Publicado el

Lácteos y diabetes insulinoependiente

Lácteos y diabetes insulinodependiente

Uno de los inconvenientes para la salud asociado a los lácteos, al menos en su consumo excesivo e industrializado, es la diabetes insulinodependiente que suele comenzar a temprana edad.

Ya en la década del 90 los investigadores observaron que algunas proteínas de los lácteos estimulan la producción de anticuerpos que destruyen las células pancreáticas productoras de insulina; estos anticuerpos podían estar presentes en niños no diagnosticados de la enfermedad pero en mucho menor medida.

Como lo he señalado tantas veces, los lácteos pueden evitarse sin ningún riesgo y muchos beneficios para la salud. Justamente donde más énfasis deberíamos poner en suprimirlos, o al menos llevar a mínimos ocasionales de consumo, es en los niños.

El Dr. Mark Hyman, autor de The Blood Sugar Solution (La solución al azúcar en la sangre), afirmó:

 Normalmente aconsejo a la mayoría de mis pacientes que eviten completamente los productos lácteos … Desde el punto de vista evolutivo, la leche es un alimento extraño para los seres humanos. Hasta hace 10.000 años no domesticamos animales y no logramos beber leche … La mayoría de los seres humanos dejan naturalmente de producir cantidades significativas de lactasa – la enzima necesaria para metabolizar la lactosa, el azúcar en la leche – en algún momento entre las edades de dos y cinco.

Como contrapartida, tenemos organizaciones como la Asociación Americana de Diabetes (American Diabetes Association – ADA) y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos (USDA) afirman que la leche es saludable para diabéticos.

La ADA recomienda consumir diariamente entre dos y tres porciones de leche baja en grasa u otros lácteos derivados como el queso y yogur. Por otra parte el USDA, en la misma línea, recomienda tres tazas al día de leche  o derivados para las personas de nueve años de edad o más.

Y así, podríamos enumerar fuentes independientes y oficiales, claramente contradictorias.

Mi punto de vista es que la leche ni sus derivados constituyen un alimento esencial; quien quiera evitarlos, no tendrá inconvenientes de ningún tipo para alcanzar una alimentación equilibrada.

Definitivamente, las recomendaciones oficiales son exageradas y una tercera parte del consumo sugerido sería razonable. Mi postura es que cantidades pequeñas de lácteos fermentados o quesos duros podrían llegar a ser aceptables en determinados contextos, siempre y cuando sean de pastoreo, agroecológicos y preferentemente sin pasteurizar y homogeneizar; evitaría los lácteos industrializados en cualquier escenario.

En caso de una diabetes, una enfermedad autoinmune o un cáncer, suprimirlos un tiempo para desintoxicar y restaurar un funcionamiento óptimo de la inmunidad, definitivamente es una opción muy recomendable.

Tengamos en cuenta que la Diabetes Tipo I es una enfermedad con un fuerte componente autoinmune, y el secreto no pasa por sumar o restar carbohidratos en lo que a lácteos refiere, sino en su capacidad para obstaculizar el funcionamiento inmunológico y/o crear escenarios alérgicos por la lactosa.

Alternativas a la leche

¿Una alternativa saludable a los lácteos y de valor para la prevención de la diabetes o como parte del programa nutricional si ya se la padece? ¡La leche de almendras! Tiene menos calorías, nada de colesterol o grasas saturadas, es una excelente fuente de calcio, vitaminas D y E, ácidos grasos esenciales, enzimas y mucho más.

Ahí les dejo una receta de Leche de Almendras Activadas para niños de hasta ciento siete años de edad:

Ingredientes (1 porción):

* Almendras, 20 unidades
* Agua fría, 1 vaso
* Stevia, 5 gotas

Procedimiento:

* Lavar las almendras y dejarlas activarse en el agua durante doce horas.
* Pelarlas y licualas junto a la stevia.
* Se puede colar o tomar todo que es más nutritivo.
* Tratar de no calentarla mucho porque si no se pierde gran parte de sus nutrientes.

Ten presente que si deseas darle más cremosidad a esta o cualquier leche vegetal, puedes agregarle aceite de coco, lecitina, aceite de sésamo o cualquier otro lípido saludable que enriquezca la preparación.

Y para que nos inspiremos a crear muchas variedades de leches vegetales sanas, nutritivas y deliciosas, te dejo un inspirador vídeo:

👉 Comprar BOLSA PARA LECHES VEGETALES

Con frecuencia, cuando desafío a mis seguidores en Facebook diciéndoles que la DIABETES SE PUEDE CURAR, muchos de los que la padecen reaccionan al primer impulso y me responden textuales como los siguientes:

***
“Si usted conoce la cura a la diabetes , porque no ha recibido un Nobel ?? Conozco mamas y papas luchando a diario por sus niños , buscando todo tipo de ayuda estaría bueno comenzar a brindarla…”

“La diabetes no se cura hay que tomar los remedio y cuidarse con lo que comemos y lo tenes controlada pero es puro chamuyo que te curas.”

Y alguien remata: “!!!!es verdad no se cura!!!!”
***

Me apena que sean tantos los que acepten las limitaciones impuestas sin chistar. Me apena que muchos presuman la mentira en lugar de al menos abrirse a la oportunidad de averiguarlo o, mejor aún, de intentarlo. Me apena que haya tantos robots programados para comer, defecar, dormir, vacunarse, hacerse la mamografía, tomar las pastillas azules y morir en vida mientras les llega la carroza.

Pero me alegra mucho más saber que hay personas como tú, que has tomado la pastilla roja y estás dispuesto a ver sin prejuicios, aceptar la realidad como es y enfrentar el desafío con tus mejores recursos para que este tránsito sea de puro crecimiento.

El resultado no está garantizado, lo que le da sentido a la vida es ponerse a andar.

Puedes encontrar valiosa información para ponerte andar en el libro que escribiéramos junto al chef Pablo Martín: Detené la diabetes (Grijalbo). La diabetes tipo II puede curarse en muchos casos y mejorar siempre, mientras que la diabetes tipo I puede mejorar y gestionarse mucho mejor, sin descartar nunca la esperanza realista de curarla.

México 👉 http://bit.ly/2fsbCK5 (eBook)
Amazon 👉 http://amzn.to/2fJfA0v (kindle)

¡Qué vivas cada día mejor!

Pablo de la Iglesia

Publicado el

METILFENIDATO, otra negligencia de la industria farmacéutica

Metilfenidato, otra negligencia de la industria farmacéutica

Conspiranoicos, negacionistas y vaya a saber cuantos calificativos más hemos tenido que oír quienes denunciamos las tretas sucias de la industria médico-farmacéutica. Lamentablemente, quienes pintamos canas, tenemos suficiente experiencia como para validar que el tiempo siempre va dándonos la razón y el precio es una gran carga de sufrimiento añadido a la pesada carga de la humanidad.

Uno de estos casos ha sido el del metilfenidato, ampliamente conocido como Ritalín, un fármaco dañino que hace estragos, especialmente en los niños. Finalmente, aunque esto no implique que deje de utilizarse, la OMS lo ha sacado de su listado de fármacos esenciales, luego que tantos investigadores han denunciado sus nocivos efectos en numerosas ocasiones.

Un texto del N°239 de la revista Discovery Salud de Julio/Agosto, confirma:

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha sacado por fin el metilfenidato, principal fármaco usado en el Trastorno por Décit de Atención con Hiperactividad (TDAH), de su lista de medicamentos esenciales. Comercializado con los nombres de Concerta, Rubifen, Metadate, Ritalín, Tradea, Aradix, Methylin, Ritalina, Ritrocel, Equasym, Medicebran y Medikinet es un derivado de la piperidina que incrementa los niveles de dopamina y norepinefrina en el cerebro por la inhibición de recaptación de los respectivos transportadores de monoaminas. ¿La razón? La gran cantidad de eventos adversos graves que provoca. Lo intolerable es que el fármaco se ha recetado a cientos de miles de niños en todo el mundo durante las dos últimas décadas negándose su ineficacia y peligrosidad.

Entre los efectos secundarios probados del metilfenidato, se anuncian:

  • Causa adicción.
  • Incita a comportamientos suicidas.
  • Su consumo puede conducir a los niños y adolescentes que los toman a un deterioro físico y mental irreversible o, sencillamente, a la muerte.
  • La propia FDA reconoció en Estados Unidos ante el Subcomité del Congreso dedicado a la Niñez y la Juventud que el metilfenidato produce efectos similares a la cocaína tanto en animales de laboratorio como en humanos
  • Alucinaciones visuales, ideas suicidas, conducta psicopatológica, agresión o conducta violenta, son algunos de los efectos secundarios que advierte el prospecto.

Otra de las cosas que nos enseñó el paso del tiempo y el estudio, es que en la amplia mayoría de los casos estos fármacos nunca están justificados y que se pueden obtener mejores resultados simplemente dejando de alimentar a los niños con alimentos ultraprocesados y en su lugar brindarles comida real. El azúcar, los aditivos, los parásitos, las cándidas…, suelen ser los escenarios que agravan su conducta y son un producto de los pésimos hábitos de vida que reinan en sus hogares.

Luego, las plantas medicinales y los nutrientes pueden ser un plus a favor si son administrados con criterio; además de eficaces, tienen la gran ventaja de ser prácticamente inocuos.

Pablo de la Iglesia