Publicado el

Coeherencia versus coherencia ciega

Coherencia vs coherencia ciega

Un desafío que puede presentarse en la vida, se da cuando una persona coherente tiene un conflicto entre seguir siéndolo aún en contra de sus intereses, o no hacerlo y adaptarse a una nueva respuesta que pone en cuestión los valores y creencias que edifican la coherencia de su identidad trabajada en el tiempo.

El individuo coherente actúa de acuerdo a sus principios y a sus valores, comportamiento que puede haberle dado muchas satisfacciones y fortalecerlo interiormente, hasta que un día estos entran en conflicto con un nuevo escenario.

Este escenario puede determinar que, hacer lo que siempre hemos hecho atenta contra intereses vitales o incluso, que aquellos valores y principios que tantas satisfacciones nos han dado, ya no son útiles para resolver la situación.

Un fuerte condicionamiento que tiende a hacerse cargo del programa de nuestra mente es la definición que dice que algo es bueno si conjuga con nuestros valores y es malo cuando eso no ocurre. Pero un día esta simetría pierde el equilibrio y nos paralizamos en un conflicto interior.

En este punto he encontrado que hay un patrón que nos puede ayudar a resolverlo: INTEGRIDAD.

En una rígida escala de valores, sabemos que decir la verdad está bien y mentir está mal… pero la realidad es que a veces ocurre lo contrario y si nos quedamos enredados en nuestros valores, creencias o condicionamientos rígidos, podemos perder la oportunidad de elegir por la acción correcta. ¿Comprendes la sutileza?

Intentaré explicarlo con una historia que alguna vez nos ha contado Ricardo Bravo, un querido amigo y maestro que impulsa sus enseñanzas a través de Vedic Flower:

Dos amigos de toda la vida fueron reclutados para ir a la guerra.

La misma se desenvolvió de manera cruenta, su país salió derrotado y casi todos los soldados murieron; ellos atravesaron ilesos el desafío casi hasta el final…

Sin embargo, pocos días antes del final, uno de ellos murió.

Con inmenso dolor, a su amigo se le encomendó la dura tarea de ir a llevarle la triste noticia a sus progenitores.

El primer encuentro fue con el padre. Infinitamente afligido, le pidió un último favor:

-Mi mujer está en su lecho de muerte y yo no tengo fuerzas para llevarle la noticia. ¿Podrías hacerlo por mí?

Efectivamente así lo hizo, y al acercarse, la madre de su amigo, prácticamente ciega y esperando su regreso para morir, le preguntó:

-Hijo mío, ¿eres tú?

Él le tomó la mano suavemente, acarició su pelo, le dio un beso en la frente y le respondió:

-Si madre, aquí estoy.

¿Comprendes como la integridad puede ayudarnos a resolver escenarios para los cuales nuestras creencias, valores e identidad a veces resultan ser insuficientes?

Pablo de la Iglesia
Mentor del Diplomado en
Coaching de Vida Saludable

Publicado el

Beneficios del ozono

Beneficios del ozono

Las propiedades del ozono como agente de desinfección y limpieza es conocida hace casi dos siglos, han sido ampliamente estudiadas y puestas a prueba, sin embargo su difusión es más recientes y sus potenciales usos son aún desconocidos por gran parte del público consumidor.

En este tiempo es fundamental conocer sus propiedades y saber de que manera puede beneficiarnos para prevenir infecciones fúngicas, bacterianas o virales, favoreciendo el estado de salud y bienestar, así como la higiene profunda de los ambientes que habitamos.

¿Qué es el ozono?

La etimología de la palabra ozono proviene del griego “ozein” = oler o tener olor, cualidad que identifica a éste gas; el mismo está presente de forma natural en la atmósfera y al concentrarse en ella le brinda un ligero olor que es característico de las tormentas eléctricas, las cuales aumentan su presencia y la de los beneficiosos iones negativos en el aire.

La molécula de ozono está formada por tres átomos de oxígeno, a diferencia de la molécula de oxígeno que se compone de dos átomos del mismo elemento.

Como tal es un gas incoloro pero si sus concentraciones se elevan demasiado presenta un aspecto azulado y puede producir irritación en ojos y vías respiratorias; esta última es la razón por la que algunos detractores se apuran a advertir sobre sus riesgos antes que de sus grandes beneficios; realmente, con el buen uso de un ozonizador hogareño, este escenario es prácticamente imposible y, eventualmente, puede ser rápidamente advertido.

Cualidades y propiedades del ozono

El ozono es un potente oxidante cuya propiedad se utiliza para la limpieza y la desinfección de forma económica y armoniosa con el medio ambiente ya que ayuda a reducir el uso de sustancias químicas que dejan residuos tóxicos.

La aplicación de ozono renueva la atmósfera y oxigena el aire, en especial en los espacios cerrados o cargados y su beneficio inmediato se hace notar en la neutralización de olores y microorganismos infecciosos.

Purificación con ozono

Un ozonizador es una aparato que genera ozono artificialmente con diversos fines como desinfección y limpieza de ambientes, eliminación de olores, tratamiento y depuración de aguas o tratamientos médicos.

Entre los diferentes tipos de ozonizador encontramos:

  • Ozonizadores ambientales.
  • Ozonizadores para agua.
  • Ozonizadores mixtos.

Estos, de acuerdo a su potencia y su tamaño, pueden ser para uso industrial, semiindustrial o doméstico.

Para producir ozono se requiere una máquina generadora u ozonizador, electricidad y oxígeno; el ozonizador se conecta a la red, utiliza el oxígeno ambiental y, mediante una serie de cargas eléctricas el O2 se transforma en O3.

Una vez liberado a la atmósfera, actúa como tal durante un breve periodo de tiempo y rápidamente se vuelve a convertir en oxígeno, sin dejar ningún residuo.

Fungicida

Los ambientes cerrados, oscuros y con humedades son propicios para la proliferación de hongos y esporas que, además de caracterizar esos espacios con feos olores que incluso impregnan la ropa y el mobiliario, generan condiciones que abren la puerta a todo tipo de enfermedades respiratorias, inmunológicas, alérgicas y demás.

Los tipos de mohos más comunes son:

  • Cladosporium
  • Penicillium
  • Alternaria
  • Aspergillus
  • Mucor

Hay personas que son muy sensibles a los mohos y su exposición leve les provoca síntomas evidentes como congestión nasal, irritación de los ojos o resuello.

Otras personas son muy alérgicas a los mohos y experiementan reacciones más graves como fiebre y dificultad para respirar.

Además, las personas con enfermedades crónicas como la enfermedad obstructiva de los pulmones pueden presentar infecciones por moho en los pulmones e incluso este puede ser un factor etiológico frecuentemente desatendido.

Cuando se tiene sensibilidad al moho, es importante evitar áreas en las que se reproduce con facilidad, tales como los sitios donde se apila el abono o zonas boscosas.

En los hogares se puede contener su reproducción manteniendo los niveles de humedad por debajo del 50% con deshumificadores ambientales; así mismo es importante ventilar y asolear los ambientes, en especial los baños y cocinas.

Los crecimientos de moho visibles pueden eliminarse de las superficies duras con agua y lejía.

Una vez hecha la limpieza normal, el ozono aporta sus propiedades fungicidas y desinfecta los ambientes eliminando hongos, algas, esporas y moho; su eliminación total va notándose progresivamente desde el primer día de aplicación, además de prevenir su reaparición; una de sus grandes ventajas es que, al tratarse de un gas, su efecto llega a lugares donde nos resulta muy difícil o imposible acceder de otra manera (rincones, tapicería, huecos, etc.).

Industria alimentaria

El ozono también es muy utilizados en la industria alimentaria para la desinfección de cámaras frigoríficas, salas de manipulación, control microbiológico en mataderos, purificación del agua para la fabricación de hielo o lavado de frutas y hortalizas, desinfección de cadenas de embotellado y limpieza de cubas en bodegas, desinfección de aguas en piscifactorías, tratamientos de aguas en plantas potabilizadoras, desinfección y eliminación de hongos eliminando tareas como el rascado y lavado en la fabricación de quesos.

Tratamiento de aguas

Este es un campo con muchos usos que hacen una diferencia significativa en la calidad de los procesos que utilizan agua; podemos citar la ozonización de aguas residuales para su recuperación en agricultura y  del agua para piscinas públicas, spas, lavanderías y acuarios.

Industria del transporte

El ozono en estado gaseoso llega a zonas inaccesibles en la limpieza de vehículos tales como trenes, aviones, autobuses, ambulancias o taxis, desinfectando superficies y eliminando olores ambientales; así mismo, contribuyendo a prevenir contagios por la mayor exposición a microorganismos y su circulación extendida.

Hostelería y restauración

Se aplica en forma de gas en cocinas y comedores; en las habitaciones de hoteles, la ozonización del aire complementa la limpieza manual.

Otros lugares que pueden beneficiarse de la ozonización son centros docentes, hospitales, superficies comerciales, oficinas, salas de ocio, pabellones deportivos, entre otros.

Los conductos de ventilación también se pueden desinfectar con ozono y es uno de los procedimientos más eficaces para evitar la temida legionella, una enfermedad causada por la bacteria Legionella pneumophila que presenta fundamentalmente dos formas clínicas diferenciadas: infección pulmonar o enfermedad del legionario que se presenta como una neumonía con fiebre alta, y por el otro lo que se conoce como fiebre de Pontiac; esta es una enfermedad potencialmente mortal.

En estos casos, el ozono se inyecta en los conductos de ventilación para desinfectarlos y diseminarlo por todos los ambientes alcanzados por el sistema.

Usos médicos

En EE UU los ozonizadores están sujetos a confiscación si se promocionan con fines médicos o se utilizan en hospitales u otros lugares ocupados por enfermos, ya que su uso con fines médicos se encuentra prohibido en aquel país. Esta no es una legislación concurrente en otras naciones, la cual exagera los riesgos y minimiza los beneficios de una sustancia natural no farmacológica; esta es una respuesta repetida y con varios antecedentes que desacreditan el funcionamiento de las costosas instituciones de salud pública de aquel país.

En la Unión Europea los generadores de ozono para uso médico son considerados productos sanitarios. En España cuentan con la calificación II-b​, es decir aquellos productos que penetran parcial o completamente en el interior del cuerpo, bien por un orificio corporal o bien a través de la superficie corporal, y deben contar con la preceptiva certificación.

Los ozonizadores están presentes en miles de hogares, comercios, consultorios y clínicas y, realmente, los testimonios que hablan de los beneficios de su uso cuentan por miles; yo mismo puedo dar fe de ello. Muchas enfermedades que deberían tratarse con sustancias potencialmente iatrogénicas, como antibióticos, antiinflamatorios, antihistamínicos, entre otros, pueden ser reemplazadas o su consumo reducido gracias a la aplicación de ozono, cuyos efectos colaterales -si los hubiera- pueden controlarse fácilmente.

Además de los ozonizadores atomosféricos y del agua, hay otras aplicaciones médicas que deben concurrir con el acompañamiento profesional y no son objeto de este trabajo.

Usos en el hogar

Un generador de ozono doméstico, sea este ambiental, de agua o mixto, tiene múltiples usos en el ámbito familiar; en todos los casos simplifican o mejoran la perfomance de las tareas del hogar, haciendo una diferencia en la eficacia de la limpieza y la salud de toda la familia.

El agua ozonizada puede sustituir a jabones, lejía y otros productos químicos en el fregado de suelos, menaje y vajillas, tejidos, o cualquier otro tipo de superficie; esto genera economía, mejora los resultados y es respetuoso con el medio ambiente.

Es importante destacar que el ozono no enmascara los olores, ELIMINA SUS CAUSAS; a veces se pretende neutralizar malos olores en espacios cerrados con el uso de ambientadores químicos como aerosoles, pulverizadores o velas perfumadas, en el mejor de los casos se logra enmascarar olores por un rato, pero las partículas nocivas no solo siguen presentes, sino que incluso pueden sumarse otras.

Prevención del covid-19 y otros microorganismos

La pandemia del coronavirus ha resultado altamente educativa para muchos de nosotros en cuanto a los que está a nuestro alcance para prevenir esta infección y cualquier otra; por supuesto, los consejos de la OMS y las autoridades sanitarias en general han sido muy pobres, omitiendo la importancia de estimular las defensas con un estilo de vida saludable, plantas medicinales, nutrientes, contacto con el sol y la naturaleza; incluso se ha prohibido a los vecinos que cuentan con ellas, el acceso a las playas, plazas, parques y sus beneficios.

En primer lugar, podemos acudir regularmente a realizar una limpieza del automóvil a centros que utilizan ozono; si eso no es posible, también hay ozonizadores para el automóvil. Esto es ideal, en especial cuando el mismo es compartido por toda la familia y la circulación y el intercambio es intenso.

Geriátricos, escuelas, oficinas públicas, comercios y espacios de concentrantación en general son candidatos perfectos para obtener beneficios de los ozonizadores; de hecho, es difícil comprender como muchas habilitaciones no requieren su implementación obligatoria. ¡Nos ahorraría muchos problemas!

De acuerdo a la OMS, el ozono es el desinfectante más eficiente para todo tipo de microorganismos;  se detalla que con concentraciones de ozono de 0,1-0,2 mg/L.min, se consigue una inactivación del 99% de rotavirus y poliovirus, entre otros patógenos estudiados, pertenecientes al mismo Grupo IV de los Coronavirus.

Así mismo, el ozono es al menos diez veces más potente que el cloro como desinfectante, esto lo hace una alternativa más saludable y segura para la potabilización y desinfección de agua corriente o piscinas, pues, como es sabido, el cloro presenta inconvenientes sobre la salud cardiovascular, la microbiota, entre otros.

Conclusión

El uso de ozonizadores apropiados con mínimas precauciones y siguiendo las instrucciones, garantizan con seguridad una desinfección y limpieza total del aire, eliminan las partículas que producen mal olor y brindan sensación de bienestar, revitalizando ambientes que antes predisponían a enfermedades y malestar general.

No son difícil de conseguir a través de compras online como Mercado Libre, eBay o Amazon y definitivamente su costo compensa sus beneficios.

Pablo de la Iglesia

Bibliografía

Disinfectants and disinfection by products. OMS

Los mohos en el medio ambiente. CDC.

Ozono. Wikipedia.

¿Qué es un ozonizador y para que sirve? Serkonten.

Publicado el

Propiedades antimicrobianas del propóleos

Propiedades antimicrobianas del propóleos

El propóleos es una sustancia natural infaltable cuando se trata de estimular la inmunidad natural y protegerte de todo tipo de enfermedades infecciosas; en el siguiente vídeo te dejo una referencia rápida para comenzar a aprovechar sus propiedades.

Si deseas saber un poco más acerca de los beneficios generales y ampliados de esta sustancia, puedes leer Beneficios del Propóleo.

Te dejo algunos preparados comerciales de referencia:

ESPAÑA y EUROPA

ARGENTINA

Pablo de la Iglesia
Mentor del Diplomado en Coaching Nutricional

Publicado el

COVID-19: ¿cómo el miedo y el estrés afectan nuestra inmunidad?

COVID-19: ¿cómo el miedo y el estrés afectan nuestra inmunidad?

Las emociones afectan nuestra inmunidad

Las emociones afectan a nuestro sistema inmunitario, para bien o para mal; un hecho que se sabía desde siempre, por supuesto, pero que desde hace unas tres décadas o algo más, ha comenzado a cuantificarse de manera objetiva y con acumulación creciente de datos.

Uno de las asignaturas que estudia la interrelación entre las emociones y el organismo es la psiconeuroinmunología (PNI), encargada de facilitar el acceso a las evidencias mecanicistas de como los estresores impactan en la fisiología.

El estrés, en forma de miedo, ansiedad o incertidumbre, generan desequilibrios en el funcionamiento orgánico que nos afectan mucho más allá de nuestras emociones; si bien es importante señalar que no todos nos estresamos por lo mismo y los mismos escenarios nos afectan de manera diferente a cada uno, de acuerdo a como lo percibamos en función de creencias, valores y condicionamientos que conforman la respuesta mental de cada individuo.

Cuando el estrés es continuado y desborda nuestra capacidad orgánica para sobrellevarlo, uno de los primeros en verse afectado es el sistema inmunitario, como consecuencia de un proceso de ida y vuelta entre la mente y el cuerpo afectándose mutuamente.

Adrenalina y cortisol

El estrés percibido genera un impacto en el sistema nervioso que responde produciendo hormonas y neurotransmisores, para las cuales el sistema inmune tiene receptores; por ejemplo, para entender uno de los procesos, la pituitaria, al percibir estrés, segrega ACTH que le indica a las suprarrenales que liberen cortisol y adrenalina, hormonas que nos preparan para responder adaptativamente con mayor eficiencia.

Si este escenario se mantiene durante un tiempo prolongado, el exceso de adrenalina y cortisol puede afectar la producción y el comportamiento de las citoquinas, pequeñas proteínas secretadas, entre otras, por los macrófagos y las células T durante las respuestas inmunes natural y específica; las citoquinas se unen a receptores específicos de la membrana celular donde van a iniciar respuestas biológicas como la activación de macrófagos, células asesinas o eosinófilos, acorde a la presencia del agente extraño y durante periodos pequeños de tiempo. El estrés crónico -en la forma emocional que se manifieste-, va a producir un estímulo permanente y la respuesta termina agotando recursos y alterando la respuesta eficiente de la inmunidad.

El cortisol y la adrenalina cumplen la importante función de preparar al cuerpo adaptativamente para la lucha o la huida, escenarios que en el estado natural en el que nuestras respuestas orgánicas fueron configuradas, tienen un comienzo y un fin, en cambio, en la sociedad actual pueden durar días, semanas, meses o volverse permanentes. Escribo esto durante la pandemia del coronavirus, un desafío que ha involucrado a toda la humanidad como nunca antes; sin trivializar en absoluto la situación, podemos observar que la población ha estado siendo bombardeada con el tema durante meses desde su inicio y de manera creciente hasta que la noticia ha tomado protagonismo absoluto.

Por ejemplo, las autoridades sanitarias y el periodismo han recurrido a la “guerra” como metáfora, algo que, en mi opinión, es muy exagerado. Como consecuencia, dado que lo que nos decimos configura nuestra percepción, mucha gente lo interpreta de manera literal, empieza a encontrar enemigos en todos lados, se produce una histeria social de larga duración y una secreción permanente de las hormonas del estrés; llegado a un punto, estas crean desequilibrios que afectan al metabolismo, a los sistemas reproductor, cardiovascular y gastrointestinal o el cerebro. En cuanto a la inmunidad, el exceso de hormonas de estrés, en este caso en forma de miedo, baja y altera las defensas, predisponiendo a enfermedades respiratorias, alergias, enfermedades autoinmunes e infecciones en general. De alguna manera, aquello que las autoridades buscan evitar, también lo están estimulando.

Empoderarse en lugar de aterrorizarse

¿Y cómo podría evitarse y mitigarse este estado de cosas? El escenario es real, no caben dudas, y las medidas preventivas son razonables -aunque no sabemos su efectividad real al momento de escribir esto y, mucho menos, su utilidad más allá de las cuarentenas obligatorias, confinamientos y aislamiento social-.

Sin embargo, con la comunicación basada exclusivamente en el miedo con la propia OMS a la cabeza, no se le proporcionó a la gente herramientas para tomar acción y hacerle frente al desafío. De alguna manera, recurriendo a la metáfora de la guerra como configurador de la consciencia colectiva, es como si nos enviaran al medio de un combate entre dos frentes, completamente desarmados y sin una trinchera en la que guarecerse.

Las primeras líneas de defensa de nuestro organismo son la prevención y nuestra inmunidad natural. Las medidas tomadas apuntan a la prevención, y eso, está claro, debe apoyarse. Sin embargo, ni las autoridades sanitarias, ni la mayoría de los médicos, ni los medios de comunicación, han hablado prácticamente nada de la importancia de nuestro sistema inmunitario en la labor preventiva o curativa.

Sabemos que no es lo mismo comer de una manera u otra para garantizarle a nuestro organismo las proteínas, los ácidos grasos, las vitaminas, los minerales y los fitoquímicos necesarios para que el sistema inmunológico funcione adecuadamente; quien está verdaderamente ocupado en contener una pandemia se ocupa mínimamente de enseñarle a la gente que no es lo mismo comer azúcar refinado que unas frutas, un embutido industrializado con pan blanco que una carne al horno con papas, un panificado industrial que un porridge de avena o un licuado de banana. ¡Y la diferencia no es menor en la práctica!

Podríamos sumarle la comunicación de recursos baratos que ayudan a prevenir o mitigar infecciones respiratorias por estímulo de la inmunidad natural, tales como plantas medicinales (equinácea, llantén, eucalipto, gordolobo, ambay, tomillo…), alimentos específicos (ajo, cebolla, jengibre, limón), complementos nutricionales (vitamina C, zinc, selenio…). En ningún caso se trata de sustancias milagrosas, pero sin ninguna duda, en todos los casos se trata de sustancias que crean auspicios positivos para sostener nuestro bienestar ante esta o cualquier amenaza infecciosa y, además, le brinda a la gente el registro de poder hacer algo más por su salud, más allá de quedarse encerrada aterrorizándose con las noticias que pasan en la TV.

Pasar de ser pasivos espectadores desinformados de nuestras posibilidades a participantes activos en aprendizaje permanente, haría una gran diferencia aquí y ahora y nos empoderaría con recursos que tendríamos disponibles para siempre. Y por supuesto, canalizaríamos el estrés en acciones productivas: hacer ejercicio, comer bien, descansar adecuadamente, meditar, prepararnos una infusión, y de esta manera saber que efectivamente estamos haciendo lo mejor por nosotros mismos. ¡La diferencia es enorme!

Pablo de la Iglesia

Publicado el

Vitamina C: segura y eficaz

Vitamina C: segura y eficaz

Dice la Dra. Suzanne Humphries, cuyas acreditaciones pueden encontrarse con una simple búsqueda en Google:

🍊 La vitamina C es una de las maravillas médicas más seguras del planeta. La información acumulada sobre esta vitamina se ha publicado en la literatura médica desde la década de 1940.

🍅 A pesar de la evidencia de que las moléculas promueven la vida, la vitamina C como terapia ha sido exhortada por muchas entidades médicas, pese a que es terapéutica y muy segura, incluso en dosis altas. El dogmatismo de que las personas únicamente requieren de 75-90 mg de ascorbato al día es incorrecto.

🍋 Los médicos convencionales no reciben información sobre los mecanismos de acción y los beneficios de la vitamina C en la escuela de medicina. Si fuera así, no solo serían innecesarios muchos otros medicamentos, sino que no habría tos ferina grave.

🥕 Las vitaminas A y C facilitarían el tratamiento del sarampión. Si los médicos usaran ascorbato de manera regular, las complicaciones meningocócicas disminuirían y los problemas de coagulopatía serían inusuales.

🌶 Entonces, el ACIP no podría utilizar las complicaciones meningocócicas y los fallecimientos para que las personas se vacunaran, porque no les aterrorizarían dichas infecciones que causan morbilidad y mortalidad.

🥗 Sin la vitamina C, el sistema inmunológico se paraliza y no puede regenerar la capacidad de disolver los elementos que causan enfermedades en el cuerpo. La vitamina C es importante para combatir las enfermedades mediadas por toxinas, como la tos ferina y el tétanos».

Alimentos y suplementos

Agrego que es fundamental priorizar la vitamina C de los alimentos y complementar su aporte con suplementos; el aporte suplementario puede ser en condiciones normales de 500 o 1000 mg una o dos veces al día, según los escenarios personales y con el propósito de prevenir infecciones estimulando la inmunidad natural, controlar los radicales libres o favorecer una buena síntesis del colágeno.

Alimentos ricos en vitamina C

Luego, el uso de las megadosis de vitamina C será requerida para tratar enfermedades como infecciones e inflamación, sepsis y cuidados críticos, traumatismos, cirugía y quemaduras, procesamiento de endotoxinas, integridad vascular, alergias, tos ferina y reacciones a las vacunas; más que un suplemento, la Dra. Suzanne Humphries y el Dr. Joseph Mercola consideran que la vitamina C es el medicamento más seguro del planeta al cual podemos recurrir toda vez que es necesario para aliviar las enfermedades mencionadas.

Pablo de la Iglesia
Mentor del Diplomado en
Coaching Nutricional