Publicado el

ALCACHOFA: ¿es un buen anticancerígeno?

ALCACHOFA: ¿es un buen anticancerígeno?

Un aliado contra el cáncer

Algunos estudios sugieren que los extractos de alcachofa -también conocida como alcaucil– serían efectivos contra algunas variedades de cáncer, tales como próstata, mama y leucemia; se focaliza, además de la cinarina, en el ácido cafeico y la luteína.

Principios activos anticancerígenos

El ácido cafeico es el gran activo del café, pero también se encuentra en una amplia variedad de vegetales, entre ellos los alcauciles. Destaca por inhibir el cáncer, el HIV o el virus del herpes, funciones atribuidas a su poder antiinflamatorio y poderoso antioxidante. No hay una dosis determinada para el ácido cafeico pero consumiendo alimentos que lo contienen tales como café -moderadamente-, propóleo, alcaucil, té verde, apio, naranja, limón, higo, lechuga, entre otros, lo estaremos adquiriendo en la cantidad equilibrada que dispuso la naturaleza en los alimentos saludables.

La luteína es un fitoquímico de la familia de los carotenoides y se encuentra en todo tipo de vegetales verdes, amarillos y anaranjados; igual que el miembro más conocido de la familia -el betacaroteno-, la luteína es un potente antioxidante que protege las células del daño del exceso de radicales libres. La investigación científica ha encontrado que este nutriente es un gran protector de la visión impidiendo la degeneración macular y las cataratas, dado que actuaría tanto como bloqueador solar natural y selectivo, como neutralizando el daño de la oxidación. Junto con los alcauciles, citamos entre sus fuentes zanahorias, pimientos, tomates, paltas, perejil, espinaca, apio, etc.

En el tratamiento de cualquier enfermedad, no olvidemos la importancia de la desintoxicación, función para la cual la alcachofa es un recurso de excelencia estimulando los drenajes hepáticos; en este sentido, gran parte de las propiedades son debidas a los buenos oficios de la cinarina y la silimarina.

Una mirada más amplia

Te dejo este breve vídeo sobre las propiedades generales de la alcachofa o alcaucil:

Si deseas saber más, puedes adquirir el informe Propiedades de la Alcachofa.

Complementos basados en alcachofa

Suplemento hepático Vegavero basado en alcachofa

Aunque tú tendrás que hacer tu propio trabajo en este sentido, a mí me gusta mucho investigar, experimentar y recomendar buenos complementos nutricionales; te dejo algunos de referencia basados en la alcachofa:

Siempre puedes consumirla como alimento y aprovechar también el agua de la cocción como bebida depurativa y refrescante.

También puedes recurrir a un té de alcachofa, el cual se prepara de la siguiente manera:

  • Separa 20 gramos de hojas frescas de alcachofa y lávalas bien.
  • Hierve una taza de agua (250 ml).
  • Agrega las hojas de alcachofa, deja hervir durante 10 minutos.
  • Retira del fuego y deja reposar por 5 minutos más.
  • Después de que se enfríe un poco, cuela las hojas y sirve.

Para lograr buenos resultados, deberás tomar entre una y tres tazas diarias durante una semana; los efectos pueden variar de una persona a otra y si la reacción depurativa fuera molesta, debes bajar la dosis o suspender hasta que se pase y retomar.

Un naturópata puede orientarte con un consumo personalizado a tu medida.

Pablo de la Iglesia

 

Publicado el

Bases de una saludable alimentación infantil

Alimentación infantil saludable

Realmente, las bases de una buena alimentación infantil no difieren de los principios que aplicamos a cualquier individuo sano y a cualquier edad; en este caso tal vez la importancia mayúscula radique en conocer mejor los tiempos del bebé, el orden de incorporación de los alimentos, las cantidades y, sobre todo, lidiar con las creencias, condicionamientos y mandatos sociales y sanitarios que crean confusión, desasosiego e incluso cierto grado de rechazo al excesivo intervencionismo que la medicina hace sobre la vida de una criatura.

No se trata aquí de polarizar posturas, sino de abrirnos a todas las posibilidades, conocerlas lo mejor posible y decidir en función de las necesidades que se nos presentan en cada situación única e irrepetible.

Los primeros meses de la alimentación infantil

También hay que desdramatizar un montón de cuestiones en torno a la alimentación del bebé la cual durante unos meses se reduce a teta, teta y teta.

¡No hay una respuesta más sencilla y potente!

Después, durante unos cuantos meses más la teoría tampoco es muy complicada: teta, teta, teta y alimentos sanos -frutas, verduras, cereales, legumbres, semillas y frutos secos-.

Los mejores alimentos son los de verdad

Las cantidades, el orden y los tiempos es un tema de segunda importancia, la prioridad pasa por incorporarlos poco a poco sin apurar al bebé y sin obsesionarse con acelerar la maduración digestiva, buscando la sencillez, evitando combinaciones complejas que no favorecen la digestión y la asimilación nutritiva, la prudencia y la preferencia absoluta por los alimentos integrales y ecológicos.

Y por supuesto, si hay un momento en el que no debemos darles nada de azúcar refinada, harina blanca, lácteos o alguna presentación comestible industrializada, es en la infancia; cuanto más tiempo posterguemos que el bebé o el niño prueben estos productos, mucho mejor. ¡Ojalá que ese tiempo llegue a los 120 años!

Siguiendo estos principios, un bebé o un niño ya estará mucho mejor alimentado que la amplia mayoría, luego, todo el resto de los conocimientos es para sintonizar muy fino y hacer una diferencia que nos acerque a lo óptimo.

Pablo de la iglesia