Publicado el

Propiedades del té verde

El té verde es una bebida con excelentes propiedades antiinflamatorias, anticancerígenas y antioxidantes; puede beberse moderada y regularmente, a razón de una o dos tazas al día para sacarle máximo provecho.

Se ha demostrado rigurosamente que los polifenoles presentes en el té verde, limitan la evolución del cáncer e inhiben el crecimiento de tumores. Investigaciones realizadas especialmente en Japón observan claramente que quienes consumen té verde de manera regular tienen menores índices de cánceres de estomago, hígado, páncreas, seno, pulmón, esófago y piel.

Gracias a sus principios activos antioxidantes se trata de uno de los alimentos a promover para prevenir las enfermedades cardiovasculares, la mayor causa de muerte en el mundo y que mayormente pueden prevenirse con hábitos saludables; en este caso el té verde actúa inhibiendo la formación de coágulos, previniendo la oxidación del LDL colesterol (el colesterol “malo”) y favoreciendo la elevación del HDL colesterol y regulando la presión arterial.

El té verde mostró también capacidades para reducir la glucosa sanguínea, por lo cual es un eficaz coadyuvante para prevenir y aliviar la diabetes; en este caso, por supuesto, hay que combinarlo con hábitos saludables como los que proponemos junto al chef y periodista Pablo Martín en el libro “Detené la diabetes” (Grijalbo); por supuesto, una dieta que cuida el equilibrio ácido-básico, con abundancia de alimentos frescos, vivos e integrales bien diseñada es un excelente punto de partida.

También es un excelente recurso para estimular la inmunidad natural y combatir virus y bacterias; ha demostrado incluso, en forma de ungüento, ser efectivo contra el virus del papiloma humano (VPH).

Se recomienda también para alcanzar la armonía interior, fortalecer la resistencia al estrés y revitalizar el sistema nervioso.

La infusión de dos tazas diarias de un buen té verde orgánico en el marco de una alimentación saludable es un excelente recurso para cuidar la salud y un coadyuvante para contribuir a recuperarla; por supuesto, evitar el uso de azúcar o edulcorantes artificiales y preferir, en todo caso, infusionarlo junto con hojas de stevia para endulzarlo.

Luego, cuando se necesita cantidad y regularidad de sus principios activos, puede recurrirse a complementos nutricionales estandarizados, casos en los cuales vale la pena acceder a aquellas marcas confiables que utilicen el mínimo de aditivos y sean de calidad y potencia probada; a modo de recomendación orientativa:

Té verde

Titulado al 50% de polifenoles
Potente agente protector contra los radicales libres
400 mg / 60 cápsulas
Ver o adquirir aquí ⇒ Té verde al 50% de polifenoles Anastore

Luego, para variar su sabor y sus propiedades, podemos utilizar diferentes presentaciones de la misma planta – Camellia Sinensis-, por ejemplo:

  • Té blanco, el cual al parecer es la bebida con más antioxidantes disponibles que hoy disponemos; se recomienda beberla con el desayuno.
  • Té matcha, una variedad especial de té verde finamente molido y tratado al vapor que se ha popularizado, no solo como bebida, sino también como ingrediente de la cocina en galletas, batidos, jugos…, por su textura y sabor dulzón. Para referencia o adquirir, puedes ver aquí, aquí o visitar dietéticas en tu región.
  • Otra buena alternativa es el té bancha; puedes referenciar aquí

Por supuesto, si estas presentaciones no son accesibles donde vives o el comercio por Internet es muy regulado, con seguridad encontrarás buenas opciones en un almacén naturista o dietética allí donde vives; lo importante es que identifiques los recursos que tienes a mano y hagas lo mejor posible con ellos.

Te facilito un audio con más propiedades del té verde si te has quedado con ganas de más:

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Quinoto: ¡te va a importar!

Primero prepárate un batido saludable y luego brindamos juntos y aprendemos un poco más sobre las propiedades del quinoto:

Licuado de quinotos y banana

Ingredientes:

  • 7 u 8 quinotos
  • 2 bananas
  • 20 gr de nueces

Preparación:

Procesar en la licuadora -puedes utilizar agua fría, natural o caliente-; al principio con poca agua para que se homogeneice mejor y luego agregar dos o tres tazas de líquido hasta alcanzar la consistencia deseada.


El quinoto, también conocido como cumcuat, naranja de la China o naranja enana, y cuyo nombre científico es Citrus margarita, es un fruto que no es muy popular entre nosotros, sin embargo por sus propiedades y facilidad de cultivo hasta en un pequeño patio, tiene el potencial de convertirse en una variedad orgánica al alcance de las familias que deseen acceder a alimentos de producción propia y segura aún en pequeños espacios. ¡Las pequeñas flores de este arbusto generan un delicioso aroma que crean un hermoso clima en el entorno donde se encuentran! Si estás pensando plantar un arbusto o un árbol de pequeño porte que incluso se adapta bien para los cercos vivos, ¡no lo dudes!

Los pequeños frutos, similares a unas naranjas en miniatura, se consumen enteros y con la piel, de allí la importancia que sean cultivados de manera natural y sin agrotóxicos; entre sus principios activos más valiosos destacamos una variedad de aceites esenciales, ácidos orgánicos, flavonoides, vitamina C, betacaroteno, pectina, entre otros. Su uso ayuda a aliviar enfermedades respiratorias en general, dolor de garganta, asma, halitosis, problemas circulatorios, colesterol, diabetes y es ligeramente sedante.

El destacado aporte de vitamina C y betacaroteno favorece el estímulo de la inmunidad natural y -por su acción antioxidante- ayuda a evitar el envejecimiento prematuro de las células expuestas a los radicales libres.

El limoneno, principio activo presente en el aceite esencial obtenido de la cáscara de los cítricos y que les brinda su aroma particular, tiene valiosas propiedades antioxidantes; aprovechamos sus beneficios de manera plena cuando consumimos quinotos, limones o cualquier otro cítrico orgánico con su cáscara, caso contrario, se extrae por destilación y se destina a usos químicos, cosméticos, medicinales o alimentarios.

También se han realizado algunas investigaciones que señalan los potenciales efectos anticancerígenos del limoneno, observándose que aumenta los niveles de enzimas hepáticas implicadas en la detoxificación de sustancias carcinógenas; aquí mencionamos la glutation S-transferasa (GST) que ayuda a eliminar los xenobióticos -sustancias ajenas al organismo, potencialmente dañinas y creadas por la química artificial- y otros elementos nocivos para las células.

Las concentraciones de ácido cítrico en el quinoto son importantes y le agregan valor nutricional a este fruto; justamente es el elemento que te hace fruncir el rostro cuando muerdes un limón o un quinoto. El ácido cítrico, un ácido orgánico soluble en agua, es beneficioso por sus propiedades antioxidantes, para el cuidado de la piel o como alivio del dolor de garganta.

Resaltemos que no se trata de un elemento menor en nuestro cuerpo, ya que el mismo produce y metaboliza entre 1,5 a 2 kg diarios de ácido cítrico, especialmente para el buen desempeño del metabolismo energético. El ciclo del ácido cítrico fue descubierto por el bioquímico alemán-británico Profesor Hans Adolf Krebs -por eso también se conoce como Ciclo de Krebs- y describe una ruta metabólica -es decir una serie de reacciones químicas ordenadas en serie- que hace a la respiración de todas las células aeróbicas y la obtención de energía. Para funcionar correctamente, el organismo debe mantener la eficiencia este ciclo.

Otra de las propiedades de los citratos o sales de ácido cítrico, es su capacidad quelante del calcio; el beneficio de esta propiedad para nuestra salud es su capacidad para capturar el exceso de calcio y evitar la formación de coágulos o depósitos anormales del mineral en los tejidos. Esto no suele ser un problema en las dietas vegetarianizadas y alcalinas, sin embargo la obsesión por el calcio y los consejos que exageran la necesidad de consumir lácteos o suplementos del mineral, sumado a ello la acidificación que producen los alimentos refinados e industrializados, genera desequilibrios en el metabolismo del mismo que termina depositándose en las arterias endureciéndolas o promoviendo la formación anormal de cálculos, espolones, etc. El consumo de frutas cítricas ayuda a alcalinizar el organismo y a brindar eficiencia metabólica, en particular en el buen uso del calcio.

Una preacaución a tomar es consumir las bebidas naturales con ácido cítrico con una pajita o enjuagarse inmediatamente la boca con agua para evitar un potencial daño al esmalte dental. Aunque realmente el mayor daño que puede producir esta sustancia es cuando se añade el ácido cítrico a las bebidas gaseosas que potencian en gran medida su capacidad para dañar el esmalte dental por la combinación con el azúcar y otras sustancias tóxicas y acidificantes; por supuesto, en este último caso, el consejo es evitarlas por completo.

Publicado el

Miomas, su tratamiento natural

Una de nuestras lectoras nos consulta:

Hola, tengo tres miomas y el doctor me aconseja una miomectomía. Quisiera saber que tratamientos alternativos hay.

Vilma (42), Buenos Aires. 

Digamos que la miomectomía es el procedimiento quirúrgico para extirpar fibromas uterinos, tumores no cancerosos que pueden aparecer a cualquier edad aunque son más frecuentes en la edad fértil; en este procedimiento el objetivo del cirujano es extraer los fibromas que causan síntomas y reconstruir el útero, diferente a la histerectomía, en la que se extirpa todo el útero.

Antes de decidir una miotectomía o, con más razón, una histerectomía, hay cada vez más médicos y pacientes que prefieren agotar todos los recursos terapéuticos y para ello hay tratamientos naturales que suelen dar muy buenos resultados en casos de padecer miomas o fibromas; compartiré algunas opciones para que las converses con tu médico:

Uña de gato: es una poderosa planta medicinal con propiedades antiinflamatorias, desintoxicantes y antitumorales.

Maca: se trata de una planta de usos ancestrales en las culturas andinas y, además de ser un reconstituyente energético, actúa como regulador hormonal.

Enzimas: un complemento nutricional que aporte enzimas como la papaina, la bromelina o la lipasa, suelen ser enfoques nutricionales muy frecuentes.

Otras hierbas de uso frecuente son el ruibarbo, la canela, el jengibre y las algas marinas; el anamú junto con la vitamina E (400 U.I. al día), parece ser de utilidad.

Todos estos recursos deben utilizarse de manera consistente y en lo posible estableciendo sinergias; las dosis y duración de los tratamientos variarán en función de los escenarios, la disponibilidad de recursos y el tiempo que pueda postergarse la intervención quirúrgica, pero tratándose de sustancias prácticamente inocuas aún a dosis más altas que las que suelen presentarse en forma de complemento nutricional, claramente los beneficios superan por mucho los riesgos que tienden a cero.

El consumo de grasas saturadas provenientes de la leche, la carne roja y los huevos, así como otros alimentos procesados, debe mantenerse en niveles mínimos y en lo posible de origen agroecológico; estas, especialmente cuando provienen de ganadería y avicultura industrializada, contienen elevados niveles de ácido araquidónico que fomenta los procesos inflamatorios y son contraproducentes con los miomas.

Paralelamente a la disminución de las grasas saturadas, es importante aumentar el consumo de frutas y verduras crudas que aportan antioxidantes, enzimas y oligoelementos junto con proteínas y grasas buenas derivadas del pescado azul. Un enfoque como el que proponemos con Patricia Robiano en “Puesta a punto” (Ediciones Urano) es apropiado para calibrar la alimentación.

Con la llegada de la menopausia, los miomas dejan de tener estímulo hormonal y tienden a reducirse o desaparecer; con un buen tratamiento natural, generamos auspicios en esa dirección.

Finalmente, un tratamiento con acupuntura, puede ayudar a aliviar el dolor pélvico, la pesadez y algunas molestias derivadas de desequilibrios hormonales.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Estrés y salud cardiovascular

Una de nuestras lectoras nos consulta:

Mi marido es un hombre saludable pero tiene el colesterol un poco elevado y está muy estresado; con todos los ACVs y ataques cardíacos que ocurren, realmente me preocupa.

Angelica, 37 años, Mendoza.

Angélica, no es para preocuparse, ¡pero es auspicioso que nos ocupemos! Además, hacerlo con amor es un “nutriente” especial tanto para ti como para tu marido 🙂

* Los ACEITES OMEGA 3 son la mejor alternativa para bajar el colesterol, proteger el corazón y tonificar el sistema nervioso. ¡Todo en uno! Las mejores opciones son los pescados de mar (aunque últimamente han empezado a aparecer en algunos mercados aceites de algunas algas con similares propiedades); la opción vegetariana son las semillas, especialmente el lino y la chía, aunque su efecto podría ser menor al Omega 3 de origen marino. Una o dos cápsulas de un gramo de aceite de pescado es una dosis de referencia, aunque mayores cantidades podrían ser necesarias para obtener resultados más sólidos; incluso la combinación de aceite de pescado con semillas de lino y/o chía nos brindarían una sinergia más interesante.

* A los factores estresores habituales -el ritmo de la ciudad, el exceso de trabajo o la personalidad muy competitiva- se le han sumado otros propios de estos tiempos -contaminación ambiental, cambio climático o el aumento de la pulsación magnética de la tierra-; este último, conocido como Resonancia Schuman (RS) es el gran agente desconocido que nos toma por sorpresa. El aumento progresivo de la RS en los últimos treinta años sería responsable de la frecuente percepción que el día pasa “volando”, de hecho los investigadores sugieren que hoy tendría una equivalencia  perceptual a las dieciséis horas en lugar de veinticuatro… Entonces, ¡a reprogramar las agendas acorde a los “tiempos que corren”!

* En esto de “bajar un cambio” para proteger nuestro corazón y sistema nervioso, hay una hierba que hace maravillas: la VALERIANA. Es un planta medicinal inocua que nos ayuda a estar serenos; para tomarla en té es algo desagradable, tal vez la mayoría de nosotros prefiera la tintura madre o los comprimidos.

El tema da para un libro, de hecho he escrito uno que se llama “Corazón Contento” (Ediciones Obelisco), pero para los más apurados, en mi último trabajo “El Milagro de la Nutrición Ortomolecular” (Kier) he dedicado un capítulo con el mismo nombre como para acceder a los conocimientos más precisos para tomar cartas en el asunto rápidamente.

Recuerde que las terapias complementarias no reemplazan al tratamiento médico y es aconsejable consultar a un profesional antes de realizar cualquier cambio en la dieta.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Aceite de oliva, el oro mediterráneo

 Un cambio en la alimentación es un proceso que se da paso a paso; algo tan simple como cambiar un alimento refinado e industrializado, por otro integral y biológico, ya marca una gran diferencia, en especial si sostenemos ese hábito en el tiempo.

Cambiar un aceite común que ha sido sometido a procesos de desnaturalización por otro de primera prensada en frío, en lo posible de calidad orgánica y producido artesanalmente para conservar sus cualidades casi intactas, es una de las mejores inversiones que podemos hacer por nuestra salud.

En el mercado tradicional es difícil encontrar buenos aceites de girasol, uva, maíz, etc., y para adquirirlos hay que acercarse a negocios especializados como dietéticas o almacenes naturistas; en el caso del aceite de oliva, por sus características, en las grandes superficies encontraremos distintas calidades, entre ellas nuestra opción saludable: aceite de oliva virgen extra, que representa un equivalente a la denominación primera prensada en frío en otras variedades. Por supuesto, en los negocios especializados, encontraremos opciones orgánicas y de cuidada calidad artesanal que hacen una diferencia de sabor y dan un paso más allá en la calidad nutritiva, pero un buen aceite de oliva virgen extra ya es un gran paso para la mayoría de los hogares.

Todos los aceites de calidad tienen nutrientes valiosos que aportar si se consumen con moderación, pero en el caso del aceite de oliva encontramos particularidades que lo vuelven especial. En primer lugar, tolera altas temperaturas y prácticamente no pierde su valor nutricional al cocinarlo, a diferencia de otros como los recién mencionados cuyos ácidos grasos se deterioran; junto con el aceite de coco, son los más adecuados para cocinar y, por supuesto, también para usar en crudo.

Si bien necesitamos de los ácidos grasos poliinsaturados presentes en otros aceites, no es conveniente abusar de estos porque son propensos a la oxidación; los ácidos grasos monoinsaturados predominantes en el de oliva, son más resistentes al ataque de los radicales libres y nos permite consumir mayor cantidad con un margen de seguridad mucho más amplio.

¿El aceite de oliva es caro? Eso afirman muchas personas, pero yo argumentaría que un litro de un buen aceite de oliva virgen cuesta, como mucho, lo mismo que dos o tres litros de refrescos azucarados, los cuales hoy se consumen en cantidades industriales -en Argentina, por ejemplo, el promedio supera los 130l por habitante-; podemos reemplazar los refrescos por agua, comprar aceite de oliva virgen y salimos ganando por partida doble: sumamos nutrientes y restamos antinutrientes.

En fin, tampoco es mi propósito cuidar el bolsillo de nadie sino contribuir a mejorar la salud global con el fomento de buenos hábitos y en este sentido cada uno debe establecer sus prioridades de inversión. ¡Hacerse cargo y responsables de nuestras opciones! Entre mis prioridades, ¡un buen aceite de oliva! 🙂

Variedades de aceite de oliva

De acuerdo a como sea su proceso de elaboración, el aceite de oliva se define de acuerdo las siguientes denominaciones:

1. Aceite de oliva virgen: se obtienen por procedimientos que no producen la alteración del aceite por elevadas temperaturas y cuyo único tratamiento es el lavado, la decantación, la centrifugación y el filtrado. Según sus cualidades se define como vírgen o vírgen extra; estas dos opciones, en orden ascendente, son las mejores para el cuidado de la salud.

2. Aceite de oliva refinado: se obtiene a partir de la refinación de aceites de oliva vírgenes.

3. Aceite de oliva: elaborado a partir de una mezcla de aceite de oliva refinado y aceite de oliva virgen.

4. Aceite de orujo de oliva: se elabora con la grasa que queda adherida a los restos de la extracción del aceite de oliva extra y refinado, y con los residuos de huesos y pieles de las aceitunas. Esta es la variante de menor calidad y, al igual que todas las variantes que no respondan a la denominación virgen o virgen extra, ha perdido las nobles propiedades de este alimento maravilloso.

Razones para consumir aceite de oliva

Este elixir del Mediterráneo ha sido muy investigado en las últimas décadas y se ha comprobado que:

* Regula los niveles de colesterol y triglicéridos.

* Protege la integridad del sistema cardiovascular.

* Reduce la acidez gástrica y previene contra úlceras o gastritis.

* Estimula la secreción de la bilis por parte de la vesícula biliar.

* Es muy bien absorbido por el intestino facilitando la regularidad intestinal.

* Favorece la mineralización del hueso.

* Tiene probados efectos anticancerígenos.

* Protege y tonifica la piel.

* Fortalece y protege de la oxidación a las membranas celulares.

Una de las características del aceite de oliva es que en su composición de ácidos grasos predominan los monoinsaturados, los cuales tienen unas propiedades especiales para la salud; su particularidad es que tienen casi las mismas propiedades que los predominantemente insaturados pero sin el riesgo de enranciarse prematuramente.

Entre los aceites monoinsaturados destacamos los de almendra, palta, avellana, coco y el más usado por excelencia, el de oliva. Estas variedades favorecen la disminución del colesterol LDL (malo) y mantienen elevado el HDL (bueno), siendo cardioprotectores por excelencia. Esta es una de las razones por la cual, a pesar de tener una dieta elevada en grasas, los países de la esfera mediterránea tienen menor incidencia de afecciones cardiovasculares.

A continuación una entrevista en la cual comparto algunos de estos conceptos:

¡Qué estés bien!

Pablo de la Iglesia

Este artículo es una versión actualizada de
Razones para consumir aceite de oliva