuvante de los tratamientos convencionales al reducir sus efectos secundarios.

Como preventivo al neutralizar el efecto perjudicial de los radicales libres de origen endógeno derivados de la producción de energía y otras actividades metabólicas celulares pero, sobre todo, de los provocados por agresiones exógenas, la mala alimentación, los tóxicos ambientales, las radiaciones electromagnéticas, etc. (los radicales libres se consideran altamente cancerígenos). Sin olvidar que potencia el efecto antioxidante de las vitaminas C y E así como del selenio. Es más, no sólo previene la mutación del ADN celular sino que contribuye a reparar el ADN dañado.

En la fase activa del cáncer el glutatión también juega un papel importante por su influencia en el sistema inmune ya que está directamente involucrado en la réplica y crecimiento de los linfocitos T, glóbulos blancos básicos en el funcionamiento del sistema inmune. Está demostrado que niveles bajos de glutatión provocan una actividad inadecuada de las células T. Un estudio hecho en Japón con seis personas con hepatocarcinoma a las que se dio 5 gramos diarios de glutatión de forma oral finalizó con la regresión o estancamiento del crecimiento del tumor en tres pacientes. Otro tuvo una reducción del marcador tumoral alfa-fetoproteína de 496 a 5 y dos sobrevivieron un año. Hasta tal punto se considera importante que el área de quimioterapia del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos ha desarrollado medicamentos anticancerígenos como el NAC o N-acetilcisteina, fármaco destinado a elevar los niveles de glutatión en el organismo.

En todo caso, no es importante para nosotros saber si los espárragos son una solución milagrosa contra el cáncer, de hecho en la medicina natural no solemos ser favorables a las sugerencias basadas en un solo elemento sino más bien a la desintoxicación y restauración del equilibrio del estilo de vida. Simplemente nos complace reconocer algunas de sus propiedades y promovemos su incorporación consistente como parte de una estrategia integral que procura restaurar la salud.

Tienes autonomía para consumirlo cuanto lo desees sin importar que otro tratamiento hagas; de manera equivalente a otras frutas y verduras, los espárragos aportan muchos beneficios, especialmente en este caso sus propiedades depurativas estimuladas por su efecto diurético.

Por lo menos en primavera, ¡qué no falten espárragos en nuestra mesa!

Pablo de la Iglesia

Publicado el

ZANAHORIA: ¡los conejos saben lo que hacen!

Zanahoria: los conejos saben lo que hacen

Por su riqueza en fósforo, el jugo de zanahoria es excelente como estimulante del sistema nervioso y como vigorizante de una mente cansada o estresada.

Casi todas las condiciones que afectan a la sangre (colesterol, triglicéridos, anemia, acidez) se benefician del jugo de zanahoria. Lo mismo puede decirse de las afecciones de la piel y el cabello, esto se debe especialmente a su contenido en betacaroteno; está indicado en erupciones cutáneas, acné, psoriasis, debilidad del cabello, piel seca, etc. En estos casos también puede emplearse con suceso el jugo de zanahoria directamente en la parte afectada, recurriendo a aplicaciones tópicas, emplastos o compresas.

Para el cuidado preventivo y terapéutico de la vista, se recomienda especialmente el jugo de zanahoria en combinación con el de arándano; el betacaroteno, los flavonoides y la sinergia de vitaminas y minerales que presenta esta fórmula es muy auspiciosa para ayudarnos a conservar nuestra buena visión hasta edad avanzada.

El jugo fresco también se indica en adolescentes cuando padecen un retardo en su desarrollo sexual, ante la falta de menstruación en las mujeres, si hay impotencia y esterilidad; en estos casos se sugiere un tratamiento prolongado.

Por la abundante presencia de potasio, tiene un notable efecto curativo contra el reumatismo, la gota y la artritis; para potenciar su efecto, solemos recomendarlo en combinación con el consumo de unas cinco o siete semillas de altramuz (lupines o lupinos) crudas y biológicas en ayunas.

Como antiséptico se puede tomar jugo sin restricciones, especialmente en las enfermedades infecciosas, como tifoidea, tos convulsa, bronquitis, asma, gripe, etc.; en estos casos es recomendable adicionarle un poco de miel y jugo de limón.

El jugo crudo de zanahoria, tomado en ayunas, ayudará a eliminar las lombrices intestinales; nos inclinamos a recomendar complementariamente cápsulas de ajo, semillas de calabaza y una dieta baja en glúcidos.

Antes de tomar una aspirina podemos pensarlo dos veces, puesto que estas tienen peligrosas contraindicaciones, cuando podríamos recurrir al jugo de zanahoria; ¿y por qué jugo de zanahoria? Pues porque contiene gran cantidad de ácido acetilsalicílico, el principio activo de la aspirina común. Si le adicionamos un poquito de cilantro y jengibre, tenemos una excelente fórmula para calmar dolores e inflamaciones.

Licuado alcalinizante

El jugo de zanahoria y repollo es ideal para alcalinizar y desintoxicar la sangre; puede utilizarse con éxito en caso de úlceras y acidez, y como coadyuvante en el tratamiento del cáncer.

Ingredientes:

  • Zanahorias 2
  • Col: 2 hojas
  • Naranjas: 1

Preparación:

Pasar todo por la licuadora y beber en el momento para que no pierda propiedades.

Licuado digestivo

Para aquellos que padecen trastornos digestivos, hinchazón y flatulencias, se recomienda el jugo de zanahoria y piña.

Ingredientes:

  • Piña: ½
  • Zanahorias: 1 o 2
  • Miel, azúcar integral o estevia: a gusto.

Preparación:

Pelar la piña y las zanahorias; trocearlas y pasarlas por la licuadora. Endulzar y servir.

Bomba nutritiva de zanahoria y brotes

¿Piensas que te faltan nutrientes? Bien, te vamos a facilitar la receta de una bomba nutritiva: zumo de brotes de alfalfa y zanahoria.

Ingredientes:

  • Brotes de alfalfa: 2 o 3 cucharadas colmadas.
  • Zanahorias: 2 (grandes).
  • Limón: 1
  • Sal: ¼ de cucharadita.
  • Pimienta blanca molida: de cucharadita.

Preparación:

Lavar bien los brotes y las zanahorias; extraer con una licuadora el zumo de ambos ingredientes, agregarles el zumo de limón, la sal y la pimienta. Beber el licuado inmediatamente. Esta bebida puede reemplazar una comida si estamos a dieta.

También podemos tomarlo solo; una característica que destaca en el zumo de zanahoria es que puede mezclarse con el zumo de todas las frutas sin provocar fermentaciones.

Budín de zanahoria

Ingredientes:

  • Harina integral: 300 g.
  • Azúcar integral: 150 g.
  • Maca: 3 cucharadas.
  • Huevos orgánicos: 3.
  • Jugo de zanahoria: 150 cm3 (más la pulpa de la zanahoria).
  • Polvo para hornear: 1 cucharadita.
  • Semillas de girasol: 2 cucharadas.
  • Almendras: 20.
  • Especias varias molidas: 1 cucharadita.
  • Aceite de oliva: 100 cm3.
  • Sal: 1 pizca.

Además:

  • Un molde de budín inglés.
  • Papel manteca: cantidad necesaria.

Procedimiento:

Precalentar el horno.

Forrar el molde para budín inglés con el papel manteca.

Mezclar la harina con la sal, las especias, el polvo para hornear y la maca.

Mezclar el jugo de la zanahoria con la pulpa que queda en la máquina.

En una procesadora poner los huevos, el aceite, el azúcar y el jugo de zanahoria. Procesar bien. Cuando esté todo mezclado, incorporar las harinas. Por último agregar las semillas de girasol y las almendras. Procesar 10 segundos y apagar la máquina.

Pasar la mezcla al molde. Cocinar el budín en un horno moderado durante 45 minutos o hasta que esté hecho.

Dejar que se enfríe y desmoldarlo.

Pablo de la Iglesia

Licuado digestivo

Para aquellos que padecen trastornos digestivos, hinchazón y flatulencias, se recomienda el jugo de zanahoria y piña.

Ingredientes:

  • Piña: ½
  • Zanahorias: 1 o 2
  • Miel, azúcar integral o estevia: a gusto.

Preparación:

Pelar la piña y las zanahorias; trocearlas y pasarlas por la licuadora. Endulzar y servir.

Bomba nutritiva de zanahoria y brotes

¿Piensas que te faltan nutrientes? Bien, te vamos a facilitar la receta de una bomba nutritiva: zumo de brotes de alfalfa y zanahoria.

Ingredientes:

  • Brotes de alfalfa: 2 o 3 cucharadas colmadas.
  • Zanahorias: 2 (grandes).
  • Limón: 1
  • Sal: ¼ de cucharadita.
  • Pimienta blanca molida: de cucharadita.

Preparación:

Lavar bien los brotes y las zanahorias; extraer con una licuadora el zumo de ambos ingredientes, agregarles el zumo de limón, la sal y la pimienta. Beber el licuado inmediatamente. Esta bebida puede reemplazar una comida si estamos a dieta.

También podemos tomarlo solo; una característica que destaca en el zumo de zanahoria es que puede mezclarse con el zumo de todas las frutas sin provocar fermentaciones.

Budín de zanahoria

Ingredientes:

  • Harina integral: 300 g.
  • Azúcar integral: 150 g.
  • Maca: 3 cucharadas.
  • Huevos orgánicos: 3.
  • Jugo de zanahoria: 150 cm3 (más la pulpa de la zanahoria).
  • Polvo para hornear: 1 cucharadita.
  • Semillas de girasol: 2 cucharadas.
  • Almendras: 20.
  • Especias varias molidas: 1 cucharadita.
  • Aceite de oliva: 100 cm3.
  • Sal: 1 pizca.

Además:

  • Un molde de budín inglés.
  • Papel manteca: cantidad necesaria.

Procedimiento:

Precalentar el horno.

Forrar el molde para budín inglés con el papel manteca.

Mezclar la harina con la sal, las especias, el polvo para hornear y la maca.

Mezclar el jugo de la zanahoria con la pulpa que queda en la máquina.

En una procesadora poner los huevos, el aceite, el azúcar y el jugo de zanahoria. Procesar bien. Cuando esté todo mezclado, incorporar las harinas. Por último agregar las semillas de girasol y las almendras. Procesar 10 segundos y apagar la máquina.

Pasar la mezcla al molde. Cocinar el budín en un horno moderado durante 45 minutos o hasta que esté hecho.

Dejar que se enfríe y desmoldarlo.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Cúrcuma, potente por donde la mires

Cúrcuma. potente por donde la mires

La cúrcuma es una poderosa planta medicinal a la cual la investigación le atribuye propiedades preventivas y curativas contra la obesidad, el cáncer, la diabetes tipo 2, la enfermedad inflamatoria del intestino, la osteoartritis, entre otras; veamos algunas de sus propiedades.

Poderoso antiinflamatorio

Como antiinflamatorio tiene la capacidad de suprimir la liberación de los mediadores inflamatorios y estimular la producción de cortisona de las glándulas adrenales; además actúa inhibiendo la formación de leucotrienos, la agregación plaquetaria y la respuesta de los neutrófilos a varios estímulos involucrados en el proceso de la inflamación, así como promoviendo la fibrinolisis y estabilización de las membranas celulares.

Diferentes investigaciones han verificado que el extracto de cúrcuma y su principio activo la curcumina tienen un potencial antiinflamatorio comparable a la cortisona y a la fenilbutazona sin sus efectos secundarios.

Estas propiedades pueden aplicarse a muchas enfermedades como osteoartritis, esclerosis múltiple, lupus, escleroderma y otras que cursan con fenómenos inflamatorios.

Un amigazo del hígado

La curcumina, principio activo más destacado en la raíz de la cúrcuma, exhibe un efecto similar a la silimarina presente en el cardo mariano, referencia de excelencia en el cuidado hepático; es decir que es muy eficaz contra los daños hepáticos inducidos por sustancias químicas tóxicas.

Como colerético, la curcumina aumenta la producción de los ácidos biliares en más de un 100%; también mejora la solubilidad de la bilis, la excreción de las sales biliares, del colesterol y de la bilirrubina.

La cúrcuma, y en especial la curcumina, es muy eficaz en la prevención y tratamiento coadyuvante de la colelitiasis, pudiéndose combinar -para potenciar efectos- con el cardo mariano o un extracto de silimarina.

¡Amo la potencia equilibrada y las posibilidades de la medicina natural!

Enemigo del Alzheimer

La información más alentadora proviene de las buenas noticias para prevenir y paliar el mal de Alzheimer; científicos de la Univesidad de California dieron a conocer en la revista Journal of Alzheimer´s Disease que han identificado un mecanismo intra-celular específico regulado por la vitamina D3 que puede ayudar al cuerpo a eliminar del cerebro placa de beta amiloide y que se ve potenciado si esta es administrada junto con curcumina en forma de suplemento o incorporándola a la alimentación con el consumo de cúrcuma o curry.

La forma en que estos nutrientes actúan es a través del estímulo de las células macrófagas que localizan y eliminan fibrilos de amiloide y otros productos de deshecho que se van acumulando en el cerebro y anticipan la manifestación de esta y otras enfermedades neurológicas.

Cápsulas

Cuando necesitamos dosis importantes de curcumina y que su incorporación sea consistente a dosis regulares, lo mejor es consumir las cápsulas.

Para mejorar su absorción, algunos fabricantes presentan la curcumina liposomal, la cual consiste en un encapsulado junto con lecitina y ácidos grasos que mejoran su asimilación entre 65 y 285 veces.

Otras presentaciones garantizan la alta concentración de curcuminoides buscando acercarse a que el producto contenga la totalidad de principios activos señalando, mejorando su eficacia a dosis menores.

Para los adultos, habitualmente se recomienda una dosis de curcumina entre 700 y 1500 mg divididas en dos o tres tomas.

Leche Dorada

Esta bebida típica de la medicina ayurvédica que se utiliza hace más de cuatro mil años y de la cual se ha afirmado que es el alimento más curativo de la tierra dadas las numerosas propiedades de la cúrcuma; tiene todas las virtudes que se le atribuyen a la planta y destacan sus excelentes beneficios digestivos, preventivos de la tos y resfriados, alivio de los dolores reumáticos y las molestias de la menstruación, ayudante para conciliar el sueño, facilitador de la perdida de peso, es un eficaz antiaging, ¡y es deliciosa!

Ingredientes:

  • 1/4 taza de cúrcuma en polvo
  • 500 ml de agua
  • 10 gr de pimienta negra recién molida

Instrucciones:

Añade la cúrcuma y la pimienta al agua y lleva a ebullición.

Remueve constantemente y deja reducir el líquido hasta que quede una pasta relativamente espesa.

¡Ojo cuando la preparas que la cúrcuma mancha! Es un colorante natural.

Guárdala en el frigorífico y ve utilizándola como un concentrado; según la vayas necesitando utiliza la pasta para preparar tu leche dorada mezclándola con agua o una bebida vegetal; la fórmula original es con leche de vaca, si la consigues agroecológica puede ser una opción según tu enfoque alimentario.

Esta pasta se conserva refrigerada hasta un mes.

Luego, cada vez que deseamos preparar la leche dorada, llevamos una cucharadita de la pasta a una ebullición corta con la bebida elegida. Endulzar a gusto con miel e incorporar aceite de almendra, sésamo o ghee.

Si buscamos una consistencia más espumosa, podemos pasar la leche por la licuadora durante treinta segundos.

¡A tu salud!

Pablo de la Iglesia
Mentor del Diplomado en Coaching Nutricional