Publicado el

Aceite de Oliva para el sistema nervioso

Aceite de Oliva para el sistema nervioso

Además de sus reconocidas propiedades cardioprotectoras, el aceite de oliva también es un aliado de la salud del sistema nervioso.

El aceite de oliva virgen extra contribuye al desarrollo y protección neuronal; el ácido oleico tiene propiedades como factor neurotrófico o neurotrofina, es decir posibilita que crezcan los axones y las dendritas (prolongaciones de las neuronas) permitiendo que las células nerviosas se pueden interconectar.

José María Medina, científico del Instituto de Neurociencias de Castilla y León (Incyl), experto que ha observado esta propiedad por primera vez, ha explicado:

«Las neuronas utilizan sustancias muy primitivas para comunicarse», sustancias como el ácido oleico, que «se encuentran en los vegetales desde hace millones de años y que permiten mandar una señal, una orden.»

Hay que señalar que, al menos lo que sabemos hasta ahora, el efecto de esta sustancia es limitado al desarrollo del sistema nervioso en los niños, el desarrollo de la barrera hematoencefálica parece ser un obstáculo para el ingreso de los principios activos del aceite de oliva; el investigador agrega:

«No podemos afirmar que por tomar ácido oleico mejore la salud de un adulto, pero sí que es importante que el niño y la madre que le alimenta a través de la leche materna tomen ácido oleico, porque va a favorecer su desarrollo intelectual.»

De acuerdo a un estudio publicado por expertos del Hospital Clinic de Barcelona, los alimentos ricos en polifenoles -como el aceite de oliva virgen extra- ayudan a evitar las enfermedades neurodegenerativas.

Aceite de oliva para prevenir el Alzheimer

La investigación publicada por el Journal of Alzheimer’s Disease relaciona el consumo de alimentos con polifenoles y sus niveles en la orina, con el desenvolvimiento de la memoria; ante estos nuevos datos, los investigadores del Clinic recomiendan generalizar el uso del AOVE en nuestras comidas, consumir entre cuatro y siete nueces diarias y beber dos copas de vino -que también son alimentos ricos en polifenoles-, en el caso de los hombres, y una en el de las mujeres cada día.

Otro estudio sobre el Alzheimer  fue llevado a cabo por científicos de la facultad de Medicina de la Universidad Temple (Filadelfia – USA); en el mismo se observa que el consumo de aceite de oliva reduce en ratones la formación de proteínas beta-amiloideas y de ovillos neurofibrilares, dos indicadores típicos de la enfermedad.

Domenico Praticò, uno de los investigadores que realizó este trabajo, dijo lo siguiente:

“Hicimos este estudio porque seguimos la literatura que ha mostrado que la gente que vive en la zona del mar Mediterráneo tiene una menor incidencia de enfermedades cardiovasculares y de enfermedad de Alzheimer.”

“Lo que realmente hace una diferencia es que la gente de esa zona consume diariamente aceite de oliva extra virgen.”

Observaron que los ratones que habían consumido AOVE tenían un estado de su memoria hasta un 40 por ciento mejor que los del otro grupo; así mismo eran más rápidos para aprender y recordaban los detalles de las tareas, algo que no se daba en el grupo de control.

Luego observaron que los animales que consumieron aceite de oliva virgen extra presentaban una drástica reducción de proteínas beta-amiloideas y ovillos neurofibrilares, presentando estructuras cerebrales más limpias.

Los investigadores tienen la certeza que el AOVE puede utilizarse preventivamente, pero ahora trabajan con otros modelos para verificar si también actúa terapéuticamente cuando la enfermedad ya avanzó.

Fuente:

ACEITE DE OLIVA, el oro del mediterráneoUn libo de Pablo de la Iglesia
Adquiérelo en AMZN

Publicado el

Minerales aliados de tu corazón

Minerales aliados de tu corazón

Hoy quiero hablarte de tres minerales que constituyen una ayuda ejecutiva para la salud cardiovascular y que no pueden faltar en cualquier estrategia que nos brinde una cobertura de protección en un mundo donde este tipo de enfermedades se cobra más vidas que cualquier otra; del mismo modo, constituyen amigos infaltables de aquellos que, ¡a todo corazón!, buscan mejorar su rendimiento competitivo en los deportes.

Magnesio

El magnesio podría evitar por sí solo muchas de las intervenciones quirúrgicas o farmacológicas en el campo de la cardiología. ¡Esto lo digo sin lugar a dudas!

Su presencia ha disminuido muchísimo en los alimentos y está prácticamente ausente en la comida chatarra ultraprocesada que se ha instalado en las mesas de la mayoría de los hogares; se ha calculado que aproximadamente el 80% de las personas en EE UU lo consume por debajo de las necesidades.

El magnesio, que tiene muchas funciones en el organismo, es considerado el mineral más importante para el corazón y hoy en día nuestro cuerpo lo demanda más que nunca para desintoxicarse del smog, los agrotóxicos y otras toxinas.

Invito al lector a que haga un pequeño experimento: pregúntele a cada persona con una afección cardiovascular si su médico le prescribió magnesio en tratamiento prolongado. ¡Seguramente se encontrará con que en la mayoría de los casos no es así!

En principio, salvo alguna excepción puntual, todos los cardiópatas se benefician con un suplemento de alguna forma de magnesio.

¿Qué puede hacer el magnesio por una persona con trastornos cardíacos?

Beneficios del Magnesio

¡Y todo esto por muy poco dinero y con un montón de efectos secundarios beneficiosos para la salud integral!

Alimentos ricos en magnesio

Entre los alimentos ricos en magnesio destacamos los granos integrales -maíz blanco, arroz, quinoa, mijo-, los frutos secos -en especial anacardos, pistachos y cacahuetes-, semillas -principalmente sésamo, sandía, lino o calabaza-, cacao, verduras de hojas verdes, cilantro, higos secos y cítricos.

Sugerencia para complementos

La dosis más habitual y segura suele ser de 400 mg, aunque el especialista puede sugerir elevarla a 800 o 1000 mg hasta obtener resultados.

La forma menos eficiente de elevar su presencia en el suero sanguíneo es el óxido de magnesio, la cual suele ser una forma muy común en complementos baratos; si no hay otra opción, igual es útil para este fin.

Otras formas más eficientes, son orotato de magnesio, gluconato de magnesio y aspartato de magnesio.

Mi forma preferida, por su relación costo beneficio, es el cloruro de magnesio. Viene en comprimidos, que se tomarán de acuerdo a la sugerencia del fabricante según su potencia.

O en forma de sales que se preparan a razón de 33 gr por litro de agua en una botella de vidrio; luego, se bebe una taza de café en ayunas, pudiéndose sumar otra toma antes del almuerzo en adultos. Es importante agitar el líquido antes de servir.

Es normal que durante los primeros días se manifieste una mayor motilidad intestinal e incluso alguna diarrea ligera, que puede aliviarse reduciendo la dosis o suspendiéndola un día.

La única contraindicación que tiene el magnesio en el rango de dosis segura es la insuficiencia renal.

En estos casos, y en cualquier otro, se puede recurrir a un baño de Sales de Epsom o sulfato de magnesio y el cuerpo asimilará la cantidad que necesite.

Si deseas saber más sobre este tema, puedes leer Beneficios del magnesio.

Cromo

Los desequilibrios de la glucosa y la insulina, así como el sobrepeso, suman factores de riesgo cardiovascular; en ambos casos, en especial cuando se combina con actividad física, un complemento de cromo contribuye a reducir su impacto.

La deficiencia de cromo se ha asociado con una mayor probabilidad de riesgos cardíacos, tanto por las razones enunciadas como por su capacidad coadyuvante para regular los niveles de colesterol.

Otro punto importante, es que más de la mitad de los casos de hipertensión arterial se han asociado a hiperinsulinemia y resistencia a la insulina, donde también el cromo es de utilidad.

Alimentos ricos en cromo

Probablemente el súper alimento más rico en cromo sea la levadura de cerveza dietética, de la cual podemos incorporar el consumo de una o dos cucharadas soperas al día junto con ensaladas, zumos o batidos.

Otros alimentos con aporte notable son carne, pollo, hígado, huevos y ostras, citando los de origen animal; en este caso debemos procurar que no sean provenientes de producciones industriales intensivas como feedlots o piscifactorías, sino de animales de pastoreo o recursos marinos silvestres.

El brócoli y el germen de trigo son dos valiosas fuentes vegetales.

Sugerencia para complementos

Los complementos de picolinato y polinicotinato de cromo han demostrado ser seguros en dosis de 200 mcg; un profesional de la salud puede recomendar una mega dosis de hasta 1.000 mcg.

Selenio

Se ha encontrado que las personas con niveles bajos de selenio tienen un riesgo 70% mayor de padecer coronariopatías.

El selenio protege al corazón tanto por su fuerte actividad antioxidante como por su capacidad para restringir la carga de metales pesados en el organismo, los cuales también son altamente dañinos para el tejido cardiaco.

Alimentos ricos en selenio

La presencia de selenio en los alimentos dependerá de la riqueza de los suelos. Entre los que más contenido tienen citamos carnes rojas y pescado, hortalizas, nueces de Brasil, piñones, huevos, ajo, champiñón o levadura de cerveza.

Sugerencias para complementos

Entre los complementos más utilizados están la seleniometionina y el seleniato de sodio, los cuales son seguros a dosis de 100 mcg, adecuada para proteger el corazón.

En el corto plazo, se han utilizado dosis de hasta 1.000 mcg, en especial para neutralizar metales pesados y no ha habido complicaciones por toxicidad; pero esta dosis no debería sostenerse mucho tiempo. En cualquier caso, si necesitamos extraer metales pesados del organismo, podemos combinar dosis más seguras de selenio con zeolita, alimentos con ácido fítico o chlorella y esta sinergia será aún más profunda y eficaz.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Alimentación consciente: ¿qué puedo obtener de cada enfoque?

Alimentación Consciente

La alimentación consciente no es un nuevo conjunto de reglas mejores que las anteriores; más bien es el manejo del conocimiento de tal forma que podamos elegir con libertad y sabiduría nuestra mejor opción aquí y ahora.

No me importa quien tiene razón, procuro vivir buscando el verdadero contenido de la razón y para ello debo dejar a un lado mis razones.

En el mundo ha habido cientos de religiones y la mayoría de los practicantes tienden a creer que la suya es la “mejor” o la “verdadera”. Con la alimentación ocurre lo mismo y hay mucha gente aferrándose a su dieta como si nosotros fuéramos sus instrumentos y no precisamente al revés.

La alimentación consciente nos invita a liberarnos de los dogmas, las creencias y los condicionamientos; en su lugar emerge la integridad, la libertad y la responsabilidad.

No crees identidad en torno a la alimentación

Más allá del estilo alimentario que elijas, tómate tu alimentación en serio.

Es importante ser cautelosos ante las dietas de moda; estudiar para intentar comprender como se gestan los equilibrios dinámicos en nuestro cuerpo.

Saber que hay gente que se dedica a investigar con seriedad hace 20, 30 y 40 años y aún tienen dudas, vacíos de conocimiento y brindan consejos de manera prudente. No confundamos CONFIANZA con SOBERBIA.

¡Deja el dogma a un lado! Observa las siguientes ecuaciones: “2+2+1=5”, “1+3+1=5”, “1+1+2+1=5”. ¿Comprendes? Convengamos que en la alimentación el orden de los factores si altera “ligeramente” el producto.

Y también digamos que no se trata de sumar “5” sino de ir haciendo los cambios para buscar una aproximación dinámica en torno a “5” que aquí hemos elegido aleatoriamente como nuestro objetivo simplemente porque no se contar más allá 🙂

Pero sobre todo, comprendamos que hay muchos caminos para llegar a “5”.

Déjame decirte algo, y esto es una ley de hierro de la consciencia: no importa que tipo de conocimiento pongas en la mente de un fanático o un estúpido, no va a prosperar y lo va a arruinar.

Digo esto porqué hoy hay muchos influenciadores bonitos y simpáticos que hacen, o hacemos en torno a ellos, un culto adorando el plato que se llevan a la mesa y mucha gente, ¡pero mucha gente!, termina confundiendo experiencias con verdades que condicionan y limitan un estilo de vida.

¿Buscas la verdad o buscas validar “tu” verdad?

Emprende el camino de la alimentación saludable con razón y corazón.

Dije “y” y no “o”. ¿Comprendido?

Veamos algunos principios que pueden orientarnos en este camino:

👉 NO UTILICES LA ALIMENTACIÓN PARA CONSTRUIR TU IDENTIDAD.

Si eres vegano, macrobiótico, cetogénico o cualquier otro estilo-, entrar, salir o modificar el guión, resultará traumático; si, en cambio, estas experimentando algún estilo citado o cualquier otro, entras, sales, modificas el guión y experimentas todo lo que necesitas para ir buscando tu propio equilibrio dinámico.

Utilizas los conocimientos que una escuela te aporta y no, como suele ocurrir, eres utilizado por ellos volviéndote un zombie vegano, un zombie macrobiótico, un zombie cetogénico, un zombie paleolítico…

Tú utilizas el conocimiento. El conocimiento no te utiliza a ti.

¡Aprende lo que cada “verdad” tiene para aportar! Toma lo que hoy necesites, sigue aprendiendo y continúa sintonizando la dinámica de tu mejor ecuación existencial.

¡Todo fluye y todo cambia! ¿Qué nos haría pensar que aferrarnos a nuestras creencias para nosotros funcionará diferente?

¿Es la dieta vegana insuficiente?

👉 TOMA TUS PROPIAS DECISIONES CON ESPÍRITU CRÍTICO Y HAZTE CARGO.

Saca lo mejor de todos los referentes pero valídalo con tu experiencia personal; no te proyectes en ellos -pues son personas que pueden meter la pata-, y así no te sentirás defraudado. ¡Hazte cargo seriamente de tus decisiones!

👉 Una dieta VEGANA no tiene porqué generar alteraciones hormonales o de otro tipo, una dieta vegana mal hecha, si.

Y digo vegana porqué inspiró esta nota la experiencia de algunos practicantes que dejaron el veganismo porqué de alguna manera creen que este enfoque los enfermó. ¡Qué tontería!

Este y otros enfoques alimentarios clásicos dentro de las escuelas naturistas son suficientes para gozar de buena salud si los organizamos bien; si, en cambio, no tenemos el hábito de hacerlos con sobriedad, formalidad y dedicación al aprendizaje, por supuesto, NOSOTROS podemos fallar.

Podemos cambiar de enfoque, ¡pero seguro que el próximo también fallará! El problema no está en el enfoque, sino en nosotros, en nuestra falta de dedicación o incluso en nuestras expectativas desproporcionadas.

Además, es importante dejar de creer en la magia. Los veganos, los macrobióticos, los paleolíticos, los alcalinos… ¡también se pueden enfermar! No hay dietas milagrosas que contengan todos los factores que condicionan nuestra salud, ¡seamos realistas! Ser realista no tiene porque ser un factor limitante, al contrario es la retroalimentación precisa para definir la intensidad de nuestra estrategia.

En general, la mayor parte de las enfermedades que padece la humanidad se deben a la mala alimentación (obesidad, cáncer, trastornos cardiovasculares, hipertensión…) y en ese sentido las propuestas naturistas aportan muchas cosas buenas que debemos capitalizar para prevenirlas.

Uno puede ser vegano o no y alimentarse bien, uno puede ser vegano o no y alimentarse mal. Y así con cada enfoque, pero si vemos el cuadro general veremos los potenciales de volver a procurar armonizarnos con la naturaleza.

👉 LA EXPERIENCIA DE ALGUIEN ES LA EXPERIENCIA DE ALGUIEN.

Los problemas de salud de alguien pueden deberse a una dieta mal diseñada o a muchas otras cosas. En todo caso, cualquiera de nosotros puede cambiar de dieta cuando algo no está funcionando -y en mi criterio el «cambio de marchas es muy beneficioso en general-. Pero no le echemos culpas a enfoques nutricionales perfeccionados durante siglos y para los que nuestro cuerpo está bien adaptado, simplemente podemos elegir cambiar los estímulos y obtener mejores resultados por que nuevos aspectos de nuestra integridad orgánica son iluminados; esto es un punto a favor de la flexibilidad mental como hábito de salud.

👉 TODOS LOS ENFOQUES DIETÉTICOS TIENEN PUNTOS FUERTES Y PUNTOS DÉBILES.

Es por eso el «cambio de marchas» nos permite ir haciendo diferentes ajustes y estímulos que nos mantienen en una «puesta a punto» dinámica. ¡Aprendiendo cosas nuevas! ¡Y exponiendo nuestro cuerpo a nuevos registros!

Las experiencias particulares son aprovechados por quienes crean identidad en torno a las dietas y pretenden justificar la superioridad o debilidad de un enfoque u otro. ¡Todo eso es pura basura para fanáticos confundidos! Ocúpate de hacer una dieta saludable, basada en comida de verdad y, cuando tengas esa ecuación resuelta, ponle tu filosofía, creencias o ideología. ¡Nunca al revés! Y si lo haces, hazte cargo, pues el fanatismo no es gratis.

¿La culpa es de las vacas o realmente es nuestra?

Otra de las barbaridades que se asumen como verdades impuestas, las hemos visto hace unas semanas en la manifestación de los jóvenes contra el cambio climático en los carteles que decían: «Hazte vegano y salva el planeta»; muy bonito y bien intencionado, pero tampoco es así. La cuestión no pasa por ser vegano o ser omnívoro, pasa por como producimos los alimentos y que tan respetuosos han sido con el medio ambiente en todo el proceso hasta nuestro plato.

Las flatulencias de las vacas y los cerdos de cría intensiva que comen el mismo maíz y soja transgénicos que muchos veganos en sus milanesas y otras preparaciones SI contribuyen al calentamiento global; amen que los desechos de los cafos o feedlots irán directamente a acidificar ríos, arroyos y mares. Los pocos pedos que se tiran las vacas de pastoreo, apenas impactan en el calentamiento global o no lo hacen; incluso, si son de fincas agroecológicas y sus desechos son estratégicamente aprovechados, la misma ganadería puede ser una excelente ayuda para regenerar el planeta.

¿Comprendes? ¡No digo que no seas vegano! ¡U omnívoro! O cualquier versión intermedia. Con todos los enfoques puedes ir buscando el equilibrio dinámico de manera prudente y consciente, tan solo hay una regla inapelable si quieres cuidar tu salud y contribuir a regenerar el planeta: consume alimentos naturales, de producción agroecológica y en lo posible de los llamados «KM 0» o de cercanías.

Evita los ultraprocesados

Los ultraprocesados son el principal problema. ¡Y el fanatismo! Concéntrate en tu plato, procura ante todo que sea agroecológico y comprende que así como en la naturaleza la diversidad fortalece los ecosistemas, la diversidad alimentaria fortalece la salud y la cultura de la sociedad. No las combatas: ¡ama las diferencias que nos enriquecen!

La flexibilidad, la atención y la búsqueda permanente es el secreto de la alimentación consciente. ¡No te estanques! ¡No te duermas! ¡No te conformes! La fluidez, el movimiento y el cambio son la esencia de la vida.

Mi experiencia personal

Tengo casi 50 y desde los 21, cuando me diagnostican esclerosis múltiple en medio de una crisis que me dejó muchas y complicadas secuelas, la alimentación se ha vuelto una parte central de mi estrategia de cuidados. Durante casi 25 años he ido optando y experimentando diversas expresiones de vegetarianismo y en los últimos años he expandido mis opciones a algunos alimentos de origen animal que disfruto muchísimo.

Hay algo que es muy importante decirlo: CON TODOS LOS ENFOQUES ME HA IDO BIEN; he hecho dietas frugales, ayunos, veganismo, vegetarianismo, macrobiótica, omnivorismo ahora…

DE TODOS LOS ENFOQUES HE SACADO DISTINCIONES POSITIVAS Y ALGÚN BENEFICIO PALPABLE.

Esto es así porqué, sean cuales sean mis opciones, respeto la regla de evitar lo más posible los alimentos procesados por la industria y lo hago con una mirada integral de la salud, siempre con la cabeza abierta, comprendiendo que el cuerpo humano es una maravillosa máquina que se manifiesta flexible dentro del rango natural y que nos brinda posibilidades para alcanzar el potencial de bienestar adaptándose a nuestros gustos razonables, costumbres, condicionamientos culturales y disponibilidad de alimentos.

¡Y, elija lo que elija mañana, ME SEGUIRÁ YENDO BIEN! Porque observo a la naturaleza y me mantengo lo más adaptado posible a sus patrones. Y no al revés, pretender adaptar los patrones de la naturaleza a nuestros caprichos, como ocurre con tanta frecuencia en las modas hoy día.

Estas coordenadas te colocan en una orientación evolutiva

👉 Es imposible cuidar al planeta si no cuidas tu salud.

👉 Realmente no puedes cuidar tu salud si no cuidas el planeta.

👉 Cuando encuentras el punto en el que tu estilo de vida respeta tu salud personal y la del planeta, habrás entrado en esa zona de equilibrio dinámico que la Inteligencia Cósmica calibró durante millones de años y toda esta sabiduría te beneficiará, despertará en ti y te convertirás en ello.

Termino: no te aferres a una verdad o a un conocimiento; todos son relativos, temporales, provisorios. Todos aportan distinciones que iluminan una parte de la experiencia; transítalos el tiempo que haga falta pero continúa el viaje antes que dejen de iluminarte.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Beneficios de los garbanzos

Beneficios de los GARBANZOS

Aunque no se sabe si el origen de los garbanzos es asiático o mediterráneo, en la medicina ayurvédica se utilizan desde tiempos ancestrales para aliviar enfermedades de la piel.

Desde aquel tiempo hasta hoy, seguimos descubriendo propiedades nutricionales de los garbanzos y aprendiendo recetas nuevas que nos brindan muchas posibilidades para disfrutarlos.

Existen alrededor de 40 variedades de garbanzos; en España se consumen cinco grandes variedades: castellano, blanco lechoso, garbanzo venoso andaluz, garbanzo chamad y pedrosillano.

Composición nutricional

Destaca su contenido mineral, en especial el zinc, fundamental para estimular la inmunidad natural.

El zinc,además, mejora el metabolismo de la glucosa; sumado a su equilibrado aporte de fibra, carbohidratos complejos y aminoácidos, le hacen un alimento especial para los diabéticos. Por supuesto, en estos casos recomiendo un programa integral como el propuesto en Detené la Diabetes (Grijalbo).

Su composición es apropiada para promover una adecuada salud intestinal, así como para aliviar tanto problemas de estreñimiento como diarreas; su efecto es estabilizador y regulador.

Es un alimento de valor coadyuvante para aliviar las hemorroides; por supuesto, en el marco de una alimentación saludable y mejor si se complementa con hierbas como el hamamelis, el rusco o el ginkgo biloba.

En los últimos tiempos los garbanzos han recuperado fama y protagonismo porque su consumo regular se asocia a estados de bienestar emocional. De acuerdo a una investigación israelí, esta legumbre favorece la producción de la hormona de la felicidad, la serotonina -aunque muchos la consideran tan solo un neurotransmisor-; esto es así, especialmente porque es rica en triptófano, precursor de la misma. Entre otros beneficios, se ha observado que ayuda a conciliar el sueño y a aliviar la depresión.

Beneficios de los garbanzos

Para aliviar el cansancio, encontramos un buen aliado en los garbanzos.

Al ser un regulador anímico, favorece el descanso y el bienestar general; también una equilibrada presencia de carbohidratos de liberación lenta contribuye a promover energía duradera.

En casos de astenia y convalecencia, su composición nutricional rica en proteínas, ácidos grasos saludables y minerales como fósforo y magnesio, favorece mejores tiempos de recuperación.

También tiene un elevado contenido en fibra que se hace notar para combatir el estreñimiento.

Se recomienda a las embarazadas el consumo de ácido fólico para evitar defectos neurológicos de nacimiento; los garbanzos y las lentejas aportan folatos naturales de mejor biodisponibilidad que los que suelen venir en los complementos.

Los garbanzos, con su aporte de fibra, potasio, vitamina C, vitamina B-6 y ácido fólico, contribuyen a la salud de nuestro corazón regulando el colesterol en la sangre y evitando su oxidación y depósito.

Ricos en selenio, los garbanzos también ayudan a combatir el cáncer ya que este oligoelemento alivia la inflamación y disminuye el crecimiento de los tumores.

Los garbanzos son todo en uno para la salud ósea: vitamina K, fosfato, calcio, magnesio, manganeso, zinc… Nutrientes esenciales en la construcción y mantenimiento de los huesos. Sumemos un poco de sol, actividad física y comida de verdad ¡y tendremos una buena estrategia para cuidar la estructura ósea!

Si estamos a dieta para bajar de peso, los garbanzos tienen pocas calorías, mucha fibra, son de bajo índice glucémico y cuando los consumimos se reducen los antojos y la ansiedad por comer.

Garbanzos en la cocina

Previamente debemos dejar los garbanzos en remojo; como mínimo unas cuatro horas, idealmente toda la noche o incluso doce horas.

Colocar el triple de agua fría y un recipiente que los contenga cuando tripliquen su tamaño; si los deseamos más tiernos, añadir una cucharadita de bicarbonato.

Al momento de cocinarlos, desechar el agua en la que han sido macerados y ponerlos en una olla con agua limpia, un poco de sal marina y un chorrito de aceite de oliva virgen.

Para que sean más fáciles de digerir, podemos agregar también un trozo de alga kombu o un poco de alguna hierba carminativa como salvia, tomillo, cilantro o ajedrea.

Si es de tu agrado, puedes cocerlos con algo de perejil y verduras cortaditas para saborizarlos. Ahhh! Los que saben, recomiendan que, a diferencia de otras legumbres, los garbanzos hay que echarlos a la olla cuando el agua esté hirviendo; dicho esto, fuego lento y olla tapada con chup-chup y todo, durante unos 90 minutos.

También podemos consumirlos en forma de harina de garbanzos; con ella se preparan rebozados, masas de buñuelos y se puede enriquecer todo tipo de harinas de cereales; también se utiliza como sustituto de los huevos en las recetas veganas.

Garbanzos germinados

Otra opción muy saludable es consumir los garbanzos germinados; de esta forma su contenido enzimático se multiplica y los vuelve muy fáciles de digerir, además de sumarle otros valores nutricionales.

Para germinar los garbanzos, debemos dejarlos en un recipiente en remojo durante toda la noche.

A la mañana siguiente, colocar los garbanzos remojados en un frasco de vidrio que taparemos con un trozo de tela mosquitera o gasa sujeta con una banda elástica; esto facilita escurrir el agua sobrante cada vez que pasemos los garbanzos por agua.

El tiempo de germinado es de unos 3-4 días, dependiendo del tipo de garbanzo y el clima. Durante este tiempo de germinación los enjuagaremos un par de veces al día en otoño e invierno y 3 o 4 si estamos en verano y las temperaturas son elevadas.

Para que el agua sobrante escurra mejor, colocar el frasco boca abajo y con una inclinación en 45º para evitar el amontonamiento de los garbanzos.

Durante el germinado pondremos el frasco en un sitio oscuro o lo taparemos con un trapo.

Una vez germinados, lavar, escurrir bien y guardar en un recipiente hermético en el refrigerador; se conservan frescos durante 3 o 4 días.

¡Buen provecho!

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Frutas contra la adicción al azúcar y las drogas

Frutas versus drogas y azúcar

La adicción al azúcar y a las drogas tienen mecanismos similares.

También estamos “enganchados” a las adicciones porqué nuestro organismo desarrolla mecanismos adictivos al azúcar; hace un tiempo un equipo de científicos australianos observó como el consumo de azúcar aumenta los niveles de dopamina al igual que lo hacen las drogas. El estudio llevado a cabo por investigadores de la Universidad Tecnológica de Queensland (Australia), determinó que a largo plazo el azúcar va afectando la capacidad de producir el mencionado neurotransmisor y para generar los mismos niveles de recompensa emocional placentera vinculados a la dopamina, es necesario ir aumentando la dosis.

Una de las neurocientíficas encargadas del estudio, Selena Bartlett, afirmó:

«Se ha demostrado que el consumo de azúcar en exceso contribuye directamente al sobrepeso. Pero también se ha demostrado que eleva los niveles de dopamina, que controlan los centros de recompensa y placer del cerebro de una manera similar a muchas drogas como el tabaco, la cocaína y la morfina».

Cuando consumimos una comida equilibrada en carbohidratos, experimentamos una sensación de placer y recompensa porque se eleva el nivel de dopamina; en cambio, en el caso de los adictos, el pico de dopamina llega como anticipación a la recompensa y no como respuesta a la recompensa real. Es decir, cuando el azúcar ingresa al torrente sanguíneo, su impacto es débil porque el cerebro ha sido inundado de dicha sustancia.

Los adictos en general, y los adictos al azúcar en particular, tienen menos receptores de dopamina en su cerebro, lo cual genera que las señales del neurotransmisor sean débiles como cuando se consume tabaco, alcohol o cocaína, generando una demanda creciente de la sustancia adictiva.

Los niños, las primeras víctimas

Nos afecta a todos, pero nunca una generación ha sido tan golpeada por la adicción al azúcar como los niños de hoy día.

A pesar de los esfuerzos por generar conciencia, la industria alimentaria, una verdadera maquinaria de crear enfermos, defiende su posición con millones y millones de dólares en anuncios, influencias políticas y manipulación social por sus mercenarios en los medios de comunicación.

Una escuela infantil, primaria y secundaria en la Ciudad del Cabo hizo un seguimiento a sus alumnos con una serie de pruebas para evaluar el impacto del azúcar en los niños; observaron que los resultados que obtenían eran mejores antes de consumir cualquier tipo de azúcar; en cambio, su comportamiento se volvió impredecible y sus niveles de concentración disminuyeron luego de ingerir alimentos con alta concentración de azúcar.

Esta adicción diseñada por la industria de la enfermedad, está creando niños que enferman mucho antes que sus padres y sus abuelos; así caries, obesidad, diabetes, hipertensión, arteriosclerosis y trastornos psiquiátricos, se han vuelto frecuentes en edades tempranas cuando hasta hace poco aparecían tiempo después.

Cómo lo define Soledad Barruti en su libro MALA LECHE:

El azúcar es un componente adictivo y que excita mucho los sentidos. Los chicos, que vienen con su paladar sin contaminación, las marcas le van puliendo sus gustos.

El azúcar es adictivo

Frutas y cereales integrales al rescate

El consumo de frutas y cereales integrales nos aporta azúcares sencillos y complejos que vienen acompañados de fibra, enzimas, vitaminas, minerales, es decir, una conjunción de nutrientes equilibrada que permite que estos alimentos nos brinden energía armonizada con la fisiología de nuestro organismo.

Sin entrar en debates acerca de cual tipo de dieta es mejor, lo cual genera un embudo reduccionista a nuestras opciones que generalmente es innecesario -en especial cuando se lleva a extremos-, sin lugar a dudas la gran mayoría de los expertos están completamente de acuerdo que la mayoría de nosotros debemos consumir mayor cantidad de frutas frescas. ¡Y esto es esencial cuando tenemos que revertir una adicción al azúcar y los carbohidratos refinados!

Además, reflexionar en estos mecanismos, también nos ayuda a comprender como una alimentación industrializada y basada en ultraprocesados, es la verdadera puerta grande de todas las adicciones; en cambio, una alimentación basada en alimentos naturales e integrales, es la mejor política preventiva y la puerta de salida del infierno de las drogas, el alcohol y el tabaco.

Y de todas ellas, ¿qué frutas son las mejores? ¡Las más baratas! Es decir, aquellas que son de producción local o regional y que llegan de manera más directa a nuestra mesa desde el punto de cosecha; con esto no quiero decir que no debemos aprovechar los beneficios de la globalización que nos brinda diversidad, pero si se trata de salud y economía, nada mejor que establecer una tendencia que privilegie la opción por las frutas de estación. ¡Son todos beneficios!

Focalicemos en incorporar alimentos saludables como la quinoa con la cual se puede hacer un delicioso porridge de manzana (u otra fruta) que nos ayudará a evitar alimentos ultraprocesados. También los frutos secos nos brindan excelentes opciones, son energéticos y satisfacen por su carga de grasas saludables ¡y a los niños les encanta!

Si deseas ampliar, te recomiendo este artículo en el Diario de la Salud:

Enfermedades y azúcar, la conexión más temida

En PUESTA A PUNTO (Urano), el libro que he escrito junto a Patricia Robiano, brindamos muchas recetas saludables que apuntalan un plan de bienestar y evitan el azúcar.

Pablo de la Iglesia