Publicado el

¿Cómo el miedo y el estrés afectan nuestra inmunidad durante una pandemia?

¿Cómo el miedo y el estrés afectan nuestra inmunidad?

Las emociones afectan nuestra inmunidad

Las emociones afectan a nuestro sistema inmunitario, para bien o para mal; un hecho que se sabía desde siempre, por supuesto, pero que desde hace unas tres décadas o algo más, ha comenzado a cuantificarse de manera objetiva y con acumulación creciente de datos.

Una de las asignaturas que estudia la interrelación entre las emociones y el organismo es la psiconeuroinmunología (PNI), encargada de facilitar el acceso a las evidencias mecanicistas de como los estresores impactan en la fisiología.

El estrés, en forma de miedo, ansiedad o incertidumbre, generan desequilibrios en el funcionamiento orgánico que nos afectan mucho más allá de nuestras emociones; si bien es importante señalar que no todos nos estresamos por lo mismo y los mismos escenarios nos afectan de manera diferente, de acuerdo a como lo percibamos en función de creencias, valores y condicionamientos que conforman la respuesta mental de cada individuo.

Cuando el estrés es continuado y desborda nuestra capacidad orgánica para sobrellevarlo, uno de los primeros en verse afectado es el sistema inmunitario, como consecuencia de un proceso de ida y vuelta entre la mente y el cuerpo afectándose mutuamente.

Adrenalina y cortisol

El estrés percibido genera un impacto en el sistema nervioso que responde produciendo hormonas y neurotransmisores, para las cuales el sistema inmune tiene receptores; por ejemplo, para entender uno de los procesos, la pituitaria, al percibir estrés, segrega ACTH que le indica a las suprarrenales que liberen cortisol y adrenalina, hormonas que nos preparan para responder adaptativamente con mayor eficiencia.

Si este escenario se mantiene durante un tiempo prolongado, el exceso de adrenalina y cortisol puede afectar la producción y el comportamiento de las citoquinas, pequeñas proteínas secretadas, entre otras, por los macrófagos y las células T durante las respuestas inmunes natural y específica; las citoquinas se unen a receptores específicos de la membrana celular donde van a iniciar respuestas biológicas como la activación de macrófagos, células asesinas o eosinófilos, acorde a la presencia del agente extraño y durante periodos pequeños de tiempo. El estrés crónico -en la forma emocional que se manifieste-, va a producir un estímulo permanente y la respuesta termina agotando recursos y alterando la respuesta eficiente de la inmunidad.

El cortisol y la adrenalina cumplen la importante función de preparar al cuerpo adaptativamente para la lucha o la huida, escenarios que en el estado natural en el que nuestras respuestas orgánicas fueron configuradas, tienen un comienzo y un fin, en cambio, en la sociedad actual pueden durar días, semanas, meses o volverse permanentes. Escribo esto durante la pandemia del coronavirus, un desafío que ha involucrado a toda la humanidad como nunca antes; sin trivializar en absoluto la situación, podemos observar que la población ha estado siendo bombardeada con el tema durante meses desde su inicio y de manera creciente hasta que la noticia ha tomado protagonismo absoluto.

Por ejemplo, las autoridades sanitarias y el periodismo han recurrido a la “guerra” como metáfora, algo que, en mi opinión, es muy exagerado. Como consecuencia, dado que lo que nos decimos configura nuestra percepción, mucha gente lo interpreta de manera literal, empieza a encontrar enemigos en todos lados, se produce una histeria social de larga duración y una secreción permanente de las hormonas del estrés; llegado a un punto, estas crean desequilibrios que afectan al metabolismo, a los sistemas reproductor, cardiovascular y gastrointestinal o el cerebro. En cuanto a la inmunidad, el exceso de hormonas de estrés, en este caso en forma de miedo, baja y altera las defensas, predisponiendo a enfermedades respiratorias, alergias, enfermedades autoinmunes e infecciones en general. De alguna manera, aquello que las autoridades buscan evitar, también lo están estimulando.

Empoderarse en lugar de aterrorizarse

¿Y cómo podría evitarse y mitigarse este estado de cosas? El escenario es real, no caben dudas, y las medidas preventivas son razonables -aunque no sabemos su efectividad real al momento de escribir esto y, mucho menos, su utilidad más allá de las cuarentenas obligatorias, confinamientos y aislamiento social-.

Sin embargo, con la comunicación basada exclusivamente en el miedo con la propia OMS a la cabeza, no se le proporcionó a la gente herramientas para tomar acción y hacerle frente al desafío. De alguna manera, recurriendo a la metáfora de la guerra como configurador de la consciencia colectiva, es como si nos enviaran al medio de un combate entre dos frentes, completamente desarmados y sin una trinchera en la que guarecerse.

Las primeras líneas de defensa de nuestro organismo son la prevención y nuestra inmunidad natural. Las medidas tomadas apuntan a la prevención, y eso, está claro, debe apoyarse. Sin embargo, ni las autoridades sanitarias, ni la mayoría de los médicos, ni los medios de comunicación, han hablado prácticamente nada de la importancia de nuestro sistema inmunitario en la labor preventiva o curativa.

Sabemos que no es lo mismo comer de una manera u otra para garantizarle a nuestro organismo las proteínas, los ácidos grasos, las vitaminas, los minerales y los fitoquímicos necesarios para que el sistema inmunológico funcione adecuadamente; quien está verdaderamente ocupado en contener una pandemia se ocupa mínimamente de enseñarle a la gente que no es lo mismo comer azúcar refinado que unas frutas, un embutido industrializado con pan blanco que una carne al horno con papas, un panificado industrial que un porridge de avena o un licuado de banana. ¡Y la diferencia no es menor en la práctica!

Podríamos sumarle la comunicación de recursos baratos que ayudan a prevenir o mitigar infecciones respiratorias por estímulo de la inmunidad natural, tales como plantas medicinales (equinácea, llantén, eucalipto, gordolobo, ambay, tomillo…), alimentos específicos (ajo, cebolla, jengibre, limón), complementos nutricionales (vitamina C, zinc, selenio…). En ningún caso se trata de sustancias milagrosas, pero sin ninguna duda, en todos los casos se trata de sustancias que crean auspicios positivos para sostener nuestro bienestar ante esta o cualquier amenaza infecciosa y, además, le brinda a la gente el registro de poder hacer algo más por su salud, más allá de quedarse encerrada aterrorizándose con las noticias que pasan en la TV.

Pasar de ser pasivos espectadores desinformados de nuestras posibilidades a participantes activos en aprendizaje permanente, haría una gran diferencia aquí y ahora y nos empoderaría con recursos que tendríamos disponibles para siempre. Y por supuesto, canalizaríamos el estrés en acciones productivas: hacer ejercicio, comer bien, descansar adecuadamente, meditar, prepararnos una infusión, y de esta manera saber que efectivamente estamos haciendo lo mejor por nosotros mismos. ¡La diferencia es enorme!

Pablo de la Iglesia

Publicado el

REISHI, aliado de tu inmunidad

REISHI, aliado de tu inmunidad

¡Tengamos presente el REISHI en nuestra estrategia de salud! Hoy más que nunca tenemos que fortalecer la inmunidad natural con la mayor cantidad de recursos auspiciosos a nuestro alcance.

Se trata de un hongo comestible que es utilizado en Japón y China desde al menos hace 2.000 años; ha sido conocido como el alimento que cura o la seta de la inmortalidad.

Más allá de su reconocimiento como una de las panaceas de estas medicinas tradicionales milenarias, en las últimas décadas ha sido ampliamente estudiado y sus efectos reafirmados.

Sumar auspicios

El miedo nunca es un buen aliado o consejero; es más, si canalizamos esa energía y la transformamos en acción positiva para estimular nuestra inmunidad natural con hechos, estaremos ganando seguridad a la hora de vivir con la confianza de hacer lo que esté a nuestro alcance para mantenernos sanos. 

En estos tiempos hemos aprendido mucho sobre la equinácea, el zinc, la vitamina D, el CDS, la vitamina C, el propóleo, etc. Sin embargo, hay un hongo con poderosas propiedades adaptógenas que puede ser muy útil y del cual se ha hablado bastante menos…

Múltiples usos del reishi

El hongo reishi es un conocido adaptógeno que brinda muchos beneficios para la salud, incluyendo los siguientes impactos positivos:

  • Equilibrio hormonal.

  • Mejor función cerebral. 

  • Antibacteriano y antivírico.

  • Antiinflamatorio.

  • Antialérgico.

  • Antioxidante.

  • Regulador de la glucosa.

  • Inmunoestimulante.

  • Tónico nervioso.

  • Protector hepático.

  • Anticancerígeno.

El reishi no es un cuento chino

Uno de los usos más corrientes de este hongo medicinal, los cuales se remontan a tradiciones médicas ancestrales en Asia, es el tratamiento de infecciones, incluidas las virales como la gripe.

Hay una serie de aspectos que hacen a la utilidad profunda de este complemento nutricional y que le brindan una funcionalidad integral: previene la oxidación de los lípidos, protege la integridad del ADN y es un antiinflamatorio potente -que a diferencia de los corticoides que lo deprimen, regula la inmunidad y optimiza las defensas-.

Sus aportes en el cáncer también están bien validados.

Complementos nutricionales

Lo conseguiremos en dietéticas y tiendas de salud en forma de extracto en diferentes presentaciones: líquido, polvo, comprimidos, café, jarabe…

En el caso del reishi, un punto de referencia es la información del contenido en polisacáridos y betaglucanos; el que a continuación te recomendamos está  titulado al 30% en polisacáridos y 15% en beta glucanos y, en todo caso, lo puedes utilizar como referencia para buscar alternativas.

Normalmente se consume entre 600 y 1000 mg al día en una toma por la mañana o divida en dos por la mañana y por la tarde.

Sugerencias orientativas

Reishi Ecológico

Marca: Anastore
Origen Francia / Mercado Europeo

Descripción: contribuye a las defensas naturales. Reishi rojo bio titulado al 30% en polisacáridos (15% beta glucanos).

Más información

Reishi

Marca: Vegavero
Origen Alemania / Mercado Europeo

Descripción: extracto concentrado de alta potencia (2000 mg / 120 cápsulas )

Información de compra

Reishi

Marca: SuperSmart
Origen: Francia / Mercado Europeo

Descripción: estandarizado al 20% de polisacáridos y al 6% de triterpenos.

Información de compra

Precauciones: se desaconseja su uso para mujeres embarazadas o en periodo de lactancia. No exceder la dosis diaria recomendada por el fabricante.

¡Qué estés bien!

Pablo de la Iglesia

Publicado el

RESVERATROL, sus propiedades contra el cáncer

RESVERATROL contra el cáncer

Entre las múltiples propiedades del RESVERATROL, sus propiedades contra el cáncer es un aspecto a destacar.


Las voces son generadas con SPEECHELLO

RESVERATROL contra el cáncer

Una de las razones por las cuales el RESVERATROL aporta positivamente en la prevención y tratamiento del cáncer seguramente está relacionada a su poderoso efecto en la circulación, lo cual mejora la oxigenación y nutrición de las células y los tejidos. Otro aspecto que parece importante se vincula al hecho que mejora la actividad mitocondrial y esto no solo es un factor clave para la vitalidad del organismo, sino que también hay evidencias acumuladas de su trascendencia a la hora de resistir cualquier forma de cáncer. De acuerdo a la Dra. Esther Ibáñez, especialista en medicina integrativa con práctica en Barcelona:

La célula tumoral, debido a su alta replicación, necesita grandes cantidades de energía. La energía se produce en la mitocondria de la célula, pero las células tumorales no tienen suficiente energía para su alta replicación y necesitan activar la formación de energía en el citoplasma celular. El resveratrol induce el cambio al metabolismo mitocondrial y como este consume mucho oxígeno, produce muchos radicales libres que dañan la mitocondria, induciendo la apoptosis o muerte celular. Numerosos estudios sobre resveratrol han demostrado un gran potencial en el tratamiento de distintos tipos de cáncer, debido a su capacidad de afectar varias rutas moleculares.

El poder antiinflamatorio e inmunizante del RESVERATROL, agregaría más razones para confiar en este fitoquímico si se trata de prevenir o luchar contra el cáncer.

Complementos nutricionales

Los siguientes complementos nutricionales de RESVERATROL son sugeridos a modo de orientación y para que sirvan de referencia para adquirir productos de mejor calidad.

OPC DE UVA Y RESVERATROL

Marca: Anastore Origen Francia / Mercado Europeo Descripción: extracto seco de raíz de Polygonum de Japón titulado al 50% en resveratrol con un mínimo un 95% de polifenoles; cada dosis aporta 95 mg ofreciendo la máxima calidad. Más información

RESVERATROL SYNERGY

Marca: Super Smart Origen Francia / Mercado Europeo Descripción: poderoso antioxidante con una fuerte dosis de transresveratrol (de 500 mg de extracto de Polygonum cuspidatum estandarizado al 20% de transresveratrol) y una serie de nutrientes sinérgicos que hacen de este complemento nutricional uno de los mejores en su tipo; la protección sinérgica es brindada por fisetina, pterostilbeno, polidatina, quercetina, vitamina C, proantocianidinas. Más información

TRANS-RESVERATROL

Marca: Super Smart Origen Francia / Mercado Europeo Descripción: transresveratrol (extraído de 1.000 mg de Polygonum cuspidatum estandarizado al 20% de transresveratrol) Más información

En el mercado argentino podemos encontrar los siguientes productos basados en resveratrol y con una calidad competitiva:

Harina de vino

Otra opción para asegurarnos buenas dosis de RESVERATROL es la harina de vino, la cual es un residuo de la vinificación de la uva. En ella,  junto a otros fitoquímicos, destaca el RESVERATROL, aunque con menor concentración que en un complemento; como contrapartida, tiene la ventaja de sumar otros principios activos valiosos como el hierro, el potasio, los Omega 3 o el betacaroteno. La forma de consumirla es a razón de una o dos cucharadas de postre al día, incorporándola en jugos, licuados o ensaladas. Comparto una receta con harina de vino de mi buen amigo Pablo Martín para que te inspires:

Licuado con harina de vino

Ingredientes (para 2 vasos)

  • Mandarinas: 3
  • Peras maduras: 2
  • Agua filtrada: 1½ vasos
  • Miel: 1 cucharadita
  • Harina de vino: 2 cucharaditas

Procedimiento

Limpiar bien las frutas (se puede pelar o no la mandarina -si no es orgánica, mejor pelarla-),  cortarlas y colocar todos los ingredientes en la licuadora y procesarlos.

Tomar el licuado inmediatamente, pero ensalivando bien.

Personalmente yo evito la miel, con el dulce de la fruta me alcanza y evito elevar demasiado la carga glucémica del batido. ¡Pero esa es la idea! Ahora a poner a prueba la creatividad y hacer recetas propias.

ahhh, a propósito, si te gusta la cocina y quieres comer sano, te recomiendo estos cursos online de cocina saludable, basada en alimentos integrales y libres de gluten con el chef Pablo Martín:

POSTRES GLUTEN FREE DULCES Y VEGANOS

PREPARACIONES GLUTEN FREE & VEGANAS SALADAS

HAMBURGUESAS Y MILANESAS CONSCIENTES Y VEGANAS

Podemos adquirir  la harina de vino suelta o envasada, en dietéticas y almacenes naturistas. Una de mis vocaciones es buscar, investigar, probar y compartir sobre los complementos nutricionales de calidad; si has tenido experiencias con alguno de los mencionados, por favor cuéntamelo a través del formulario de contacto.

Otros aliados contra el cáncer

Si deseas trabajar tu estrategia de salud, ya sea en la prevención o el tratamiento coadyuvante del cáncer, con recursos naturales, los siguientes artículos también te serán de ayuda y orientación:

Si la medicina natural es tu vocación, no dejes de informarte nuestras ofertas de formación. ¡Qué estés bien!

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Espárragos contra el cáncer

Espárragos contra el cáncer

Los espárragos son una rica fuente de glutation, un poderoso antioxidante intracelular que desempeña una activa función en la promoción de ciertas enzimas y en la destrucción de sustancias tóxicas que dañan los tejidos; en ese sentido, los espárragos son un elemento eficaz que suma en la lucha contra el cáncer.

En un artículo de Sonia Barahona en la revista DSalud, titulado Espárragos: antioxidantes y antitumorales, puede leerse:

El glutatión ayuda a afrontar el cáncer de tres formas: como preventivo, como herramienta terapéutica frente a las células tumorales y como adyuvante de los tratamientos convencionales al reducir sus efectos secundarios.

Como preventivo al neutralizar el efecto perjudicial de los radicales libres de origen endógeno derivados de la producción de energía y otras actividades metabólicas celulares pero, sobre todo, de los provocados por agresiones exógenas, la mala alimentación, los tóxicos ambientales, las radiaciones electromagnéticas, etc. (los radicales libres se consideran altamente cancerígenos). Sin olvidar que potencia el efecto antioxidante de las vitaminas C y E así como del selenio. Es más, no sólo previene la mutación del ADN celular sino que contribuye a reparar el ADN dañado.

En la fase activa del cáncer el glutatión también juega un papel importante por su influencia en el sistema inmune ya que está directamente involucrado en la réplica y crecimiento de los linfocitos T, glóbulos blancos básicos en el funcionamiento del sistema inmune. Está demostrado que niveles bajos de glutatión provocan una actividad inadecuada de las células T. Un estudio hecho en Japón con seis personas con hepatocarcinoma a las que se dio 5 gramos diarios de glutatión de forma oral finalizó con la regresión o estancamiento del crecimiento del tumor en tres pacientes. Otro tuvo una reducción del marcador tumoral alfa-fetoproteína de 496 a 5 y dos sobrevivieron un año. Hasta tal punto se considera importante que el área de quimioterapia del Instituto Nacional del Cáncer de Estados Unidos ha desarrollado medicamentos anticancerígenos como el NAC o N-acetilcisteina, fármaco destinado a elevar los niveles de glutatión en el organismo.

En todo caso, no es importante para nosotros saber si los espárragos son una solución milagrosa contra el cáncer, de hecho en la medicina natural no solemos ser favorables a las sugerencias basadas en un solo elemento sino más bien a la desintoxicación y restauración del equilibrio del estilo de vida. Simplemente nos complace reconocer algunas de sus propiedades y promovemos su incorporación consistente como parte de una estrategia integral que procura restaurar la salud.

Tienes autonomía para consumirlo cuanto lo desees sin importar que otro tratamiento hagas; de manera equivalente a otras frutas y verduras, los espárragos aportan muchos beneficios, especialmente en este caso sus propiedades depurativas estimuladas por su efecto diurético.

Por lo menos en primavera, ¡qué no falten espárragos en nuestra mesa!

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Lino, aliado en la menopausia

Lino, aliado en la menopausia

Uno de los principios activos más interesantes del lino o linaza, que ha despertado mucho interés en los investigadores, son los lignanos, una sustancia de gran utilidad para la salud femenina, especialmente durante la menopausia, por sus efectos como regulador hormonal. También se estudian sus propiedades antioxidantes y anticancerosas.

Los lignanos -nombre genérico de numerosísimas sustancias similares- son unos fitoquímicos ampliamente distribuidos en el reino vegetal; en esta ocasión nos interesan especialmente los presentes en las semillas de lino.

Al igual que otras sustancias fitoquímicas, como las isoflavonas de soja, los lignanos se aferran en las células a los mismos puntos donde lo hacen los estrógenos; este mecanismo ayuda a paliar los efectos negativos del exceso de estrógenos y reduce las posibilidades de padecer cáncer, especialmente el de mama.

Las semillas de lino, por mucho, son la fuente alimentaria más rica en lignanos, llegando a contener hasta cien veces más que la cantidad presente en otros productos; otras fuentes a considerar son las semillas de calabaza, el té verde y los cereales integrales. Después del lino, las semillas de sésamo son las segundas en importancia por su concentración.

Alivio durante la menopausia

En varios estudios realizados, pudo apreciarse que el consumo de diversas cantidades de semillas de lino favorece la salud de la mujer en periodos de menopausia. Una investigación demostró concretamente que la incorporación de 40 gr diarios de semillas de lino durante cuatro meses, es tan efectiva como la terapia de sustitución hormonal (0,625 mg de estrógenos conjugados) en la reducción de síntomas asociados al climaterio.

Se entiende que estos fitonutrientes actúan adhiriéndose a los receptores de estrógenos celulares, en forma similar a los estrógenos endógenos producidos por el propio cuerpo. Los lignanos no son tan potentes como los estrógenos endógenos; sin embargo, pueden actuar como tales o como antagonistas, dependiendo de las necesidades del cuerpo.

Cuando la presencia de estrógenos es normal o muy elevada, tal como ocurre en las mujeres en etapas anteriores a la menopausia, los lignanos actúan como antagonistas evitando los efectos nocivos que aquellos pudieran tener. Sin embargo, cuando los niveles disminuyen, tal como ocurre en la menopausia, los lignanos actúan como estrógenos débiles.

Cómo consumirlo

El consumo de la semilla entera remojada es tal vez la forma más habitual y mi opción preferida; de esta forma aprovechamos todas sus propiedades.

Se cubre con agua una o dos cucharadas de semillas de lino y se deja reposar toda la noche; se consume por la mañana masticando lentamente. Es ideal para combatir y prevenir el estreñimiento, pero también se aprovechan todas sus virtudes, entre ellas prevenir el cáncer de mama y, por supuesto, favorecer el equilibrio hormonal.

Pablo de la Iglesia
Mentor del Diplomado en Coaching Nutricional