Publicado el

Coherencia psicofisiológica

Coherencia psicofisiológica

Desde el año 1991 el Instituto HeartMath ha venido explorando la inteligencia del corazón como instrumento de la conciencia, brindando importantes aportes en un área que se ha dado en llamar neurocardiología.

Desde entonces, términos como coherencia cardíaca, coherencia psicofisiológica o inteligencia del corazón, se han vuelto expresiones que definen un mapa ampliado de los potenciales de expansión de la conciencia.

Hoy sabemos, de acuerdo a Annie Marquier, matemática e investigadora de la conciencia, que:

“El corazón contiene un sistema nervioso independiente y bien desarrollado con más de 40.000 neuronas y una compleja y tupida red de neurotransmisores, proteínas y células de apoyo”.

También se ha verificado que gracias a los circuitos entre el corazón y el cerebro, aquel “puede influir en nuestra percepción de la realidad y por tanto en nuestras reacciones”.

Los pasos en los que se avanza actualmente implican estudiar la conciencia global como un todo unificado y como trabajar para elevar su potencial para un mundo en paz y armonía.

En los momentos de crisis, ya sea a nivel individual o global, establecer patrones de coherencia psicofisiológica, es nuestro mejor recurso para impulsar la evolución y restaurar la armonía.

¡A tenerlo bien presente! Vibremos juntos el mundo que deseamos crear.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

MANTRA UNIVERSAL ॐ So Ham सो ऽहम्

MANTRA UNIVERSAL ॐ So Ham सो ऽहम्

El mantra “So ham” es el más conocido de la tradición oriental después del “OM”, significa “yo soy Él, yo soy Brahman” o “yo soy Él, yo soy Dios”; se entiende “Dios” como LO DIVINO o realidad última que trasciende todo en la Creación y que en la teosofía denomina ATMA o el “Espíritu Divino”.

En las escuelas de meditación se lo suele llamar también “el mantra natural” o “el mantra que no se pronuncia” dado que su sonido es similar al que hace el cuerpo al respirar profundamente. Podemos experimentarlo tapándonos los oídos y prestar atención para observar que:

  • El “so” se asemeja al sonido que hace el aire al inhalar, y
  • El “ham” se asemeja al sonido que hace el aire al exhalar.

Significado del manta So Ham

“So” se traduce como “Él”. “Aham” significa “yo”. “So ham” no es otra cosa que OM; quita las consonantes S y H y tendrás OM. “Soham” es el OM modificado.

Trabajar con este mantra de manera disciplinada favorece los procesos de separar y abrir para profundizar.

Práctica contemplativa con el mantra So Ham

Sentado, en medio loto o posición sufí, o si la espalda no aguanta sentados en la punta de una silla, para que las piernas puedan estar bien paralelas al suelo, la espalda recta y las manos apoyadas en las piernas. Ojos cerrados.

La meditación con el mantra So Ham empieza con un par de minutos de respiración tranquila y relajada, sin poner ninguna intención en la respiración, simplemente soltándola y dejando que el centro instintivo motor haga su función.

Pasado ese tiempo se aspira por la boca poniendo los labios como tratando de pronunciar “So” pero sin hacerlo, que sea el aire que entra en los pulmones el que susurre esa primera palabra. Como sorbiendo sopa caliente.

La cadencia será con fuerza al principio y lentamente ir aminorando la absorción dulcemente. Cuando se sucede el intercambio de energía (el momento de vacío de pasar de la inhalación a la exhalación) debe ser rápido aunque natural, sin dejar espacio a ese vacío para no crear un “torniquete” en la respiración. Los labios se colocan en “Ham” y se exhala el aire como si de un bostezo suave se tratara. También sin pronunciar la palabra, dejando que sea la propia exhalación que la cree el sonido.

Repetirlo una y otra vez durante los minutos que sean necesarios.

Los practicantes avanzados pueden pasar horas o días cantando este poderoso mantra con el propósito de alcanzar el estado de liberación del sufrimiento y los ciclos de renacimiento, estado que se conoce como Nirvana. Se busca una cadencia en la que no hay esfuerzo y se llega a experimentar que podríamos estar horas meditando y observando como la energía fluye por nuestro interior.

Beneficios de la práctica

La meditación con el mantra So Ham puede activar lo que se conoce como el tercer ojo u ojo interno, un concepto místico y esotérico que hace referencia un vórtice o chakra energético y etérico que proporciona una percepción más allá de lo que se podría percibir con la vista ordinaria; este despertar puede ir acompañado por un cosquilleo en el cerebelo.

A veces el cuerpo empieza a oscilar como una serpiente mecida por la flauta, es normal, disfrutad de la energía que danza en constante ebullición y regocijo entre el masculino y el femenino.

La danza universal de Shiva Shakti. Podemos darnos cuenta que So es energía masculina y Ham es femenina y danzan en armonía para generar la suficiente vibración como para animar nuestro cuerpo y nuestro espíritu.

Fisiología respiratoria

Cuando practicamos con el mantra So Ham, observaremos que los pulmones se llenan en tres niveles.

El primero se siente como presionando el bajo vientre, sintiendo el Hara o el Athanor en la base del estómago, llevando (a través de la intención y la atención) el aire a esa zona. Se puede notar cómo el estómago se llena hacia afuera, presionando hacia abajo.

El segundo nivel lo notaremos en las costillas (comúnmente se le llama respiración diafragmática) utilizando las manos como referencia si fuera necesario, sentiremos cómo las costillas se separan hacia los lados, a lo ancho.

El último movimiento de esta respiración en tres fases se sitúa en el pecho, en el tórax, en la parte más superior de los pulmones.

Utilizando de nuevo la mano de referencia si fuera necesario notaremos como el pecho empuja hacia arriba en un último llenado profundo. Así concluye la inhalación.

La exhalación la haremos, primero pecho superior, luego costillas laterales y por último la base del estómago. A esto le llamaríamos una respiración completa. Así mismo nutre los tres centros esenciales del ser humano, Instinto, emociones y pensamientos.

Una vez terminada la práctica uno puede sentir el amrita en la boca y degustarlo; también conocido como néctar de los dioses y que sería el equivalente a ambrosía en la mitología griega. En la doctrina del yoga  se le considera una bendición y se afirma que una sola gota es suficiente para conquistar la muerte y adquirir la inmortalidad.

Variante para practicar con el mantra So Ham

Una variante para la respiración meditada sea sustituir el SO-HAM por YO-SOY, conserva todas las propiedades del sánscrito y le añade el plus del significado, que podría sernos útil e importante para trabajar la intención.

A veces recitamos mantras por pura repetición, sin saber ni sentir las palabras que estamos pronunciando.

Con Yo Soy tenemos clara la INTENCIÓN y detrás de esa propia intención irá la energía. ¿Qué significa Yo Soy? Ahí el mantra funciona como un buen canalizador de la atención focalizada no en responder esa pregunta, sino en sentir esa pregunta hasta que el Yo Soy forme parte de nuestra más profunda verdad, o nuestro más profundo anhelo.

Recomendaciones generales

Para sacar el máximo provecho de la práctica meditativa con el mantra So Ham, se aconseja:

  • Escoger uno solo de los mantras e utilizarlo durante 21 o 40 días.
  • Practicar todos los días o tan a menudo como se pueda. Muy pronto dejarás de necesitar la grabación y el mantra formará parte de tu vida diaria.
  • Intentar estar tan enfocado y presente como se pueda.
  • Intentar también pronunciar lo mejor posible y seguir el ritmo que oyes en el vídeo.

Fuentes: Mantra Salud / Explicación del Mantra So Ham / Tercer Ojo
Recopilado y adaptado por Pablo de la Iglesia

Publicado el

Salud Integral: alimento – pensamiento – existencia

Salud Integral: alimento, pensamiento, existencia

La búsqueda de la salud integral nos demanda contemplar nuestros alimentos, nuestros pensamientos y la armonía con la existencia.

Bien dijo Hipócrates:

Qué tu alimento sea tu medicina

… y aún aquellos que tienen un pensamiento ortodoxo y extremista, hoy admiten que la nutrición es la forma más potente de revertir las desastrosas estadísticas de salud que nos muestran directamente la degeneración de la especie humana.

Realmente si observáramos un mínimo de hábitos consecuentes con nuestra condición biológica -aire puro, alimentos integrales, ejercicio, agua y sol-, no tendríamos una juventud obesa, una mediana edad abatida por enfermedades degenerativas y un futuro sanitario estigmatizado por el consumo de cada vez más medicamentos (a esto último, algunos le llaman progreso).

Sin olvidar ni tan solo un segundo la importancia de la nutrición, un día hacemos una distinción que marca un paso evolutivo hacia la salud integral:

Qué tu pensamiento sea tu medicina

… nuestras elecciones provienen de la mente, y si esta no funciona asertivamente, muy difícilmente podamos desarrollar la actitud adecuada que nos oriente a la elección de los buenos alimentos, relaciones nutritivas, trabajos productivos… Una actitud “adecuada” es un factor que adelanta varios pasos en el desarrollo personal y nos acerca a la salud integral.

La evolución es inevitable, y sin dejar atrás ni contradecir a la nutrición y el pensamiento, vuelve a expresarse una visión más amplia y abarcadora de todo lo que es:

Qué la existencia sea tu medicina

Cuando elegimos una manzana en lugar de un chocolate o un embutido, podemos observar como esto afectará nuestro colesterol, glucemia, higiene intestinal, etc; sin embargo, observemos como esto afecta al planeta.

Meditemos acerca de su influencia en la cadena de producción, en el ejemplo para nuestros hijos, en el medio ambiente. Observemos el perfil de este camino hacia adelante y hacia atrás.

Tal vez, luego de inquirir sobre este aspecto nos encontremos sorprendidos; es probable que miremos un árbol, y en una dirección, veamos semillas, frutos, oxígeno, bosques, animales, sol; y si lo hacemos en otro sentido, encontraremos madera, un carpintero, amor, esa silla que te encanta, y así sucesivamente… ¡Siempre acabamos en el Big Bang!… El tiempo se desdibuja con su ilusoria linealidad y lo sentimos presente con todas sus memorias en el campo donde realmente podemos crear salud integral.

Esta es una forma de vivir, un paradigma al cual nos podemos subir, y al hacerlo nos volvemos plenamente conscientes de los mundos que podemos crear con un pequeño gesto; si nos despreocupamos de los tiempos, los méritos y los resultados, y vivimos sólo en amor y escuchando el corazón, la percepción alcanza la esfera multidimensional, y nuestras acciones, como si fuéramos “Médicos Cósmicos”, comenzarán a crear universos de gracia.

¡Universos de Bendiciones para que la Inteligencia Cósmica se exprese plena a través de ti manifestando una salud integral!

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Lácteos, cáncer de mama y otras enfermedades

Lácteos, cáncer de mama y otras enfermedades

La relación entre los lácteos y el cáncer de mama es inevitable; lo mismo ocurre con otras enfermedades.

A continuación, el Doctor Sacha Barrio desmitifica el valor de los lácteos y otros alimentos corrientes que la industria promueve como saludables:

 

Si deseas puedes profundizar en el libro La gran revolución de las grasas.

Lácteos y el cáncer de mama

Los lácteos y el cáncer de mama es un vínculo establecido hace tiempo; quizá fue Jane Plant quien la ha dado a conocer al gran público hace más de dos décadas.

Además de la descompensación de lípidos y calcio, son una variedad de alimento que tiene una gran carga hormonal, inadecuada para el ser humano; especialmente si ese consumo es mayormente desproporcionado y provenientes derivados de una industria que los degenera desde el principio hasta el final.

El ejemplo más difundido es el que compara el crecimiento de un bebé alimentado con leche materna y un ternero que lo hace propiamente con la leche de vaca; el primero dobla su peso en seis meses, mientras que el segundo lo hace en cuarenta y siete días.

En ese tiempo, un ternero llega a pesar unos cien kilos. Muchos investigadores sostienen que el excesivo consumo de leche y derivados es causante del aumento de la estatura en las últimas décadas; y aunque esto pueda parecer beneficioso a primera vista, con ello también han aumentado los casos de osteoporosis y cáncer (especialmente los relacionados con las hormonas, es decir, mama, ovarios o próstata).

Las mujeres, a quienes con frecuencia se les induce la obsesión por los lácteos, deber ser precavidas en este punto puesto que los tejidos de las mamas son muy sensibles a este estímulo. En este sentido, la profesora Jane Plant, al ser diagnosticada ella misma de cáncer de mama, entre otras cosas, dejó de consumir estos alimentos y se curó; su testimonio ha quedado registrado en el libro “Tu Vida en Tus Manos”.

Los lácteos y el cáncer de mama no son una buena compañía. En caso de tener predisposición familiar, mi consejo es por lo menos reducirlos, optar por los fermentados y ser muy exigentes con su calidad agroecológica; si ya se padece la enfermedad, yo no dudaría en evitarlos.

Los lácteos y la predisposición a enfermarse más

No solo los lácteos y el cáncer de mama tienen una fuerte asociación estadística. En este excelente documento en video elaborado por el equipo profesional de la revista Discovery Salud que da por tierra la creencia general la leche animal es adecuada para el consumo humano y muestra la relación entre su consumo y numerosas enfermedades.

Entre las enfermedades asociadas a nuestro sobreconsumo de lácteos, se mencionan la anemia ferropénica, la artritis reumatoidea, la osteoartritis, el asma, el autismo, las cataratas, la colitis ulcerosa, la diabetes , los dolores abdominales, la enfermedad de Crohn, las patologías coronarias, la esclerosis múltiple, el estreñimiento, la fatiga crónica, las fístulas y fisuras anales, la incontinencia urinaria o enuresis, las migrañas, los problemas de oídos y garganta, la sinusitis, las reacciones alérgicas, el sangrado gastrointestinal, el síndrome de mala absorción, los trastornos del sueño, las úlceras pépticas, la acidosis, la preeclampsia, la dificultad de aprendizaje en niños, la infertilidad femenina, los linfomas y los cánceres de estómago, mama, ovarios, páncreas, próstata, pulmón y testículos:

Redefinir nuestra mirada sobre los lácteos

Mi opinión personal es que tienes mucho más que perder si te obsesionas con el consumo de lácteos que si los dejas por completo; tal vez un menor consumo de los mismos, preferentemente fermentados,  provenientes de animales de pastoreo en un entorno orgánico y elaborados por pequeñas industrias artesanales y locales  que no los degeneren con sus procesos, pueda ser una opción razonable que aporte diversidad a nuestra dieta y a la alimentación de la sociedad expresada en su diversidad.

Sin embargo, si consideramos la leche y los derivados  que hoy mayormente se consiguen en el mercado masivo, definitivamente deberíamos invertir en alternativas alimentarias mucho más nutritivas en su aporte salutífero.

Pablo de la Iglesia

Publicado el

La ley de la potencialidad pura

Ley de la Potencialidad Pura

Ley de la Potencialidad Pura se basa en el hecho de que, el hombre en su estado esencial, es conciencia pura.

La conciencia pura es potencialidad pura; es el campo de todas las posibilidades y de la creati­vidad infinita.

La conciencia pura es la esen­cia espiritual.

Siendo infinita e ilimitada, también es felicidad pura.

Otros atributos de la conciencia son el conocimiento puro, el silencio infinito, el equilibrio perfecto, la invencibilidad, la simplicidad y la dicha. Esa es la naturaleza esencial humana según esta ley; una naturaleza de potencialidad pura.

Generales

Cuando se descubre la naturaleza esen­cial y se sabe quién se es realmente, ese solo conocimiento encierra la capacidad de convertir en realidad todos los sueños, porque el hombre es la posibilidad eterna, el potencial inconmensura­ble de todo lo que fue, es y será.

La ley de la poten­cialidad pura también podría denominarse ley de la unidad, porque sustentando la infinita diversi­dad de la vida está la unidad de un solo espíritu omnipresente.

No existe separación entre noso­tros y ese campo de energía. El campo de la po­tencialidad pura es nuestro propio yo. Y cuanto más desarrollemos nuestra propia naturaleza, más cerca estaremos de ese campo de potencialidad pura.

Referencia interna y referencia al objeto

Vivir de acuerdo con el yo, en una cons­tante auto-referencia, significa que el pun­to interno de referencia es el propio espíri­tu, y no los objetos de nuestra experiencia.

Lo contrario de la auto-referencia es la referencia al objeto. Cuando se vive según la referencia al objeto, se está siempre influidos por las cosas que están fuera del yo; entre ellas están las si­tuaciones en las que el hombre se involucra, las circunstancias, y las personas y las cosas que lo rodean.

Cuando se vive según la referencia al ob­jeto, se busca constantemente la aprobación de los demás. Los pensamientos y comporta­mientos esperan constantemente una respuesta. La vida, por tanto, se basa en el temor.

Cuando se vive según la referencia al obje­to, también se siente una intensa necesidad de controlarlo todo. Se siente una intensa necesidad de tener poder externo.

La necesidad de aprobación, la necesidad de controlar las cosas y de tener po­der externo se basan en el temor. Esta forma de poder no es el de la potencialidad pura, ni el po­der del yo, o poder real.

Cuando se experimenta el poder del yo no hay temor, no hay necesi­dad de controlar, y no hay lucha por la aprobación o por el poder externo.

Cuando se vive según la referencia al obje­to, el punto de referencia interno es el ego.

Sin embargo, el ego no es lo que realmente es el hombre. El ego es la autoimagen del hombre, su máscara social; es el papel que estamos desempeñando.

A la más­cara social le gusta la aprobación; quiere contro­lar, y se apoya en el poder porque vive en el temor. El verdadero yo, que es el espíritu, el alma, está completamente libre de esas cosas. Es inmune a la crítica, no le teme a ningún desafío y no se siente inferior a nadie. Y, sin embar­go, es humilde y no se siente superior a nadie, por­que es consciente de que todos los demás son el mis­mo yo, el mismo espíritu con distintos disfraces.

Ésa es la diferencia esencial entre la referen­cia al objeto y la auto-referencia. En la auto-refe­rencia, se experimenta el verdadero ser, el cual no les teme a los desafíos, respeta a todo el mundo y no se siente inferior a nadie. Por tanto, el poder del yo es el verdadero poder.

El Poder de la potencialidad pura

El poder basado en la referencia al objeto, en cambio, es falso. Siendo un poder que se basa en el ego, existe únicamente mientras exista el obje­to de referencia. Si la persona tiene cierto título, si es el presidente del país o el presidente de la junta directiva de una corporación o si tiene muchí­simo dinero, el poder de que disfruta está ligado al título, al cargo o al dinero. El poder basado en el ego dura solamente lo que duran esas cosas. Apenas desaparezcan el título, el cargo y el dine­ro, desaparecerá el poder.

Por otra parte, el poder del yo es permanente porque se basa en el conocimiento del yo, y este poder tiene ciertas características: atrae la gente hacia nosotros y también atrae las cosas que de­seamos.

Él magnetiza a las personas, las situacio­nes y las circunstancias en apoyo de los de­seos. Esto es lo que se conoce también como apoyo de las leyes de la naturaleza.

Es el apoyo de la di­vinidad; es el apoyo que se deriva de estar en un estado de gracia. Este poder es tal que se disfruta de un vínculo con la gente y la gente disfruta de un vínculo con nosotros. Es el poder de esta­blecer lazos, lazos que emanan del verdadero amor.

¿Cómo se puede aplicar la ley de la potenciali­dad pura, el campo de todas las posibilidades, en la vida?

Si se quiere disfrutar de los benefi­cios del campo de la potencialidad pura, si se quiere utilizar plenamente la creatividad inherente a la conciencia pura, se debe tener acceso a ella.

Una manera de tener acceso al campo de la po­tencialidad pura es por medio de la práctica dia­ria del silencio, de la meditación y del hábito de no juzgar. Pasar algún tiempo en contacto con la naturaleza también nos brinda acceso a las cuali­dades inherentes al campo: creatividad infinita, libertad y felicidad.

Conocer

Practicar el silencio significa comprometerse a destinar cierta cantidad de tiempo sencillamente a ser. Tener la experiencia del silencio significa renunciar periódicamente a la actividad de ha­blar.

También significa renunciar periódicamen­te a actividades tales como ver televisión, escuchar radio, o leer.

Si nunca se da la oportunidad de experimentar el silencio, esto crea una turbu­lencia en el diálogo interno. Destinar un corto tiempo de vez en cuan­do a experimentar el silencio.

O sencillamente comprometer a hacer silencio durante un determinado tiempo todos los días. Podrían ser dos horas, o si eso parece mucho, hacerlo durante una hora.

Y de vez en cuando dedicar un período largo a experimentar el silencio, por ejemplo todo el día, o dos días, o hasta una semana.

En un principio, el diá­logo interno se vuelve todavía más turbulento. Se siente la necesidad apremiante de decir cosas. Hay personas que llegan a la desespera­ción total el primer o el segundo día que se con­sagran a guardar silencio durante un período pro­longado.

Súbitamente los invade una sensación de urgencia y de ansiedad.

Pero a medida que per­severan en la experiencia, su diálogo interno co­mienza a callar.

Y al poco tiempo, el silencio se vuelve profundo. Esto se debe a que después de cierto tiempo, la mente se da por vencida; se da cuenta de que no tiene sentido insistir e insistir si el yo (el espíritu, el que decide) no desea ha­blar, y punto. Luego, cuando calla el diálogo in­terior, se empieza a experimentar la quietud del campo de la potencialidad pura.

Practicar el silencio periódicamente, en el momento que más se esté cómodo, es una manera de experimentar la ley de la potencialidad pura.

Meditar

Otra manera es dedicar un tiempo todos los días a la meditación. Lo ideal es meditar por lo menos durante treinta minutos por la mañana y treinta minutos por la noche.

Por medio de la medita­ción aprenderemos a experimentar el campo del silencio puro y la conciencia pura. En ese campo del silencio puro está el campo de la correlación infinita, el campo del poder organizador infinito, el terreno último de la creación donde todo está conectado inseparablemente con todo lo demás.

La quietud es el pri­mer requisito para manifestar los deseos, por­que en la quietud reside la conexión con el campo de la potencialidad pura, el cual puede or­ganizar una infinidad de detalles para las personas.

Silencio

Imaginar que se lanza una piedra peque­ña en un pozo de agua y se observa las ondas que se forman.

Al rato, cuando las ondas desapa­rezcan y el agua quede quieta, quizás se lance otra piedra. Eso es exactamente lo que se hace cuando se entra en el campo del silencio puro y se introduce la intención.

En ese silencio, hasta la menor intención avanzará formando on­das por el terreno subyacente de la conciencia universal, el cual conecta todo con todo lo de­más.

Pero si no se experimenta la quietud de la conciencia, si la mente es como un océano turbulento, se podría lanzar en él todo el edificio Empire State sin ver efecto alguno.

La Biblia dice:

“Calla, y sabrás que soy Dios”.

Esto es algo que sólo se puede lograr a través de la meditación.

Silencio

No juzgar

Otra manera de entrar en el campo de la po­tencialidad pura es por medio de la práctica del hábito de no juzgar, juzgar es evaluar constante­mente las cosas para clasificarlas como correctas o incorrectas, buenas o malas.

Cuando se está constantemente evaluando, clasificando, rotulan­do y analizando, se crea mucha turbulencia en el diálogo interno. Esa turbulencia frena la energía que fluye entre nosotros y el campo de la potencialidad pura. Literalmente, comprimimos el espacio entre un pensamiento y otro.

Ese espacio es la conexión con el campo de la potencialidad pura. Es el estado de conciencia pura, el espacio silencioso entre los pensa­mientos, la quietud interior que se conecta con el poder verdadero.

Y cuando se comprime el es­pacio, se reduce la conexión con el campo de la potencialidad pura y la creatividad infinita. En un curso de milagros hay una oración que dice:

“Hoy no juzgaré nada de lo que suceda”.

El hábito de no juzgar crea silencio en la mente. Por tanto, es buena idea comenzar el día con esa afir­mación. Y durante todo el día, recordarla cada vez que se juzgue.

Si pare­ce muy difícil practicar este procedimiento du­rante todo el día, entonces sencillamente decir: “No juzgaré nada durante las próximas dos horas” o “Durante la próxima hora, pondré en práctica el hábito de no formar juicios”. Después se podrá ampliar gradualmente el tiempo.

Contacto con la naturaleza

Por medio del silencio, de la meditación y del hábito de no juzgar, se tendrá acceso a la prime­ra ley, la ley de la potencialidad pura. Una vez que se logre este acceso, se podrá agregar un cuar­to componente a esta práctica: pasar regularmente un tiempo en contacto directo con la naturaleza.

Pasar un tiempo con la naturaleza permitirá sentir la interacción armoniosa de todos los ele­mentos y las fuerzas de la vida, y experimentar un sentimiento de unidad con todas las cosas de la vida.

Trátese de un arroyo, un bosque, una mon­taña, un lago o del mar, esa conexión con la inte­ligencia de la naturaleza también ayudará a lograr el acceso al campo de la potencialidad pura.

Se debe aprender a poner en contacto con la esencia más íntima del ser. Esa ver­dadera esencia está más allá del ego. No teme; es libre; es inmune a la crítica; no retrocede ante ningún desafío. No es inferior ni superior a na­die, y está llena de magia, misterio y encanto.

La esencia verdadera

El acceso a la esencia verdadera también permitirá que las personas se miren en el espejo de las rela­ciones interpersonales, porque toda relación es un reflejo de la relación que tenemos con nosotros mismos.

Si, por ejemplo, las se sienten culpables, temerosas o inseguras con respecto al dinero, al éxito o a cualquier otra cosa, estos sentimientos serán el reflejo de la culpabilidad, la inseguridad y el temor básicos de su personalidad.

No existe en el mundo ningún dinero o éxito que pue­da resolver estos problemas básicos de la existen­cia; solamente la intimidad con el yo podrá hacer surgir la verdadera cura. Y cuando se está bien afianzados en el conocimiento del verda­dero yo (cuando realmente se comprende su verdadera naturaleza) jamás se siente cul­pable, temeroso o inseguro acerca del dinero, o de la abundancia, o de la realización de los deseos, porque se comprende que la esen­cia de toda riqueza material es la energía vital, la potencialidad pura; y la potencialidad pura es la naturaleza intrínseca del hombre.

Avance

A medida que se logre más y más acceso a la verdadera naturaleza, también se irá te­niendo espontáneamente pensamientos creativos, porque el campo de la potencialidad pura es tam­bién el de la creatividad infinita y el del conoci­miento puro.

Franz Kafka, el poeta y filósofo austríaco, dijo alguna vez:

“No hay necesidad de salir de la habitación. Basta con sentarse a la mesa y escuchar. Ni siquiera es necesario escuchar, sólo esperar. Ni siquiera hay que esperar, sólo apren­der a estar en silencio, quieto y solitario. El mun­do se te ofrecerá libremente para ser descubierto. Él no tiene otra alternativa; caerá en éxtasis a tus pies”.

La abundancia del universo (la espléndida exhibición y riqueza del universo) es una expresión de la mente creativa de la naturaleza.

Cuanto más sintonizados están las personas con la mente de la naturaleza, mayor acceso tendrán a su creatividad infinita e ilimitada.

Quietud y movimiento

Pero primero de­ben dejar atrás la turbulencia del diálo­go interno, a fin de poder conectarse con esa mente rica, abundante, infinita y creativa. Y en­tonces crearán la posibilidad de una actividad dinámica, pero manteniendo al mismo tiempo la quietud de la mente eterna, ilimitada y creativa.

Esta exquisita combinación de la mente silencio­sa, ilimitada e infinita con la mente dinámica, limitada e individual, es el equilibrio perfecto de la quietud y el movimiento simultáneos, el cual puede crear cualquier cosa que deseen.

Esta co­existencia de los contrarios (quietud y dinamis­mo al mismo tiempo) independiza al hombre de las situaciones, las circunstancias, las personas y las cosas que lo rodean.

Cuando se reconozca calladamente esta co­existencia exquisita de los contrarios, se alinearán con el mundo de la energía, el caldo cuántico, la cosa inmaterial que constituye la fuente del mundo material.

Este mundo de ener­gía es fluido, dinámico, flexible, cambiante, y está siempre en movimiento.

Pero, al mismo tiempo, es quieto, callado, eterno, silencioso y no cam­bia. La quietud en sí constituye la potencia para crear; el movimiento en sí es la creatividad redu­cida a un determinado aspecto de su expresión.

Pero la combinación de quietud y movimiento nos permite dar rienda suelta a la creatividad en todas las direcciones a donde quiera que el po­der de nuestra atención los lleve.

Adonde quiera que se vaya en medio del mo­vimiento y la actividad, se debe llevar la quietud. De esa manera, el movimiento caótico que rodea a las personas jamás ocultará la puerta de acceso al manantial de creatividad, al campo de la potencialidad pura.

Aplicación de la ley de la potencialidad pura

Se pondrá a funcionar la ley de la potencialidad pura comprometiéndose a hacer lo siguien­te:

  • Se ubicará en contacto con el campo de la potencialidad pura destinando tiempo todos los días a estar en silencio y sólo, meditando en silencio por lo menos dos veces al día, aproximadamente durante treinta minutos por la mañana y treinta por la noche.
  • Destinar tiempo todos los días a estar en comunión con la naturaleza y ser testigo si­lencioso de la inteligencia que reside en cada cosa viviente. Acomodarse en silencio a ob­servar una puesta del sol, o a escuchar el rui­do del océano o de un río, o sencillamente a oler el aroma de una flor. En el éxtasis de mi propio silencio, y estando en comunión con la naturaleza, disfrutaré el palpitar milenario de la vida, el campo de la potencialidad pura y la creatividad infinita.
  • Practicar el hábito de no juzgar. Comenza­r cada día diciendo: “Hoy no juzgaré nada de lo que suceda”, y durante todo el día repetir que no se debe juzgar.

Fuente: Las siete leyes espirituales del éxito de Deepak Chopra.