Publicado el

Beneficios de los frutos secos

Se los llama frutos secos porque en su composición natural tienen menos de un 50% de agua; sin embargo, en la naturopatía alimentaria solemos recomendar activarlos unas horas en remojo, lo cual mantiene sus beneficiosas propiedades nutricionales y le agrega agua, enzimas y los vuelve más fáciles de digerir. Como sea, sin activar o no, son un alimentos saludable si no se procesan con calor o frituras; naturalmente, en el primer caso, las porciones deberán ser más pequeñas para no exceder calorías que pudieran tornarlos pesados para la digestión. ¡Cuestión de equilibrio!

Nueces, almendras, avellanas … constituyen un verdadero caballito de batalla de la alimentación sana; se definen como tales a los frutos de las plantas que están recubiertos por una cáscara seca y dura y tienen una semilla en su interior. Sin embargo la definición gastronómica práctica amplía el espectro a otras con propiedades alimentarias sinérgicas como el sésamo, el maní, el lino, la chía o el girasol que no cumplen los requisitos de esta definición.

Perfectamente podrían reemplazar a muchos picoteos que no son saludables y nos tientan en la rutina cotidiana; algunos -erróneamente- afirman que son más caros, pero gramo por gramo, la mayoría de las opciones saludables resultan más económicas; nutritivamente, por supuesto, la diferencia es abismal.

Con ellas obtenemos grasas saludables, vitaminas, minerales, aminoácidos, fitoquímicos y fibras; son un ingrediente ideal para macedonias, ensaladas, cremas, batidos y postres, permitiéndonos enriquecer la dieta y mejorar sabores.

Podemos utilizarlos en platos dulces o salados, en ensaladas, batidos, rellenos, para hacer patés o quesos veganos, decorar tortas o hacer todo tipo de snacks saludables; incorporar al menos un puñado de frutos secos diariamente puede traernos muchos beneficios para la salud.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

¿La yerba mate previene el mal de Parkinson?

Una investigación cuyos resultados se conocieron en el año 2016, establece una relación inversamente proporcional entre el consumo de yerba mate y el mal de Parkinson.

El conocimiento sobre la enfermedad de Parkinson ha crecido enormemente. Hoy se sabe que además de los síntomas motores como rigidez, lentitud en los movimientos y/o temblor, pueden aparecer manifestaciones no motoras. Estas últimas pueden manifestarse como alteraciones en el sueño, humor, olfato, cognición, tracto digestivo y urinario, entre otras, y podrían presentarse incluso muchos años antes de la aparición de los síntomas motores”, explicó en su momento la Dra. Emilia Gatto, Jefa del Departamento de Enfermedades de Parkinson y Trastornos del Movimiento del Ineba (Instituto Neurológico de Buenos Aires).i

El mal de Parkinson en cifras:

– en Argentina afecta a cerca del 1,5% de las personas mayores de 65 años.
– en España afecta al 2% de las personas mayores de 65 años, similar a la media europea.
– en el resto del mundo, para la misma edad se calcula una incidencia promedio del 3%.

De acuerdo a la Federación Española de Parkinson, “algunos estudios citan como factor de riesgo el consumo continuado a lo largo de los años de agua de pozo o haber estado expuesto a pesticidas y herbicidas”ii; es necesario hacer esta aclaración porque en todo el mundo se vive una constante degradación de los alimentos y el medio ambiente por el uso extensivo de agroquímicos, lo cual -aunque es difícil establecer una relación exacta- impacta en la calidad de la yerba mate y otros alimentos. El sistema alimentario requiere una revisión completa a la luz de la ciencia y haciendo foco en la nutrición y la disposición de los alimentos de calidad sin el condicionamiento de los intereses especulativos que ponen por encima de todo la cantidad.

La Dra. Emilia Gato amplía: “Si bien los efectos saludables de la yerba mate son un tema de discusión, varios estudios han demostrado que puede estimular el sistema nervioso central debido a su contenido de cafeína. También cuenta con componentes antioxidantes y tiene cualidades hepatoprotectoras, diuréticas, antireumáticas, antitrombóticas y antiinflamatorias, entre otras”.

Sabemos lo importante que es mantener el equilibrio de la glucosa en la sangre para el buen funcionamiento del sistema nervioso en una persona saludable, mucho más aún en una persona que padece una enfermedad neurológica; digo esto porque es costumbre para muchas personas tomar mate con azúcar, lo cual sin lugar a dudas desbarata el potencial saludable que la infusión pueda tener. Para que la protección y el auspicio beneficioso no se limiten, no solo deberíamos tomar el mate sin azúcar sino también evitar los productos con azúcar añadido, jugos industriales, golosinas y toda la manufactura alimentaria refinada, optando por fuentes de hidratos de carbono integrales como los granos, los vegetales y las frutas.

También es frecuente que las personas reemplacen de buena fe el azúcar por edulcorantes artificiales, lo cual potencialmente es tanto o más nocivo que el azúcar. Hay evidencias que los edulcorantes alteran la microbiota intestinal generando desequilibrios en el metabolismo de la glucosa y predisponiendo a la diabetesiii; además, hay estudios que establecen un vínculo entre el mal estado de la microbiota y el desarrollo de mal de Parkinson y otras enfermedades neurológicas, del mismo modo que otros determinan el vínculo inverso entre la salud de la microbiota y los edulcorantes artificialesiv.

Finalmente, agregar que es muy común en las personas mayores “olvidarse” de tomar agua y padecer distintos grados de deshidratación; en estos casos, la costumbre de “matear” les ayudaría a rehidratarse al menos de manera parcial. También es conocida la relación entre la buena hidratación y el funcionamiento óptimo del sistema nervioso; es difícil cuantificar de manera objetiva hasta que punto la infusión de yerba mate ayuda por sus principios activos y cuando lo hace gracias al consumo de líquido. En todo caso, y visto lo dicho hasta aquí, tomar mate amargo o endulzado con hojas de stevia puede ser un buen hábito que idealmente debe acompañarse con tener presente beber una buena cantidad de vasos de agua pura.

Mate verde ecológico (Anastore-UE) Ver

Yerba mate orgánica (La esquina de las flores-Arg) Ver

Yerba orgánica con palo (La esquina de las flores-Arg) Ver

Pablo de la Iglesia

Bibliografía
iParkinson: confirman los beneficios del mate. https://www.clarin.com/buena-vida/salud/Parkinson-confirman-beneficios-mate_0_Eyh_-FhRe.html. Clarín (06/04/2016)
ii¿Qué es el Parkinson? http://www.esparkinson.es/espacio-parkinson/conocer-la-enfermedad/
iiiLos edulcorantes artificiales podrían fomentar la diabetes, según un nuevo y polémico estudio. http://www.gutmicrobiotaforhealth.com/es/los-edulcorantes-artificiales-podrian-fomentar-la-diabetes-segun-un-nuevo-y-polemico-estudio/
ivArtificial sweeteners induce glucose intolerance by altering the gut microbiota. http://www.nature.com/nature/journal/vaop/ncurrent/full/nature13793.html

Publicado el

¡Aprovecha el hueso del aguacate!

Aguacate

El aguacate -o palta-, en otros tiempos tuvo mala fama por su contenido graso, sin embargo en las últimas dos o tres décadas hemos aprendido mucho sobre el metabolismo de los lípidos y hoy sabemos que es una fuente ¡deliciosa! de grasas saludables y valiosos antioxidantes; sin embargo, durante la mayor parte de nuestra vida hemos tirado su hueso porque desconocíamos el divino tesoro que esconde en su interior.

De acuerdo a varios trabajos de investigación, tiene una poderosa acción antioxidante debido a su riqueza en polifenoles; estos fitonutrientes también se presentan de manera concentrada en algunas frutas como las uvas o los berris, los vegetales frescos, frutos secos, té verde o el cacao amargo. Han demostrado en diferentes trabajos científicos actuar en un rango amplio de afecciones, ya sea en forma preventiva o terapéutica, y esto es porque actúan a nivel universal y básico en la protección de la integridad de la estructura celular.

En las plantas cumplen funciones defensivas contra virus, hongos y bacterias, mientras que en el cuerpo humano su alcance abarca la protección contra el cáncer, los daños de la radiación ultravioleta, los procesos inflamatorios, la demencia, las enfermedades cardiovasculares y los trastornos de la glucemia.

Aunque los polifenoles no son una solución a la diabetes, si constituyen un excelente complemento de un programa integral de salud como el que proponemos junto a Pablo Martín en el libro “Detené la diabetes” (Grijalbo). Ante todo debemos procurar una alimentación basada en alimentos ricos en fibra, con fuerte carga enzimática y con excelente calidad nutritiva para favorecer los procesos detox del organismo, la oxigenación de los tejidos y una puesta a punto metabólica; luego, un buen programa de alimentos y complementos nutricionales ricos en polifenoles, harán la diferencia a largo plazo.

Para enriquecer nuestra alimentación con estas valiosas sustancias, podemos recurrir también a la incorporación de una o dos cucharaditas diarias de polvo de hueso de aguacate en nuestros caldos, sopas, ensaladas o smothies; en este vídeo vemos de manera práctica como preparar el hueso del aguacate para aprovecharlo al máximo:

Otros súper alimentos y complementos de referencia ricos en polifenoles:

¡Qué estés bien!  😉

Pablo de la Iglesia

Publicado el

¡No tires las semillas de la PAPAYA!

Las semillas de papaya o mamón (Carica papaya) tienen destacables propiedades nutricionales y medicinales, esto se debe a que brindan ayuda al sistema digestivo, favorecen la desintoxicación hepática, protegen al riñón, mejoran el funcionamiento intestinal, retardan la absorción de grasas y azúcar y favorecen la pérdida de peso.

En lo que refiere al cuidado de la salud hepática, hay plantas medicinales como la alcachofa, el cardo mariano, el boldo, el diente de león o el rábano picante que son exitósamente utilizados con este propósito; pues bien, sumémosle semillas de papaya a estos grandes amigos del hígado. En particular, se ha verificado que son muy buenas para el tratamiento coadyuvante de la cirrosis; por supuesto, sinérgicamente, siempre indicaremos una dieta saludable, las plantas mencionadas y otros enfoques complementarios en una estrategia consolidada.

Si de protección digestiva se trata, están especialmente indicadas en infecciones estomacales provocadas por salmonella y estafilococos. En estos casos, el aporte de la medicina natural puede sumar el énfasis en el consumo de mucho líquido, especialmente agua, té de manzanilla o caldos de verduras suaves; el consumo de alimentos debe reducirse al mínimo recomendándose muy especialmente una monodieta de manzana durante dos o tres días. ¡Esto representa una gran oportunidad de reposo y liberación de energía que tu cuerpo podrá utilizar para regenerarse!

Uno de los inconvenientes generalizados de salud y que es prácticamente despreciado por la profesión médica con enfoque alopático, son las infecciones parasitarias que degradan la integridad y el buen funcionamiento del intestino y, con ello, toda la homeostasis del organismo. Las enzimas proteolíticas de las semillas de papaya mejoran la eficacia funcional de los intestinos y ayudan a eliminar parásitos y sus huevos. Entre sus principios activos también encontramos un alcaloide antihelmíntico llamado carpaína y que constituye un “medicalimento” muy útil para erradicar amebas de manera natural; también ha sido estudiado por sus efectos cardiotónicos.

También son un recurso valioso para depurar los riñones y que puede utilizarse con otras alternativas naturales como cola de caballo, barba de choclo, diente de león, arándano, etc; incluso suele aconsejarse en caso de sufrir insuficiencia renal como protección adicional de las afecciones que son propias de esta condición.

Al igual que el fruto y su cáscara (si es de cultivo orgánico), las semillas también mejoran las digestiones y ralentizan la absorción de grasas, ayudando en los regímenes para perder peso; por supuesto, e insistimos en ello, no busquemos en tal o cual alimento una solución mágica, sino una ayuda que debe sumar auspicios dentro de un programa serio y bien definido.

Las semillas de papaya, de acuerdo a la tradición, pueden utilizarse sin riesgo de la siguiente manera:

* Para el hígado: moler siete semillas de papaya y mezclarla con una cucharada de jugo de limón; se recomienda dos veces al día durante un mes. También podemos complementarlas con infusiones de algunas de las hierbas señaladas para este propósito.


* Para el sistema digestivo e intestinal:
 masticar muy bien ocho semillas tres veces al día durante el tiempo necesario descansando cada semana uno o dos días; procurar reposo digestivo con un ayuno de un día o una monodieta de alguna fruta o vegetal apropiado.

* Para los riñones: igual que en el caso anterior y sinergizando con las hierbas recomendadas para drenar estos órganos.

Otras recomendaciones encontradas, apuntan a sus usos como coadyuvante para perder peso:

#1 En ayunas, masticar bien o tragar como si fueran pastillas, doce semillas de papaya acompañadas por un té de gajos de pomelo. Este se prepara dejando reposar en agua hirviendo los gajos de pomelo durante unos cinco minutos, al cabo de los cuales, con un tenedor los pinchamos y aplastamos para que suelten el jugo, colamos y servimos; el té de gajos de pomelo se toma -caliente o frío- en ayunas, antes del almuerzo y la cena y por la tarde. La cura de las semillas de papaya y té de gajos de pomelo se realiza durante quince días, se descansa otros quince y se repite las veces que sea necesario.

#2 Otra opción consiste en machacar unas cuantas semillas en el mortero y agregarlas a las ensaladas o las vinagretas; aportarán un sabor picante similar a la mostaza. Esta es una opción complementaria a la anterior, ideal para utilizar en algunos de los días que descansamos entre la cura detox recién señalada.

#3 Masticar cinco semillas de papaya unos quince o veinte minutos antes de cada comida junto con un vaso de agua.

Algunos de estos recursos pueden conseguirse en forma de complementos nutricionales que pueden brindarnos una cuota de practicidad; tan solo recuerda que son complementos de una buena alimentación. Aquí algunas sugerencias:

Si estas referencias no te son útiles, puedes buscar en dietéticas o tiendas de salud. ¡Pero ante todo aprovecha todos los beneficios de los buenos alimentos!

Pablo de la Iglesia

Esta es una actualización del artículo originalmente aparecido en
http://pablodelai.blogspot.com/2016/08/no-tires-las-semillas-de-la-papaya.html

Publicado el

Propiedades del té verde

El té verde es una bebida con excelentes propiedades antiinflamatorias, anticancerígenas y antioxidantes; puede beberse moderada y regularmente, a razón de una o dos tazas al día para sacarle máximo provecho.

Se ha demostrado rigurosamente que los polifenoles presentes en el té verde, limitan la evolución del cáncer e inhiben el crecimiento de tumores. Investigaciones realizadas especialmente en Japón observan claramente que quienes consumen té verde de manera regular tienen menores índices de cánceres de estomago, hígado, páncreas, seno, pulmón, esófago y piel.

Gracias a sus principios activos antioxidantes se trata de uno de los alimentos a promover para prevenir las enfermedades cardiovasculares, la mayor causa de muerte en el mundo y que mayormente pueden prevenirse con hábitos saludables; en este caso el té verde actúa inhibiendo la formación de coágulos, previniendo la oxidación del LDL colesterol (el colesterol “malo”) y favoreciendo la elevación del HDL colesterol y regulando la presión arterial.

El té verde mostró también capacidades para reducir la glucosa sanguínea, por lo cual es un eficaz coadyuvante para prevenir y aliviar la diabetes; en este caso, por supuesto, hay que combinarlo con hábitos saludables como los que proponemos junto al chef y periodista Pablo Martín en el libro “Detené la diabetes” (Grijalbo); por supuesto, una dieta que cuida el equilibrio ácido-básico, con abundancia de alimentos frescos, vivos e integrales bien diseñada es un excelente punto de partida.

También es un excelente recurso para estimular la inmunidad natural y combatir virus y bacterias; ha demostrado incluso, en forma de ungüento, ser efectivo contra el virus del papiloma humano (VPH).

Se recomienda también para alcanzar la armonía interior, fortalecer la resistencia al estrés y revitalizar el sistema nervioso.

La infusión de dos tazas diarias de un buen té verde orgánico en el marco de una alimentación saludable es un excelente recurso para cuidar la salud y un coadyuvante para contribuir a recuperarla; por supuesto, evitar el uso de azúcar o edulcorantes artificiales y preferir, en todo caso, infusionarlo junto con hojas de stevia para endulzarlo.

Luego, cuando se necesita cantidad y regularidad de sus principios activos, puede recurrirse a complementos nutricionales estandarizados, casos en los cuales vale la pena acceder a aquellas marcas confiables que utilicen el mínimo de aditivos y sean de calidad y potencia probada; a modo de recomendación orientativa:

Té verde

Titulado al 50% de polifenoles
Potente agente protector contra los radicales libres
400 mg / 60 cápsulas
Ver o adquirir aquí ⇒ Té verde al 50% de polifenoles Anastore

Luego, para variar su sabor y sus propiedades, podemos utilizar diferentes presentaciones de la misma planta – Camellia Sinensis-, por ejemplo:

  • Té blanco, el cual al parecer es la bebida con más antioxidantes disponibles que hoy disponemos; se recomienda beberla con el desayuno.
  • Té matcha, una variedad especial de té verde finamente molido y tratado al vapor que se ha popularizado, no solo como bebida, sino también como ingrediente de la cocina en galletas, batidos, jugos…, por su textura y sabor dulzón. Para referencia o adquirir, puedes ver aquí, aquí o visitar dietéticas en tu región.
  • Otra buena alternativa es el té bancha; puedes referenciar aquí

Por supuesto, si estas presentaciones no son accesibles donde vives o el comercio por Internet es muy regulado, con seguridad encontrarás buenas opciones en un almacén naturista o dietética allí donde vives; lo importante es que identifiques los recursos que tienes a mano y hagas lo mejor posible con ellos.

Te facilito un audio con más propiedades del té verde si te has quedado con ganas de más:

Pablo de la Iglesia